La agudeza visual es la capacidad que tiene nuestro sistema de visión para discernir e identificar las formas y los detalles de los objetos en buenas condiciones. ¿Notas que ves cada vez un poco peor y quieres ponerle remedio? Entrena tu agudeza visual con estos sencillos ejercicios y mejórala día a día. 

Si tienes algún problema consulta con los oftalmólogos de AXA Health Keeper. Ellos sabrán aconsejarte. Puedes encontrarlos registrándote aquí.

Qué es agudeza visual 

La agudeza visual es una medida que se usa para determinar cómo de clara y aguda es nuestra visión y cuál es la capacidad del ojo para distinguir formas y detalles de objetos a una distancia determinada. Es importante y relevante en tareas como la conducción o el aprendizaje.

Que el estado del ojo sea óptimo no es el único condicionante para contar con una buena agudeza visual. Existen otros factores que influyen de igual manera: la retina y la corteza visual. De hecho, algunas de las causas más frecuentes relacionadas con la disminución de la agudeza visual son la existencia de cataratas u ojo vago.

Cómo se mide la agudeza visual 

Las pruebas de la vista y los ojos constituyen una parte importante a la hora de prevenir. Muchos problemas oculares y visuales no tienen signos ni síntomas palpables, por lo que en algunos casos es posible que no seamos conscientes del problema, tal y como reconoce la Asociación Americana de Optometristas (AOA). 

Los optotipos son los instrumentos más habituales para medir la agudeza visual. Pueden ser números, letras o símbolos, incluso pueden usarse dibujos en el caso de los niños. Algunos de los más utilizados son:

  • Test de Snellen: es el optotipo más conocido y usado. Consiste en leer de un pequeño gráfico situado frente al interesado, a una distancia determinada. Por lo general, en la parte superior del gráfico aparece la letra grande E y, a medida que bajamos en el gráfico, cada fila de letras se hace cada vez más pequeña. Esta prueba puede realizarse con un ojo cubierto o con los dos abiertos. No requiere de ningún tipo de preparación. 
  • Test de Landolt: muestra filas de símbolos circulares con una parte abierta que el paciente tiene que identificar. Se sigue el mismo sistema que en el test Snellen, es decir, la persona tiene que identificar en qué lado está la apertura. 
  • Test de contraste: el objetivo de esta prueba es determinar la capacidad para distinguir entre un objeto y el fondo sobre el que se encuentra. El interesado debe diferenciar entre varios círculos e indicar cuáles son grises y cuáles tienen rayas blancas y negras. En este caso, se necesita una buena iluminación y una separación entre el optotipo y la persona adecuada.

 

Cómo mejorar la agudeza visual 

A pesar de que cada persona tiene una agudeza visual propia (en unos individuos es superior que en otros), es posible entrenarla con una serie de rutinas. Eso sí, debe tenerse en cuenta que problemas como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo no se pueden corregir con ejercicios oculares.

Con todo, podemos adoptar unas rutinas para mantener saludables nuestros ojos y nuestra visión:

  • Ejercicio de cambio de enfoque: mantén el dedo índice a unos centímetros de los ojos y concéntrate en él. Lentamente, ve alejando el dedo y no lo pierdas de vista. Acércalo también lentamente sin perderlo de vista. Mira hacia otro lado y concéntrate en algún objeto en la distancia. Repite el ejercicio unas tres veces.
  • Ejercicio con lápiz: aguanta un lápiz con el brazo extendido. Centra tu mirada en él y ve acercándolo poco a poco a los ojos, manteniéndolo enfocado el mayor tiempo posible. Para cuando la visión se vuelva borrosa.
  • Ejercicio para la fatiga visual: si trabajas muchas horas frente a una pantalla, levanta la vista cada 20 minutos a un punto más lejano y mantenla durante 20 segundos.
  • Ejercicio de relajación: es muy útil también para ojos cansados. Coloca las manos sobre los ojos y ejercita una presión suave alrededor del hueso que los rodea. Con los ojos cerrados, “mira” la oscuridad. De esta forma, los ojos se relajan completamente y se lubrican nuevamente. Puedes hacer este ejercicio durante 30 segundos.
  • Parpadeo: a menudo los ojos secos pueden provocar visión borrosa y fatiga visual. Para evitarlo, una forma simple es parpadear más y tomar conciencia de cuándo no lo hacemos, sobre todo cuando tenemos la vista fija en la pantalla. Parpadear permite que el ojo se lubrique.

Recuerda que los hábitos saludables como comer bien y mantenerte activo también pueden ayudarte a mantener tus ojos más sanos. Consulta con el oftalmólogo, que te ayudará a proteger tus ojos.

¿Consideras que tienes buena salud? ¡Descubre la edad de tu salud en 
la calculadora de la APP!

 Fuentes:

  • Asociación Americana de Optometristas (AOA)