Con el otoño, bajan las temperaturas y los días son más cortos. Pero esto no significa que tengas que encerrarte en casa. Estamos en una buena estación para realizar deporte gracias a su clima suave y agradable. Te ofrecemos algunas ideas de las actividades deportivas que puedes disfrutar al máximo este otoño.

En AXA Health Keeper encontrarás entrenadores personales para practicar tu deporte favorito con salud. Regístrate.

Cuando empieza el otoño

Llega el otoño con temperaturas más frescas. Adaptamos nuestro vestuario y muchas de nuestras rutinas. Volvemos de vacaciones y nos ronda el temido síndrome post-vacacional. Algunas personas, incluso, abandonan las actividades al aire libre refugiándose en el calor del hogar o del gimnasio.

Sin embargo, no es necesario dejar de practicar deporte al aire libre. Puedes continuar (o comenzar) con tus ejercicios y entrenamientos en un clima más templado y no tan caluroso. Te regalarás momentos personales y más relajados con el entorno.

Los mejores deportes para el otoño

En otoño, puedes elegir entrenamientos que requieran esfuerzo y supongan un desgaste físico importante (que seguramente no has hecho en verano por el calor excesivo) o puedes optar por otros más moderados. Te damos algunas ideas:

1. Deportes de montaña (senderismo, trekking):

El otoño es una de las mejores épocas para practicar senderismo. Puedes realizar caminatas cortas de un día o más largas de varios días. Ten presente que el clima de otoño es cambiante. En poco tiempo, puedes pasar rápidamente de temperaturas cálidas a un frío más intenso. Así que conviene prepararse bien e ir bien equipado para los cambios repentinos y la lluvia. Ir vestido con varias capas es una buena opción.

El senderismo es una buena manera de mejorar tu estado cardiovascular, especialmente si la ruta incluye ascensos. Esto obliga al corazón a trabajar más.

2. Running:

Tras un verano caluroso, el clima de otoño puede ser un alivio si te gusta correr. La temperatura es la correcta, ni demasiado calor ni demasiado frío. Además, el paisaje es de una gran belleza.

En otoño, puedes correr en casi cualquier momento del día. En cada entrenamiento, experimentarás mejoras en la resistencia y la velocidad sin que el calor y el excesivo sudor te distraigan. Aun así, recuerda calentar y estirar bien los músculos antes de empezar porque hay más riesgo de lesiones con el frío.

Ya sabes que el clima del otoño es impredecible. Muchas veces, no sabrás qué ropa ponerte. Sentir un poco de frío al comienzo es un buen indicador de que llevas la ropa adecuada. Evita el algodón y opta por materiales técnicos, más livianos, que se secan fácilmente.

Correr aporta numerosos beneficios. Según un estudio publicado en Journal of the American College of Cardiology (JACC), hacerlo a baja intensidad unos 10 minutos al día es suficiente para alargar la vida varios años, si lo comparamos con no correr nada.

 

5 deportes perfectos Ciclismo

 

3. Ciclismo de carretera o BTT:

A la hora de practicar ciclismo de carrera, es conveniente tomar en consideración varios aspectos. En primer lugar, las horas de luz son más cortas y el clima más lluvioso. Incluso, tras el cambio de hora, puedes acabar la actividad en la oscuridad en alguna ocasión. Por ello, es importante ir bien equipado con luces delantera y trasera, además de llevar objetos refractarios como un chaleco.

En segundo lugar, es conveniente comprobar la presión de los neumáticos. Esta varía según la temperatura del asfalto: el aire puede expandirse cuando hace calor y contraerse cuando hace frío. Además de la temperatura, también es aconsejable evitar las hojas resbaladizas del asfalto. Pueden ocultar objetos que te desequilibren o hacerte resbalar y caer.

Si tienes todo esto en cuenta, te beneficiarás de este deporte de varias maneras. Es un entrenamiento aeróbico ideal para tu corazón y vasos sanguíneo, y desarrolla los músculos de los glúteos, cuádriceps e isquiotibiales.

4. Tenis o pádel:

Ambos deportes de raqueta son fáciles de aprender. No requieren tener un gran físico ni una técnica específica. Debes centrarte, cuando empieces a jugar, en preparar tu cuerpo para dar lo mejor de ti. Es aconsejable que vayas de menos a más y que evites movimientos muy bruscos al inicio del partido. Intenta evitar los cambios bruscos de temperatura: ve quitándote la ropa de forma progresiva a la vez que vayas entrando en calor. Una de las ventajas del pádel es que, en caso de mal tiempo, puedes reservar una pista cubierta que te permitirá jugar incluso si llueve.

Tanto el pádel como el tenis te ayudarán a mejorar la coordinación y los reflejos, tonificar los músculos (especialmente piernas y glúteos, así como brazos) y fortalecer el corazón.

5. Escalada:

El otoño es un buen momento para practicar la escalada exterior. No hace un calor excesivo y el frío gélido del invierno aún no ha llegado. Además de disfrutar del paisaje, fortalecerás la musculatura, mejorarás el equilibrio y quemarás calorías. Con todo, debes tener presente que necesitarás una formación mínima para aprender las distintas técnicas y normas.

Como ves, el otoño es una buena oportunidad para continuar haciendo ejercicio o reanudarlo si lo has abandonado. Recuerda que la base es, además de la preparación física, una buena alimentación. ¡Diviértete todo el año de forma saludable!

Si antes de empezar a realizar ejercicio quieres conocer tu 
salud cardiovascular, puedes acceder a nuestro test de riesgo 
cardiovascular aquí.

FUENTES:

  • Harvard Medical School
  • Journal of the American College of Cardiology (JACC)