ensalada-ilustración

Que comer ensaladas es una de las opciones más saludables para que tu dieta sea equilibrada, no es una idea nueva. Ya sabemos que debemos tomar frutas y verduras cinco veces al día; de ellas dos o tres deben ser verduras y/o hortalizas, y alguna al menos en crudo.

En AXA Health Keeper ya te hemos dado algunos ejemplos de ensaladas para cenar, además de muchas ideas de cenas ligeras para adelgazar. Hoy te presentamos 3 recetas refrescantes y originales, para crear ensaladas e incorporarlas a tu dieta tanto por la noche como al mediodía.

Puedes registrarte con nosotros aquí mismo.

  • Ensalada hortelana con hierbas frescas.

Esta ensalada lleva pepino y tomate pelado y cortado en dados. Cebolleta y pimiento rojo y verde igualmente troceado. Se mezcla todo en un bol y se añade el zumo de un limón, menta y perejil picaditos, una pizca de sal y aceite de oliva virgen extra. ¡Fresca y deliciosa!

  • Ensalada de espinacas y queso azul.

Lava las espinacas y sécalas. Mezcla con la cebolleta y el queso cortado en dados. Fríe unas lochas de bacon o unos taquitos de jamón serrano y añádelos a las espinacas. Añade unas pasas y dos nueces troceadas. Aliña con sal, aceite de oliva y vinagre de Módena. ¡Una mezcla perfecta!

  • Ensalada templada de alubias con salmón y gambas.

Utiliza un bote de alubias blancas cocidas. Saltea en un poquito de aceite los tacos de salmón primero y las gambas peladas después. Añade ½ pepino picado, unas aceitunas negras sin hueso, dos nueces, un tomate pelado y troceado, unas pasas y unos canónigos muy picados. Mezcla todo y aliña con sal, aceite de oliva y vinagre de Módena. ¡Buenísima!

ensaladas-recetas-

Ideas que no debes olvidar para crear tus ensaladas

  1. Lo primero, la ensalada: Los italianos lo llaman “anti pasti”, es decir, lo que se come antes de su plato principal, que suele ser la pasta. En España, tomamos la ensalada o como primer plato o como guarnición del segundo. Los expertos recomiendan poner la ensalada en el centro de la mesa, antes de nada. La fibra y el agua de la verdura conseguirán mayor sensación de saciedad.
  2. Dale color. Uno de los atractivos de la ensalada es el color de sus ingredientes. Curiosamente, los más llamativos, como el verde intenso de las espinacas, o el rojo del tomate, significan antioxidantes que protegen la piel y los tejidos.
  3. Mezcla texturas. Otro gran atractivo de una ensalada es encontrar distintas texturas en ella. Alimentos acuosos como el tomate, una zanahoria que cruje, una hoja suave de lechuga, un trocito de frutos secos, o daditos de frutas tropicales. Combina según tus gustos.
  4. Pon volumen. Una ensalada voluminosa le da más sensación de ligereza y frescor, con verduras de hoja grande, que aportan agua, fibra y antioxidantes.
  5. Prueba la ensalada templada. Además de las texturas, triunfarás seguro con una ensalada a la que añadas un toque calentito, como unas setas salteadas o unas gulas, sobre una cama de lechugas variadas.
  6. Añade legumbres. Las ensaladas con garbanzos o alubias, pueden tomarse como plato único, pues se completan los nutrientes y además está buenísimas.
  7. Busca conservas de pescado. Una buena opción como proteína de la ensalada. Le darás un toque de sabor diferente.
  8. El mejor aliño. El mejor aliño que puedes y debes utilizar es el clásico: aceite, vinagre y sal. Intenta no añadir salsas pues multiplicarás las calorías.

En AXA Health Keeper encontrarás endocrinos y nutricionistas que pueden asesorarte en tus dudas sobre nutrición. ¿A qué esperas para llamar?