¿Cuál es la mejor copa menstrual para principiantes?

¿Cuál es la mejor copa menstrual para principiantes?

La moon cup o copa menstrual es un producto de higiene íntima femenina saludable, natural y sostenible. Usarla es sencillo, práctico y muy cómodo. Te ayudamos a elegir la que mejor se adapta a ti y te decimos cómo colocarla bien.

En AXA Health Keeper tenemos ginecólogos que te ayudarán a resolver todas tus dudas sobre este y otros temas. Regístrate aquí.

Qué es una copa menstrual

La copa menstrual o moon cup es un producto de higiene femenina reutilizable. Su forma se asemeja a una taza pequeña y flexible, como una especie de embudo, casi siempre hecho de elastómero termoplástico o silicona médica hipoalergénica.

Este vasito se introduce en la vagina para atrapar y recoger el líquido de la menstruación, no para absorberlo, como hacen los tampones. En los últimos años su uso se ha generalizado como alternativa ecológica y antialérgica, porque es reutilizable y no contiene químicos.

Un estudio publicado en la revista médica The Lancet concluye que las copas menstruales pueden ser una opción segura para la higiene menstrual y una alternativa a los productos sanitarios desechables, incluso donde las instalaciones de agua y saneamiento son deficientes.

Tipos de copa menstrual

En el mercado existen numerosos modelos, marcas y tamaños. Entre los más habituales encontramos los siguientes tipos:

Con aplicador. Lleva un sistema en forma de inyección (como los tampones) que facilita la colocación y extracción de la copa. Si eres primeriza, esta es la mejor opción.

Dura o blanda. Hay copas duras (para mujeres con la pared vaginal más fuerte), intermedia (mayoría de mujeres) y blanda (para mujeres con más sensibilidad vaginal).

Con tirador. Algunas llevan un aro en la punta para facilitar su extracción de la vagina. Otras versiones vienen con anillo, una especie de palito o forma de bola.

Packs de varias tallas. Se venden paquetes con copas de talla pequeña y grande. Puede ser una buena idea si eres principiante, así eliges la que mejor se adapta a ti.

Cómo elegir una copa menstrual

Si estás pensando en utilizar por primera vez una copa menstrual, y tienes dudas al respecto, habla con tu matrona. Aunque puedes usar cualquiera de las marcas disponibles, primero tendrás que averiguar qué talla necesitas.

La mayoría se venden en tres medidas: S (pequeña), M (mediana) y L (grande), pero también hay marcas que usan las letras A (copas pequeñas) y B (copas grandes) o su capacidad en ml.

Para determinar el tamaño más adecuado para ti debes tener en cuenta estos parámetros:

Edad. Las pequeñas son para menores de 30 años, que no han tenido un parto vaginal. Las copas de tallas grandes son para mayores de 30 años o que han dado a luz.

Cuello uterino. Si tu cuello de útero está muy bajo, es recomendable usar una copa más pequeña, porque es más corta y se te ajustará mucho mejor.

Flujo. Suele asociarse la capacidad de la copa con la cantidad de flujo de tu cuerpo. Necesitas una copa mayor si tienes un flujo muy abundante.

Suelo pélvico. Si tienes los músculos vaginales fuertes (sea cual sea tu edad), es preferible que elijas una copa pequeña de textura más dura.

Cómo se coloca la copa menstrual

Ponerse la copa menstrual por primera vez requiere un poco de maña, pero, una vez dominas la técnica, resulta muy fácil. Es conveniente hervir diez minutos la copa antes del primer uso y después de cada menstruación, antes de guardarla.

La copa menstrual queda bien ajustada si no ocasiona molestias, toca las paredes vaginales y no aparecen manchas de sangrado en la ropa interior. Debes colocarla justo detrás del hueso púbico, debajo del cuello uterino.

1. Relájate. Elige un momento en el que estés tranquila y puedas concentrarte sin interrupciones. Si estás nerviosa, los músculos vaginales se tensan y dificulta la introducción.

2. Sigue las instrucciones. Lee el manual de la copa y repite los pasos, uno a uno, para asegurarte de una buena colocación. Lávate las manos antes de tocar la copa.

3. Inserta la copa. Puedes hacerlo sentada, de pie o en cuclillas. Dóblala por la mitad hasta formar una ‘C’. Guíala hacia el interior de la vagina con el borde más amplio primero.

4. Colócala bien. Una vez dentro, gírala para que pueda abrirse completamente y quedar bloqueada en su lugar. Debe apuntar hacia la parte baja de la espalda, como un tampón.

5. Comprobación. Pasa un dedo alrededor de la copa para asegurarte de que no hay espacios y no está torcida. Da un suave tirón, si notas una ligera resistencia, es que está bien situada.

6. Extraer la copa. Vacíala de 2-4 veces al día. Lávate las manos y relaja los músculos. Gira la copa hacia un lado para separar un borde de la pared vaginal y liberar la succión.

7. Limpieza. Antes y después de cada uso la copa debe limpiarse para evitar olores. Enjuaga con agua fría (después con agua caliente) y jabón del cuerpo, y sécala con la toalla.

Puede ser que la primera vez que uses una copa menstrual no salga como pensabas. No te desanimes, vuelve a intentarlo en otro momento.

Recuerda que una copa menstrual no duele, de hecho, apenas ‘se nota’. Si tienes molestias o dudas respecto a su uso, consulta con tu matrona o tu ginecólogo.

¿Tienes un corazón fuerte? 
Descúbrelo en el Test de riesgo cardiovascular.

Fuentes:

Mayo Clinic

The Lancet


La dieta de ciclado de carbohidratos, ¿realmente funciona?

La dieta de ciclado de carbohidratos, ¿realmente funciona?

Puede ser una herramienta útil para quienes intentan optimizar su rendimiento físico, ganar músculo o perder grasa. Te explicamos qué ventajas e inconvenientes presenta la dieta por ciclos de carbohidratos frente a otros regímenes.

En AXA Health Keeper contamos con los mejores nutricionistas y dietistas que te ayudarán a planificar tus menús alimenticios. Llámales.

El ciclo de carbohidratos es una dieta que busca sincronizar y limitar el consumo de hidratos para maximizar la energía, desarrollar músculo y perder grasa, algo de especial interés en el mundo del fitness.

Con este régimen se alterna la ingesta de carbohidratos, en función de los días de mayor entrenamiento y los de descanso. Se puede seguir un día, una semana o un mes, aunque el formato más usado suele alternar cada dos días.

Qué es el ciclo de carbohidratos

El ciclo de carbohidratos es una estrategia de nutrición que alterna entre ingestas altas y bajas de carbohidratos. Solo debe usarse en periodos de tiempo cortos. Al no ingerir tantos hidratos de carbono se obliga al cuerpo a usar la grasa como combustible en lugar del glucógeno.

Este tipo de dieta la suelen seguir culturistas y atletas de alto rendimiento. No obstante, con el aumento de la popularidad de las dietas cetogénicas, el concepto se está convirtiendo en una práctica cada vez más usada entre los aficionados al deporte.

El ciclo de carbohidratos gira en torno al programa de entrenamiento de una persona.

  • Entrenamiento más intenso: consumo mayor de carbohidratos (aproximadamente el 50% de las calorías totales). Patatas, calabaza, legumbres y maíz son algunos de los vegetales con alto contenido en carbohidratos.
  • Entrenamiento menos intenso: consumo menor de carbohidratos (menos de 50 gramos) de verduras de hoja verde, coliflor, champiñones…mientras aumenta la ingesta de proteínas y grasas (salmón, carnes).

Los alimentos que se ingieren durante el consumo alto de carbohidratos incluyen frutas, vegetales con almidón y algunos granos integrales. La mayoría de los planes recomiendan ingerir granos sin gluten y evitar los lácteos.

De esta manera, al controlar cómo y cuándo ingerimos carbohidratos, podemos potenciar los entrenamientos de manera más eficiente. Porque la alimentación se coordina con el ejercicio.

Carbohidratos para el deporte

Beneficios del ciclo de carbohidratos

Las principales ventajas que se han asociado al ciclo de carbohidratos son:

  1. Aumenta el rendimiento deportivo. La Universidad de Texas encontró que esta dieta mejora el rendimiento de las carreras de alta intensidad y corta duración. Además, ayuda con la recuperación, el suministro de nutrientes y la reposición de glucógeno.
  2. Ayuda a perder peso. Las fases bajas en carbohidratos reducen el apetito, lo que facilita la pérdida de kilos. Además, el cuerpo quema más al usar la grasa como combustible.
  3. Mejora la recuperación muscular. Los días ricos en carbohidratos reabastecen el glucógeno muscular y aportan nutrientes esenciales al cuerpo.
  4. Beneficia la diabetes. La Universidad Estatal de Nueva York señala que las dietas bajas en carbohidratos reducen los niveles elevados de glucosa en sangre y disminuyen la medicación en casos de diabetes.
  5. Aumenta la energía. Los días ricos en carbohidratos proporcionan energía rápida para entrenamientos más exigentes.
  6. Equilibra las hormonas. Las alimentaciones altas en carbohidratos pueden tener efectos positivos sobre las hormonas tiroideas, la testosterona y la leptina durante una dieta.
  7. Promueve el bienestar psicológico. Alternar días bajos y altos en carbohidratos puede ser menos restrictivo y más sostenible ingerir unos niveles más bajos siempre.

Aunque los mecanismos individuales están respaldados por la ciencia, no existe ninguna investigación sobre la dieta de ciclo de carbohidratos a largo plazo.

Contraindicaciones del ciclo de carbohidratos

Al igual que cualquier dieta restrictiva, es importante saber cuándo tomar un descanso o suspenderla. Para una persona sana, seguir un programa de ciclo de carbohidratos puede ser seguro.

Pero cualquier signo físico de fatiga puede ser una señal de alerta. Si, además, seguirla produce estrés, debemos considerar la opción de buscar otro plan nutritivo.

Tampoco es recomendable si tenemos un historial de trastornos alimentarios porque el ciclo de carbohidratos requiere un estricto control y seguimiento para que sea efectivo. Debemos ajustar los menús alimenticios a nuestras necesidades individuales y energéticas con alimentos ricos en nutrientes.

Escucha tu cuerpo durante el ejercicio y, si notas agotamiento, ajusta los entrenamientos. No dudes en consultar con un nutricionista para que te ayude a crear el mejor plan para ti.

Chequea tu alimentación en el
 Test de Estilo de Vida Saludable de nuestra App.

Fuentes:

  • Universidad de Cambridge
  • ScienceDirect

Estudio en laboratorio de nuevos tratamientos contra la obesidad

Los efectos del confinamiento por la COVID-19 impulsan la innovación en la lucha contra la obesidad

Diversos estudios recientes revelan un avance prometedor en el abordaje del exceso de peso. Las incretinas -hormonas que se producen en el intestino en respuesta a la ingesta de alimentos- solas o en combinación, auguran éxitos en la reducción de peso. Sin embargo, esto no es lo más importante, sino controlar el peso a lo largo del tiempo y hay estudios que permiten afirmar que esto es posible.

Por el Dr. Pedro L. González, especialista en Medicina Preventiva y de Salud Pública y periodista científico

El sedentarismo durante los confinamientos y la confirmación de la obesidad como factor de riesgo para la COVID-19 grave, ha llevado a un aumento de kilos global y a una preocupación grande por deshacerse de ellos. Sin embargo, los fármacos actuales contra la obesidad sólo permiten una pérdida de peso de entre el 5% y el 10%. Y los kilos perdidos casi siempre vuelven a aparecer cuando se deja la intervención.

Según recientes estudios, las incretinas parecen ser diferentes. A diferencia de otros fármacos para adelgazar, se trata de hormonas naturales que afectan a sistemas fundamentales metabólicos para la obesidad. Estos fármacos ralentizan el vaciado del estómago, regulan la insulina y disminuyen el apetito, con efectos secundarios en su mayoría leves o moderados.

Un ensayo clínico controlado, publicado en marzo involucró a 1.961 adultos que tenían sobrepeso u obesidad (peso promedio 105 kg, y se llevó a cabo en 129 sitios en 16 países de Asia, Europa, América del Norte y América del Sur).

Los participantes recibieron una dosis de 2,4 mg de una incrimina (la semaglutida) o un placebo semanalmente mediante inyección subcutánea (debajo de la piel). Los participantes también recibieron sesiones mensuales de orientación, estrategias de comportamiento y motivación impartidas por dietistas, con el fin de ayudarlos a adherirse a la dieta baja en calorías y aumentar la actividad física.

El 35% - un tercio- de las personas que tomaron el medicamento para tratar la obesidad perdió más de una quinta parte (mayor o igual al 20%) de su peso corporal total. Este hallazgo ha sido luego corroborado en otro estudio similar publicado en la revista The Lancet.

Paciente en consulta médica por obesidad

El reto tras perder peso: mantenerlo en el tiempo

Después de perder peso, la fisiología cambia. Este importante, pero a menudo olvidado factor, ha sido abordado por investigadores del departamento de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Copenhague, en un experimento que consistía en mantener un peso reducido.

Los investigadores asignaron a cuatro grupos al azar, a 195 personas que habían perdido una media del 12% de su peso con una dieta muy baja en calorías. Un grupo volvió a sus patrones de vida normales, más una inyección diaria de placebo. Ese es el grupo de control.

Otro grupo recibió el placebo diario, más un programa de ejercicio flexible de intensidad moderada o vigorosa. A continuación, un grupo recibió una incretina en dosis subcutáneas semanal, sin prescripción de ejercicio. Por último, un grupo recibió la incretina y el programa de ejercicios.

Al final del año, el grupo de control recuperó casi la mitad del peso que había perdido. Los dos grupos sin ejercicio fueron mejores que el placebo. Pero los resultados de la incretina más el ejercicio fueron los mejores. Los sujetos de este grupo perdieron más peso, mejoraron su salud metabólica y consiguieron una mejor aptitud cardiorrespiratoria.

A pesar de estos buenos datos, los nuevos fármacos no eliminarán la obesidad ni harán que la gente esté realmente delgada. No hay que olvidar que el primer tratamiento para combatir la obesidad siempre será regularizar los hábitos alimentarios y aumentar la actividad física, y cuando ello no sea suficiente, podrán añadirse tratamientos farmacológicos.

Fuentes:

  • Once-Weekly Semaglutide in Adults with Overweight or Obesity. The New England Journal of Medicine, 2021; 384:989-1002 DOI: 10.1056/NEJMoa2032183
  • Semaglutide 2·4 mg once a week in adults with overweight or obesity, and type 2 diabetes (STEP 2): a randomised, double-blind, double-dummy, placebo-controlled, phase 3 trial. Melanie Davies, MD et al. The Lancet, VOLUME 397, ISSUE 10278, P971-984, DOI:https://doi.org/10.1016/S0140-6736(21)00213-0
  • Healthy Weight Loss Maintenance with Exercise, Liraglutide, or Both Combined. Julie R. Lundgren, M.D., Ph.D., Charlotte Janus, Ph.D.,N Engl J Med 2021; 384:1719-1730 DOI: 10.1056/NEJMoa2028198

 


Parkour para principiantes: trucos y movimientos básicos

Parkour para principiantes: trucos y movimientos básicos

Lo llaman el ‘arte del desplazamiento’ y consiste en moverse por la ciudad, superando obstáculos de forma fluida y eficiente, usando solo el cuerpo. Permite trabajar equilibrio, fuerza y resistencia. ¿Te animas a practicarlo? Te explicamos cómo hacerlo.

En AXA Health Keeper tenemos entrenadores cualificado para ayudarte a conseguir tus objetivos. Consúltales.

Qué es el parkour

El parkour o arte de desplazamiento es una técnica de movimiento libre que usa objetos del entorno urbano y natural para ir de un lugar a otro.

Los practicantes de parkour saltan, trepan y superan las dificultades que se encuentran en su camino, como si estuvieran en una carrera de obstáculos. Los muros, las escaleras, las paredes o los bancos de una ciudad se convierten en puros desafíos que deben superarse.

Pero no solo se trata de un entrenamiento físico, es también es una buena manera de estimular la mente y buscar otras posibilidades, incluso, cuando parece que no hay.

El parkour es una aventura atrevida y llena de adrenalina, que ayuda a conocer nuestros propios límites y nuestras habilidades y fortalezas.

Cómo empezar a practicar parkour

El entrenamiento de parkour gira en torno a la progresión y la repetición. No debemos intentar saltar desde una altura a si no lo hemos hecho nunca. Antes de dar el salto, es importante dominar lo siguiente:

  • Equilibrio. Necesitas desarrollar la fuerza muscular y la coordinación para caminar y saltar sobre zonas pequeñas como bordes de paredes.
  • Carrera. Correr en parkour requiere realizar tanto carreras de velocidad explosivas como de resistencia.
  • Salto. Los saltos te ayudan a superar distintos niveles de altura y travesar huecos y obstáculos. Puedes colocar las manos sobre una superficie para darte impulso.
  • Cuadrúpedo. Moverte sobre las dos manos y los dos pies (como lo haría un mono) te ayudará a avanzar hacia adelante (también hacia atrás) en superficies estrechas.
  • Caída. Aprende a aterrizar para poderte levantar de inmediato. Cae con los dos pies y las rodillas dobladas, o rodando con el cuerpo, según la altura y velocidad del salto.
  • Escalada. La regla general es no trepar más alto de lo que puedas saltar porque, luego al bajar, no tienes arnés de seguridad.
  • Resistencia. Asegúrate que tienes suficiente fuerza o resistencia cardiovascular para estar un buen rato corriendo y saltando.

Entrenamiento básico para iniciarte al parkour

Cualquier persona puede lanzarse a practicar parkour. Pero es recomendable prepararse antes de empezar a realizar ejercicios más complicados. Cuanto más en forma estés a la hora de iniciarte en el parkour, mejor.

Los siguientes ejercicios te ayudarán a iniciarte de una manera más segura:

  1. Salto explosivo. Con los pies juntos, a unos 50 cm del objeto (sofá, sillón, escalera.), agáchate, pon las manos atrás para darte impulso y salta. Este ejercicio te ayudará a desarrollar fuerza y técnica.
  2. Estocada. Da un paso grande hacia adelante y baja de manera que la rodilla trasera toque el suelo. En el aire, cambia las piernas de posición. Lo que buscas aquí es altura. Te ayudará a fortalecer los músculos de las piernas y mejorar la velocidad.
  3. Burpees. En posición de carrera, tira los dos pies atrás en un salto, ponte en plancha y luego recoge los pies de nuevo y ponte de pie de un salto. Es un gran ejercicio de fuerza y cardio que involucra cantidad de músculos.
  4. Salto de caja. Empieza en un desnivel bajo y aumenta de manera gradual la altura. Al saltar sobre obstáculos desarrollas potencia en las piernas. Si eres principiante, empieza con un salto hacia arriba y después baja suavemente.
  5. Sentadilla. Con los pies ligeramente separados, agáchate como si quisieras sentarte en una silla. Mantén la espalda recta. Es esencial para desarrollar una mecánica y una movilidad óptimas en los tobillos, las caderas y la espalda.
  6. Tic tac. Se trata de “correr” por una pared. Corre en diagonal hacia una pared o un obstáculo y, cuando estés cerca, coloca el pie más próximo para empujarte en dirección contraria, apuntando hacia adelante y arriba.
  7. Bóveda escalonada. Acércate a una pared o cualquier otro obstáculo a la altura de la cintura. Coloca una mano sobre ella mientras subes con la pierna opuesta. Sitúa la otra pierna debajo del cuerpo y sobre el obstáculo. Repite usando el otro brazo y pierna.

Como ves, el parkour es todo un reto. Si te atreves a dar el salto, recuerda dedicar un tiempo a hacer estiramientos. Cuanto más flexible seas, menos probabilidades de sufrir lesiones y mejor te desplazarás.

Si te gusta este tipo de entrenamiento, te interesará conocer 
el estado de tu corazón. Averígualo en el Test de riesgo cardiovascular.

Fuentes:

  • Journal of Experimental Biology

Cómo aliviar el dolor menstrual. Remedios naturales

Cómo aliviar el dolor menstrual. Remedios naturales

Las molestias en el vientre durante la menstruación pueden impedir hacer vida normal. Aunque hay muchas mujeres que las sufren, sus causas pueden ser distintas. Lo bueno, es que hay soluciones que ayudan a aliviar los calambres y a recuperar el equilibrio menstrual.

En AXA Health Keeper contamos con un amplio equipo de ginecólogos que pueden ayudarte a cuidar tu salud íntima. Conócelos.

La dismenorrea es el nombre médico que se da a la aparición de episodios dolorosos coincidiendo con la menstruación en la mujer, de acuerdo con la Sociedad Española de Medicina Interna.

Se estima que entre el 30 y el 50% de las mujeres sufre dolor menstrual, sobre todo, entre los 17 y 25 años. Aunque suele ser hereditario, es poco habitual después de haberse iniciado sexualmente o si se han tenido hijos.

¿Es normal que duela la regla?

La regla no debería doler ni siquiera ‘notarse’. No obstante, muchas veces, la dismenorrea es tan intensa que impide hacer vida normal. El dolor se concentra en la zona del abdomen bajo.

Estas molestias pueden integrar calambres en las piernas, dolor pélvico o abdominal intenso, dolor en la parte baja de la espalda (a la altura de los riñones), dolor de cabeza, náuseas, mareos, vómitos, sudoración, desmayos, fatiga, así como ansiedad, irritabilidad o depresión. A veces, incluso la mujer puede expulsar coágulos con el periodo.

Hay que consultar con el médico si los calambres aumentan, aparecen por primera vez pasados los 25 años, si se acompañan de fiebre, si hay dolor fuera del periodo menstrual y si funcionan los tratamientos habituales.

Tipos de ciclo menstrual

La menstruación es mitad sangre y mitad tejido del interior del útero (matriz). Emana del útero, a través de la ranura del cuello uterino, y sale del cuerpo a través de la vagina. La mayor parte de los períodos menstruales dura de tres a cinco días.

Son varios los factores que influyen en la aparición de dolor menstrual, pero hay maneras de rebajarlo.

Dismenorrea primaria. Es el dolor más común y se origina por las contracciones excesivas del útero, que pueden ocurrir cuando en el organismo hay demasiadas sustancias proinflamatorias (prostaglandinas). Permanece toda la vida, si bien, suele disminuir con la edad y tras el parto.

Dismenorrea secundaria. Está causada por enfermedades que afectan al útero u otros órganos genitales, como la endometriosis, quistes en los ovarios, miomas, pólipos, adherencias o la enfermedad inflamatoria pélvica (inflamación o infección de los órganos reproductivos).

Tratamientos que ayudan

Existen algunos medicamentos que no requieren prescripción y que pueden ayudar a aliviar los calambres en el vientre bajo.

  • Fármacos que combinan paracetamol con cafeína, antihistamínicos o diuréticos.
  • Antiinflamatorios de venta libre (ibuprofeno o naproxeno). Hay que tener en cuenta su efecto anticoagulante, que puede prolongar o complicar el flujo menstrual.
  • El tratamiento hormonal (anticonceptivos) también suele ser efectivo. Pero, para tomarlo, es necesario hablar antes con el ginecólogo.

Infusión de jengibre

Remedios naturales para el dolor menstrual

Para disminuir los síntomas, los médicos recomiendan realizar ejercicio de forma regular (basta con pasear a buen ritmo cada dos días), evitar el consumo de tabaco, alcohol y cafeína, aplicar calor a la zona y tomar más líquidos (agua, infusiones, frutas y verduras).

  1. Aplicar calor. Cuando aparezca el dolor antes de que baje (y durante los días que dure), ponte una bolsa caliente 20 minutos tres veces al día. Esto relajará los músculos pélvicos.
  2. Vida íntima. El placer y el orgasmo pueden ayudar a bloquear el dolor. Según varios estudios, liberamos hormonas que elevan nuestro umbral de dolor y ocultan las molestias.
  3. Ejercitarse. La Universidad de Irán ha comprobado que el ejercicio aeróbico puede mejorar la dismenorrea primera. Así, corre, anda rápido, baila, ve en bici... Cuantos más sudes, mejor.
  4. Estiramientos. Hacer elongaciones de los músculos del cuerpo ayuda a relajar la zona pélvica y a reducir los dolores menstruales. Basta con unos 10 minutos al día.
  5. Masajes. Amasar la zona lumbosacra y abdominal con aceite natural resulta altamente beneficioso para contrarrestar los calambres.
  6. Omega 3. Asegúrate que en tu alimentación hay buena dosis de ácidos grasos omega 3. Lo encuentras en pescado azul pequeño, semillas de lino, aguacate y nueces.
  7. Vitamina B12. Se sabe que las mujeres que incluyen en sus menús esta vitamina tienen reglas menos dolorosas. Absórbela en carnes blancas, marisco o queso.
  8. Jengibre. Antiinflamatorio natural por antonomasia. Podemos añadirlo en muchos platos al final de la cocción (cremas de verduras, guisos, woks) o bien tomarlo en infusión.
  9. Artemisa. Tradicionalmente popular para restaurar el equilibrio menstrual, gracias a sus sesquiterpenos. Toma dos infusiones diarias (no cargadas), incluso, antes del periodo.
  10. Salvia. Se considera otra planta para la mujer, ya que compensa los cambios hormonales. Prepara una infusión con una cucharada de sumidades floríferas y tómala dos veces al día.

Si con estos consejos los dolores menstruales no cesan, lo más conveniente es que acudas a un ginecólogo, quien encontrará el tratamiento más adecuado para ti.

Fuentes:

Sociedad Española de Medicina Interna

Biblioteca de Medicina PubMed


Cómo hacer Kintsugi, el arte japonés de reparar las cicatrices con oro

Cómo hacer Kintsugi, el arte japonés de reparar las cicatrices con oro

Originaria del país del sol naciente, esta técnica utiliza oro para reparar objetos de cerámica, realzando la belleza de las cicatrices. Pero, además, el Kintsugi esconde una filosofía de vida: abrazar las imperfecciones para lograr la paz interior.

En AXA Health Keeper tenemos terapeutas especializados, capaces de guiarte si te sientes decaído o perdido. Habla con ellos.

Kintsugi (que significa en japonés ‘carpintería de oro’) es la técnica centenaria de reparar las fracturas de la porcelana con resina mezclada con polvo de oro.

Este arte tiene su origen en el siglo XV cuando el sogún que gobernaba en Japón, Ashikaga Yoshimasa, mandó arreglar a China dos tazas de té rotas. Los tazones regresaron al sogún pegados con unas grapas de metal toscas y feas, quien le disgustó tanto el resultado que pidió a unos artesanos de su país que repararan la cerámica de una manera más bonita y armoniosa.

Fue así como nació el Kintsugi, en el que los fragmentos de porcelana se unen mediante barniz de resina espolvoreado con oro. Las siluetas de las fisuras doradas ofrecen a las piezas un aspecto único, original y, sorprendentemente, bello.

Asimismo, este arte tan singular (que da valor a las imperfecciones) ha acabado convirtiéndose hoy día en una filosofía de vida. Pues, con nuestros defectos y nuestros fallos, debemos aceptarnos y querernos para tirar hacia adelante.

¿Qué es el Kintsugi?

El Kintsugi no es solo una técnica japonesa para reparar porcelana vieja o en mal estado, sino también una forma de ver la vida que nos ayuda a estar en paz con nosotros mismos.

El arte tradicional consiste en recomponer piezas rotas de cerámica con la ayuda de una resina (Urushi) y polvo metálico de oro, plata o platino. La pieza restaurada parece recobrar vida, ya que las cicatrices le aportan una luz brillante.

Mario Alonso Puig, médico, presidente del Center for Health Well-Being y autor de ‘Tus tres super poderes’, afirma que “la estrategia para aplicar el Kintsugi busca mejorar la autoestima, sin escondernos, más bien expresando desde la humildad y la confianza”.

Como la felicidad no viene de fuera, sino de dentro, lo primero que hay que hacer es aprender a reconocer nuestras fisuras e imperfecciones. Alonso Puig añade que “debemos tener el valor de mostrarnos plenamente y, luego, confiando en la ayuda del universo podremos experimentar cómo todo se renueva”.

Esta renovación en forma de paz interior es el resultado de tener ahora esas juntas de oro, que hacen que lo material y lo espiritual se hayan integrado plenamente.

El arte de la resiliencia

Esa pieza imperfecta de cerámica restaurada puede asemejarse a nuestra falta de autoestima verdadera. Nos vemos como tazas toscas y feas, llenas de defectos y fallos. Como no nos validamos a nosotros, buscamos que nos validen los demás tratando que nos presten atención y nos quieran.

De acuerdo con el Arte del Kintsugi, podemos aplicar esta filosofía japonesa a nuestra vida mediante tres prácticas:

  1. Hacer posible lo imposible. Deja a un lado las ideas autodestructivas y cambia la forma de tratarte a ti mismo. No te apegues a las desgracias, usa las dificultades como una oportunidad para reafirmarte y empezar el cambio.
  2. Preparar la resina. Hazte con el adhesivo para juntar las partes rotas de tu vida. La resina será tu apego al pensamiento positivo y a la paciencia, para que todo llegue cuando toque. El ‘oro’ es el deseo de sanarte con tiempo, calma y amor.
  3. Sentir las nuevas piezas. Una vez te has reconstruido, conoce en profundidad todos los pedazos reparados que hay en ti y que te hacen ser lo que eres hoy. Acepta tu nuevo ‘yo’, con todas y cada una de las imperfecciones y las cicatrices del pasado, y abrázate con el corazón.

Paz interior

Frases del Kintsugi

Hay algunos mensajes de este arte japonés que pueden ser ‘oro’ para nuestra autoestima:

‘Nadie en el mundo es perfecto. Pero aún eres imperfectamente perfecto’, Swadheen mann.

‘Rota por demasiada gente y de muchas maneras, recogió los pedazos con gracia. Pegándolos de nuevo a donde pertenecían, marcó con oro el contorno de las fisuras. Sus cicatrices ahora brillaron como prueba de lo que sobrevivió y de cuánto se amaba a sí misma lo suficiente como para repararse’, Warm Witty Wise.

‘Rómpeme tan fuerte como puedas ... Rómpeme en un trillón de pedazos ... Derrama toda tu ira en mí ... Cuando acabes con esto, déjame enseñarte el arte de Kintsugi’, Cosmopoetician.

‘Algunas cicatrices no siempre son recuerdos de roturas. Es el resto del nuevo comienzo’, dears margarita.

‘Cuando estás roto y armado de nuevo, tu oscura belleza emerge ...’. Soumya Bisen.

‘Adoptando defectos e imperfecciones, puedes crear una obra de arte aún más fuerte y hermosa’, Sooya - ah.

‘Yo era un cuenco roto, ella llenó mis grietas con el oro líquido de su amor’, Smiling Tea.

Cómo hacer Kintsugi

El proceso tradicional del Kintsugi sigue una serie de pasos para su desarrollo:

1. Accidente. Es dónde, cuándo y cómo se rompe el objeto. Tras el accidente hay que reunir los fragmentos e imaginar o definir la forma que adoptará una vez se haya reparado.

2. Armado. Reunir las herramientas y limpiar las piezas. Se colocan sobre una mesa en un puzzle previo. Se aplica el pegamento pieza a pieza. Si falta alguna, rellenar el hueco con otra.

3. Espera. Eliminar los restos y sujetar las piezas con cinta adhesiva. Dejar secar el aglutinante en una caja cerrada con agujeritos (para que respire) por 14 días. Limpiar y guardar el material.

4. Reparar. Una vez seco, limpiar los restos con cúter y aguarrás, luego lijar con papel de lija para alisar la superficie. Aplicar primero laca negra y luego roja, y dejar secar media hora.

5. Revelar. Pintar con un pincel con polvo de oro la laca roja aun pegajosa. Dejar secar en la caja 3 días. Luego pasar un algodón de seda para eliminar el exceso de polvo y revelar las cicatrices. Por último, poner una fina capa de laca protectora y dejar 24 horas más.

Como ves, aunque la taza original ha desaparecido para siempre con esta técnica, su belleza innata no solo permanece, sino que se reinventa.

Como cuenta el Kintsugi, son nuestras diferencias, nuestras imperfecciones y nuestras heridas, las que nos hacen únicos y valiosos.

Fuentes:

Center for Health Well-Being

Web Mario Alonso Puig

Web El arte del Kintsugi


Familia manteniendo el distanciamiento contra el COVID-19 en el aeropuerto

COVID-19: Las medidas preventivas seguirán siendo necesarias, aunque se esté vacunado

De acuerdo con los organismos europeos, los riesgos de infección por coronavirus (SARS-CoV-2) en personas totalmente vacunadas no pueden eliminarse por completo mientras siga habiendo transmisión comunitaria del virus. Las personas vacunadas podrían seguir contrayendo la COVID19 y contagiar el virus a otras personas.

Por el Dr. Pedro L. González, especialista en Medicina Preventiva y de Salud Pública y periodista científico

Según la última información publicada, las personas totalmente vacunadas deben seguir vigilando los síntomas de COVID-19, especialmente después de haber estado en contacto con alguien infectado o enfermo.

Si se presentan síntomas, todas las personas -independientemente del estado de vacunación- deben aislarse y ser evaluadas clínicamente para detectar los síntomas de la enfermedad.

Se considera que las personas están totalmente vacunadas contra la COVID-19 si han transcurrido:

  • Más de dos semanas después de haber recibido la segunda dosis de las vacunas Pfizer-BioNTech, Moderna o AstraZeneca
  • Más de dos semanas tras la única dosis de la vacuna de Janssen.

En la actualidad se desconoce el tiempo durante el que una persona vacunada se considera protegida.

En general, en los espacios públicos, las personas totalmente vacunadas deben seguir protegiéndose a sí mismas y a los demás utilizando una mascarilla bien ajustada, cubriendo la tos y los estornudos, lavándose las manos con frecuencia y siguiendo cualquier orientación específica que haya en el lugar de trabajo o en la escuela.

Abuelo conviviente abrazando a su nieto

Medidas de prevención recomendadas para los vacunados contra la COVID-19

Según el último informe emitido por el Centro de Control de Enfermedades Europeo (ECDC), hay situaciones específicas en las que se pueden levantar las intervenciones no farmacéuticas:

  • Las visitas en interiores entre personas totalmente vacunadas son posibles sin mascarilla ni distanciamiento. Por ejemplo, si has recibido una pauta completa de vacunación, es probable que sea de bajo riesgo invitar a cenar en tu casa, a otros amigos totalmente vacunados.
  • Las visitas en interiores entre personas totalmente vacunadas y personas no vacunadas, pueden hacerse sin mascarilla o distanciamiento, pero tienden en cuenta que el riesgo es para los no vacunados.
  • El grado de precaución a tomar lo determinan las características de las personas no vacunadas, que siguen sin estar protegidas contra la COVID-19:
  • Si las personas no vacunadas pertenecen a un único hogar pueden visitar sin mascarilla a las personas totalmente vacunadas en el interior. Por ejemplo, los abuelos totalmente vacunados pueden visitar en el interior a sus hijos y nietos sanos no vacunados, siempre que ninguno de los miembros no vacunados de la familia, tenga riesgo de COVID-19 grave.
    • Si hay mayor riesgo de contraer COVID-19 grave entre alguna de las personas no vacunadas o el resto de miembros de la familia, el lugar más seguro para la visita es el exterior.
  • Cuando las personas no vacunadas proceden de varios hogares, hay un mayor riesgo de transmisión del coronavirus entre ellos, y el lugar más seguro para la visita es el exterior.
    • En el caso de que la visita tenga lugar en el interior, todas las personas implicadas deben tomar precauciones. Por ejemplo, si los abuelos totalmente vacunados visitan a su hija no vacunada y a sus hijos en un interior y los vecinos no vacunados de la hija también vienen, todos deben llevar mascarillas bien ajustadas y mantener la distancia física (al menos 2 metros)
  • Las personas totalmente vacunadas deben evitar las reuniones de gran tamaño en interiores. Si deciden participar, deben llevar una mascarilla bien ajustada.

En este momento, hay pocos datos sobre la protección de la vacuna en personas inmunodeprimidas. Las personas con condiciones inmunocomprometedoras, incluidas las que toman medicamentos inmunosupresores, deben hablar con su médico sobre la necesidad de medidas de protección personal después de la vacunación.

Fuentes:

  • Questions and answers on COVID-19 vaccination in the EU. European Commission April 2021
  • Science Brief: Background Rationale and Evidence for Public Health Recommendations for Fully Vaccinated People. Center for Disease Control, USA
  • European Centre for Disease Prevention and Control. Interim guidance on the benefits of full vaccination against COVID-19 for transmission risks and implications for non-pharmaceutical interventions – 21 April 2021. ECDC: Stockholm; 2021.

Cuántos tipos de vegetarianos existen y qué puede comer cada uno

Cuántos tipos de vegetarianos existen y qué puede comer cada uno

Si crees que ser ‘veggie’ es una moda, te equivocas. El vegetarianismo es una forma de vida que se ha consolidado en la sociedad (y sigue creciendo). Además, ofrece tantas opciones (como gustos y colores) para aquellos que no quieren comer carne.

En AXA Health Keeper contamos con un equipo de nutricionistas y dietistas que, si lo deseas, pueden ayudarte a dar el paso hacia una dieta vegetariana. Pregúntales.

Las personas se vuelven vegetarianas por muchos motivos (salud, ética, religión…). Pero dejar de comer carne no es solo una cuestión dietética. Se trata más bien de una forma de vida.

Hoy día convertirse en vegetariano o vegano es aún más atractivo, ya que disponemos de cantidad de productos frescos todo el año, tenemos influencias de otras cocinas del mundo basadas en vegetales y cada vez hay más alternativas saludables a la proteína animal.

Los estudios recientes apuntan que reducir el consumo de carne ayuda a prevenir ciertas dolencias y mejora la salud general del cuerpo y la mente.

De esta manera, ya sea por el futuro del planeta o por un deseo de sentirnos mejor con nosotros mismos, tenemos un amplio abanico (repleto de opciones) dentro del mundo del vegetarianismo donde podemos encajar.

Qué es ser vegetariano

Por definición, vegetariano es aquel que no come carne. No obstante, no es una cuestión tan simple y requiere de muchos matices.

El vegetarianismo es más un estilo de vida que un régimen alimenticio. Los vegetarianos pretenden evitar en la medida de lo posible que sus acciones no supongan explotación o sufrimiento animal, así como reducir el impacto en el medio ambiente.

De acuerdo con la Unión Vegetariana Española, ser vegetariano puede significar algo distinto para cada persona. Las motivaciones que llevan a alguien a hacerse vegetariano son muy distintas, pero suele haber tres pilares básicos: ética, sostenibilidad y salud.

Sea como sea, una alimentación con más vegetales se relaciona con un menor riesgo de enfermedades (cardiovasculares, diabetes y algunos tipos de cáncer) y una mayor calidad de vida, según recoge la Academia de Nutrición y Dietética de los EE.UU.

Ser veggie ¿por moda o por conciencia social?

En los últimos años se está experimentando un aumento de personas vegetarianas. También hay mayor demanda de alimentos vegetarianos y veganos en el mercado, y mayor concienciación a nivel global.

Y es que se trata de una opción de vida, que lejos de ser una moda, se está normalizando y consolidando. En realidad, es un movimiento que supone una transformación completa de estilo de vida y de paradigma social, por el cual, uno se suele comprometer para siempre.

Fuentes de proteína vegetal

Clasificación de los vegetarianos según su alimentación

Dentro del vegetarianismo existen distintos niveles o tipos de dieta vegetariana, que dependen de los alimentos que uno elija no comer. Comenzando por los más restrictivos y avanzando hasta los más abiertos, los tipos de vegetarianos son los siguientes:

  1. Vegano. Estas personas no consumen ningún alimento que provenga de un animal. Así, no comen carne (roja o blanca), pescado ni aves. Tampoco ingieren huevos ni lácteos. Asimismo, no utilizan miel de abejas, gelatinas u otro producto derivado de animales. Muchos de ellos evitan llevar ropas de origen animal como la seda, el cuero o la lana.
  2. Crudivegano. Se consideran vegetarianos por excelencia, con una única diferencia que sólo comen vegetales crudos o tibios, que no han sido cocinados a más de 42º.
  3. Apivegetariano. Llevan una dieta basada en el consumo, exclusivamente, de productos vegetales y productos apícolas (miel, propóleo, cera, jalea real, néctar).
  4. Granivoriano. Estos vegetarianos rechazan la carne, el pescado y los productos de origen animal. Aceptan los vegetales, pero priorizan las semillas y granos (maíz, trigo, avena).
  5. Lactovegetariano. No comen carnes, pescados, aves o huevos. Pero sí consumen productos lácteos como queso, leche y yogur.
  6. Ovovegetariano. No ingieren carnes de ningún tipo, pescado, aves ni lácteos. Aunque este tipo de vegetarianos incluyen en sus menús los huevos y los productos derivados de estos.
  7. Lactovegetariano. Evita las carnes (rojas y blancas), el pescado, las aves y los huevos. Pero, incluye lácteos (yogurt, queso y leche) en sus platos.
  8. Ovolactovegetariano. Es el tipo de vegetariano más común. No come carnes, pero sí consume huevos y leche. Acepta productos refinados y en conserva, con conservantes.
  9. Vegetariano. No comen carnes, aves, pescados, mariscos o subproductos de la matanza de animales. Pueden incluir (o no) lácteos y huevos, dependiendo del tipo de dieta que se siga.
  10. Pescetariano. Aunque técnicamente no es una dieta vegetariana, lo incluimos en la lista porque restringe el consumo de carne (roja, blanca y aves) solo a pescados y mariscos.
  11. Pollotario. Al igual que la anterior, se trata de una dieta semivegetariana. Limita el consumo de carne a las aves de corral. Y descarta las carnes rojas, los pescados y el marisco.
  12. Flexitarista. Su dieta se basa, mayoritariamente, en vegetales, aunque consumiendo carne y pescado de forma ocasional. Está a medio camino de una dieta vegetariana.

Fuentes de proteínas en la dieta vegetariana

Las proteínas están presentes tanto en alimentos de origen animal como de origen vegetal.

Entre las principales fuentes de proteína vegetal se encuentran:

  • Soja. Rica en aminoácidos (lisina), ácidos grasos esenciales, fibra, magnesio e isoflavonas. Consúmela en leche vegetal, tempeh, soja texturizada, sietán o tofu.
  • Cereales. El gluten es la proteína por excelencia que hay en la cebada, el trigo, la avena y el centeno. La levadura de cerveza y el germen de trigo son alimentos proteicos.
  • Algas. Poseen interesantes niveles de proteína. Las proteínas de la espirulina son de mejor calidad que las de otro vegetal.

Asimismo, si se consumen alimentos vegetales de estos grupos diariamente, cubriendo las necesidades energéticas, se consigue la proteína necesaria. Aunque siempre hay que tener en cuenta que los requerimientos cambian, por ejemplo, en el embarazo, deporte o la infancia.

Algunas personas veganas y vegetarianas pueden consumir cantidades inferiores de vitamina B12, D, calcio, cinc, hierro y ácidos grasos omega 3 de cadena larga (EPA y DHA). Es por ello que, en algunos casos, será necesario el consumo de alimentos suplementados o complementos nutricionales.

Cualquier persona puede hacerse vegetariana de forma saludable, siempre y cuando se planifique correctamente una dieta adecuada con la ayuda de un nutricionista experto.

Chequea tu estilo de vida con el Test de la app.

Fuentes:

  • Escuela Médica de Harvard
  • Unión Vegetariana Española
  • Biblioteca Médica PubMed
  • Academia de Nutrición y Dietética de los EE.UU.

Calistenia en casa: rutina de ejercicios para principiantes

Calistenia en casa: rutina de ejercicios para principiantes

La calistenia es un método de entrenamiento que usa el peso corporal y la gravedad para ejecutar los movimientos. Te ofrecemos una rutina básica para iniciarte en este tipo de ejercicio. Si eres constante, notarás como ganas fuerza, flexibilidad y tono muscular.

En  AXA Health Keeper  tienes un amplio abanico de entrenadores  que valorarán tu condición física y te aconsejarán. Haz ejercicio con nosotros. Regístrate aquí

La calistenia se define como el conjunto de ejercicios que conducen al desarrollo de la agilidad y fuerza física. Se trata de un entrenamiento de resistencia que se realiza con el peso corporal, y que incluye ejercicios repetitivos, con el objetivo desarrollar fuerza y aumentar la flexibilidad y la frecuencia cardíaca.

La ventaja de la calistenia es que no requiere ningún accesorio o equipamiento. Y es que trabajar con el propio peso corporal es la forma más natural de ejercitarse. Además, hacer ejercicios como flexiones, dominadas o sentadillas aportan enormes beneficios al cuerpo.

De hecho, el Colegio Estadounidense de Medicina Deportiva (ACSM) indica que este acondicionamiento físico basado en el peso corporal es la segunda forma más efectiva de preparación física.

Cómo empezar con la calistenia

El entrenamiento de calistenia está diseñado para todo el mundo porque se realiza de manera progresiva y segura, según la Federación Española de Street Workout y Calistenia.

Para iniciarse en este mundo, primero debemos conocer nuestro estado físico, qué ejercicios podemos hacer y cuáles no. Si, por ejemplo, nos cuesta hacer flexiones, nuestro objetivo principal será ejecutar 5 -10 flexiones de forma correcta.

La filosofía de la calistenia propone aplicar esta misma teoría para el resto de ejercicios. Debemos ser conscientes de nuestras fortalezas y debilidades para ajustar un buen plan de entrenamiento. Así, si tenemos problemas con las dominadas, hay que analizar los movimientos involucrados para averiguar dónde está el problema.

Una de las mayores ventajas de la calistenia es que podemos ejercitarnos de manera independiente, en cualquier momento y casi en cualquier lugar. Eso sí, requiere paciencia (como para casi todo en la vida) ya que, para progresar se necesita tiempo.

Ejercicios de peso corporal

Una vez determinados nuestros objetivos, fortalezas y debilidades, el siguiente paso es elegir los ejercicios. No hay un solo entrenamiento de calistenia que sirva para todo el mundo, ni siquiera entre los principiantes, porque cada uno de nosotros partimos de lugares distintos.

Pero sí hay ejercicios básicos y progresiones que, a medida que avanzamos, podemos hacer de manera gradual y progresar a otros más intensos. Algunos ejercicios básicos son:

Flexiones. Con las manos y el pecho en el suelo, coloca las palmas en posición de empuje hacia arriba. Levántate y vuelve a bajar. Repite tantas veces como puedas durante 30 segundos.

Flexiones

Plancha. La plancha es uno de los ejercicios más completos para trabajar todo el cuerpo, pero especialmente, abdominales y lumbares. El reto es aguantar la posición más de un minuto.

Plancha

Sentadillas. De pie, separa los pies a la anchura de la cadera. Dobla las rodillas y baja tanto como puedas, sin levantar los pies. Repite tantas veces como puedas durante 30 segundos.

Sentadillas

Dominadas. Necesitas una barra para colgarte. Sube el cuerpo con las palmas hacia fuera (trabajas dorsales y antebrazos) o hacia dentro (bíceps y antebrazos). Repite 10-15 veces.

Dominadas

Estos son los ejercicios elementales para empezar a dominar la calistenia. Sobre todo, hay que fijarse en la técnica: el movimiento debe estar bien hecho, completo y controlado.

Calistenia para principiantes

Si somos principiantes, hay que tener en cuenta que el cuerpo tal vez no esté adaptado a un gran peso. Por tanto, sobrecargarlo puede llevarnos a tener los músculos doloridos al día siguiente, lo que puede hacer que tengamos que descansar.

Si nos acabamos de iniciarnos es recomendable que hagamos ejercicio dos veces por semana, al menos durante las primeras cuatro semanas. De esta manera, tendremos tiempo para recuperarnos, avanzar y agregar un tercer día de entreno.

Podemos hacer un entrenamiento de cuerpo completo, pero con distintas prioridades para los diferentes días. El primer día podemos centrarnos en ejercicios de empuje; el segundo, en un entrenamiento de tracción (dominadas) y, el tercero, de piernas (sentadillas o estocadas).

No hay una regla de oro para el número más adecuado de series y repeticiones. Hay que aprender a escuchar el cuerpo, ajustando la intensidad y el volumen para rendir al máximo.

Si estamos tensos, mejor hacer estiramientos; si estamos cansados o agotados, puede ser señal de que el cuerpo necesita más tiempo para recuperarse.

Ser consciente de tus fortalezas y debilidades te ayudará a avanzar en tu entrenamiento de calistenia. Si tienes dudas, pregunta a un entrenador personal.

¿Te gustaría conocer tu estado físico? 
Entra en la calculadora de la edad de tu salud de la App.

Fuentes:

Federación Española de Street Workout y Calistenia (FESWC)

Colegio Estadounidense de Medicina Deportiva (ACSM)


Jóvenes andando por la calle con mascarilla

La genética, clave para determinar la gravedad con la que nos afecta la COVID-19

Un estudio reciente ha encontrado que las personas que padecen una COVID-19 grave tienen una respuesta inmunitaria muy distinta a los que la sufren de una forma asintomática o leve. En los primeros la respuesta inmune es desproporcionada, según han confirmado las últimas investigaciones publicadas.

Por el Dr. Pedro L. González, especialista en Medicina Preventiva y de Salud Pública y periodista científico

El estudio, publicado en la revista Nature Medicine se hizo en la universidad de NewCastle, en el Reino Unido, estudiando el suero de 130 personas que habían padecido la COVID-19 en diferentes grados de gravedad.

Según los autores, la característica que mantenía a las personas asintomáticas tras la infección podría ser la presencia de niveles elevados de linfocitos B productores de anticuerpos IgA2, como un sistema de defensa de primera línea, especialmente en la mucosa de la nariz.

En el estudio se encontró que los individuos infectados y asintomáticos se caracterizaban por tener niveles altos de un tipo particular de célula inmunitaria: linfocitos B que producen inmunoglobulina A (IgA), que es la primera defensa de entrada ante la entrada del virus en el organismo y están presentes en las mucosas. Además, los pacientes con síntomas leves y moderados tenían niveles elevados de linfocitos B y T colaboradores.

Por el contrario, las personas que sufrieron una COVID-19 grave y tuvieron que ingresar en el hospital tenían niveles bajos de las células inmunitarias anteriores, mientras que producían de forma descontrolada células que potencian la inflamación como monocitos y linfocitos T asesinos, que son los responsables de la respuesta inmune desproporcionada.

Algunas personas son más propensas que otras a enfermarse gravemente. Una enfermedad grave significa que una persona con COVID-19 puede necesitar: hospitalización, cuidados intensivos, un ventilador para ayudarle a respirar o, incluso, puede morir.

Las personas con mayor riesgo, y quienes viven o visitan a estas personas, deben tomar precauciones para protegerse de contraer COVID-19.

Especialista analizando muestras de COVID-19

La genética es clave para predecir la gravedad de la COVID- 19

Los estudios epidemiológicos han identificado tres factores de riesgo de enfermedad grave: ser varón, ser anciano y tener otras condiciones médicas.

Sin embargo, la variabilidad clínica interindividual sigue siendo enorme en cada categoría demográfica. Descubrir la causa raíz y los mecanismos moleculares, celulares y a nivel de tejidos que explican cómo aparece COVID-19 que pone en peligro la vida, es de la máxima importancia biológica y médica.

Un aspecto fundamental para entender la COVID-19 es que la absoluta mayoría de las complicaciones no se producen por el propio coronavirus, sino por una respuesta inmunitaria desproporcionada o alterada hacia el virus. Si la respuesta del sistema inmunitario se descontrola, apareciendo la conocida como tormenta de citoquinas e inflamación exagerada, el pronóstico será grave.

El sistema inmunitario es complejo y en él intervienen muchos genes, entre ellos los que codifican las citoquinas conocidas como interferones (IFN). El IFN es una proteína que actúa en primera línea de defensa contra los virus. Los individuos que carecen de IFN específicos pueden ser más susceptibles a las enfermedades infecciosas.

En un estudio realizado en China se encontró que los pacientes con COVID-19 grave tienen fallos genéticos que les hacen producir menos IFN de tipo I y III. También se ha observado que más del 10 % de los pacientes graves de COVID-19 producen auto-anticuerpos contra este interferón. Todo esto les hace más susceptibles a la invasión del virus.

Gracias a estos hallazgos, los científicos han concluido que la genética es la que determina la gravedad de la infección. De esta manera al identificar los componentes celulares responsables de la gravedad de la enfermedad se pueden crear fármacos que soluciones este problema.

No hay que olvidar que, aunque las vacunas y el mejor control de la transmisión, permitan una convivencia con el SARS-Cov2, éste seguirá entre nosotros y serán necesarios tratamientos que lo atajen con éxito.

Fuentes: