Dentro de los hábitos alimentarios saludables que debes seguir para que tu alimentación sea equilibrada, sabes que el 30-35%  de las calorías deben provenir de las grasas. ¿Qué por qué? Porque las grasas te producen energía, gracias a ellas somos capaces de asimilar vitaminas tan necesarias como la vitamina K, A, D y E, protegen y dan consistencia a algunos órganos y forman parte de las membranas celulares.
En una alimentación saludable los ácidos grasos saturados (que provienen de los animales) no deben superar el 8% de las grasas totales y el colesterol máximo permitido es de 300 mg/día.  Los ácidos grasos insaturados, que tienen origen vegetal, deben representar un 20% de total de grasas diarias.

En AXA Health Keeper nos encanta que aprendas a comer bien. Por eso tenemos profesionales que te pueden asesorar. Regístrate ya mismo.

¿Qué son las grasas Trans?

Las grasas Trans son un tipo de grasa formada cuando un aceite líquido pasa a sólido añadiendo hidrógenos. Este proceso consigue incrementar la vida útil de los alimentos y mejorar el sabor y la textura de algunos alimentos procesados.

¿Qué inconvenientes para tu salud tienen este tipo de grasas?

  • Aumentan el colesterol malo o LDL y disminuyen el bueno o HDL.
  • Aumentan los triglicéridos.
  • Elevan el riesgo de sufrir infarto.
  • Desequilibran los niveles de azúcar en sangre.
  • Aumentan el riesgo de sufrir depresión.
  • Producen hipertensión.
  • Aumentan la posibilidad de sobrepeso y obesidad.

¡Recuerda! Las grasas trans que ingieras no deben superar el 1 o 2 % del total.

Alimentos que debes evitar

  1. Hamburguesas. Sí, lo siento, es lo que hay. Aunque sean de vacuno, utilizan para su cocinado grasas trans.grasas trans-hamburguesa
  2. Patatas fritas. Los snaks de bolsa, y más aún las ultracongeladas, listas para freír y que parezcan de restaurante. Están cubiertas de grasas trans para que sean más jugosas.
  3. Palomitas de maíz, de microondas. ¡Cuidadín!. Son una bomba energética. Si te gustan las palomitas puedes hacerlas tú mismo con aceite de oliva.
  4. Pizzas congeladas. En general todos los productos precocinados y congelados tiene una capa de estas grasas que hace que sean más jugosos pero mucho menos saludables.
  5. Salsas untuosas, como salsas de queso, pestos industriales, mayonesas más sólidas…la textura se consigue con grasas hidrogenadas.
  6. Helados o cremas de leche. De igual modo que las salsas, la cremosidad se consigue añadiendo grasa sólida.
  7. Bollos rellenos, cruasanes industriales, donuts, berlinas con cacao, magdalenas, galletas, barritas de cereales…etc. Toda esa bollería y repostería contiene grasas trans para mantener la esponjosidad a temperatura ambiente.bollería
  8. Margarinas vegetales. Aunque en la actualidad se han reducido drásticamente el uso de estas grasas y existen muchas en el mercado realizadas con aceite de oliva o girasol, la consistencia sólida se ha conseguido tradicionalmente con grasas trans o parcialmente hidrogenadas al menos.

Las organizaciones mundiales y los gobiernos están trabajando para reducir drásticamente el contenido de las grasas trans en los productos que más consumimos y en pocos años, su incidencia será mucho menor, pero acostúmbrate a mirar la composición de aquellos que comes y será capaz por ti mismo de mantener a raya el nivel de estas grasas en tu organismo. ¡Puedes hacerlo!

Y en Health Keeper by AXA premiamos tu estilo saludable de vida con Fitpoints que puedes canjear por servicio de salud a precios increíbles.