Estás entrenando a tope y no consigues bajar tu marca. Esto te frustra y te desanima. Para conseguir más velocidad en tus entrenamientos sólo necesitas poner en práctica unos sencillos consejos que optimicen tu rendimiento.

Desde AXA Health Keeper te animamos a que te registres y no dejes jamás de hacer ejercicio. ¡Déjanos acompañarte!

¿Es sólo cuestión de rapidez? Obviamente no. Existen múltiples factores que pueden ayudarte. Pon atención.

  1. Calienta

    Si te saltas el calentamiento, no podrás realizar sprints, porque tus músculos no estarán preparados.

  2. Calzado y ropa

    Busca zapatillas que no pesen y prendas ligeras y transpirables, para que no acumules humedad.

  3. Busca la postura

    Hombros atrás, espalda recta, cabeza alta y apoyando toda la planta del pie, para redistribuir el impacto y tener mayor impulso.

  4. Recorridos

    Si transitas por lugares siempre nuevos estarás más inseguro y eso restará velocidad. Cambia de vez en cuando el recorrido, para no aburrirte, pero que no sea completamente desconocido. También es conveniente correr en grupo, porque ir acompañado da seguridad.

  5. Haz series o juegos de velocidad (fartlek)

    El 75% de tus entrenamientos debe ser suave, pero realiza series de sprints, con una distancia marcada y no desaceleres hasta completarla. Al acelerar el ritmo, el corazón deberá bombear más deprisa y mejorarás tu capacidad cardiopulmonar. La intensidad y la distancia de cada serie variará en función de tu estado de forma y capacidad.

  6. Sube y baja cuestas

    Al subir incrementarás la intensidad del entrenamiento y fortalecerás las piernas. Sube varias veces la misma cuesta, y cada vez intenta hacerla en menos pasos. Aprovecha cuando bajes para recuperar pulsaciones.

  7. Ritmo de zancada

    Un ritmo moderado es el que lleva 180 zancadas por minuto. La constancia y la regularidad es importante para poder aumentar la potencia, pero encuentra tu ritmo sin agobios. Ya los irás superando con el tiempo.

  8. Cuidado con las lesiones

    Si incrementas el ritmo sin control, es posible que te hagas daño. Mantén la velocidad al menos 3 semanas y ve subiendo poco a poco, no más de 10” por kilómetro.

  9. Haz algo de musculación para entrenar el músculo

    No sólo de ejercicio aeróbico vive el hombre. Si mejoras las fuerza muscular, tu rendimiento será mejor, evitarás los dolores articulares y tu recuperación será más rápida. Puedes hacerlos en tu domicilio o en el gimnasio.

  10. Prepárate mentalmente

    Cuando vayas a realizar una prueba mantén siempre el pensamiento positivo. Cada tramo que superes debe animarte a seguir y nunca debes pensar en lo que queda sino en que lo estás logrando. Tu cabeza te puede ayudar mucho o convertirse en tu mayor enemigo.

AXA Health Keeper te premia por registrar tu actividad con Fitpoints que puedes canjear por servicios de salud a precios especiales. ¿No lo sabías?