En AXA Health Keeper te hemos hablado del Body combat, la combinación del boxeo con las artes marciales y todos los beneficios que para tu salud puedes conseguir practicándolo. Hoy vamos a centrarnos en el kick boxing para mujeres, en qué consiste un entrenamiento kick boxing y también, en lo que puede aportar a tu salud. ¿Te apetece?

Descubre todas las disciplinas deportivas con AXA Health Keeper y pregunta en nuestros gimnasios a los entrenadores personales sobre aquella que se ajuste mejor a tus necesidades. ¡Regístrate ya!

MujeresKickboxing

¿Qué es el kick boxing?

Es similar al body combat pero no es un programa coreografiado, sino un deporte de contacto que mezcla los golpes de fuego rápido del boxeo y las patadas de artes marciales. Tonificas todo el cuerpo, combinas musculación con actividad aeróbica y aprendes a defenderte. Además, lleva un sistema reglamentado para evitar lesiones.

Es un entrenamiento de alta intensidad, que no se tiene por qué hacer siguiendo el ritmo de una música y que normalmente se realiza con guantes de boxeo.

Beneficios de practicar kick boxing

  • Hasta el calentamiento es un deporte cardiovascular en el que se acelera el pulso y la respiración, y en el que se gastan muchas calorías.
  • Tonifica la musculatura del tren superior e inferior, gracias a las patadas y puñetazos que le das al saco.
  • Precisa de unos estiramientos dinámicos antes de comenzar para mejorar la
  • Es un entrenamiento completo, porque combinas cardio y musculación al mismo tiempo. ¿Recuerdas el crossfit?
  • Te ayuda a aumentar la autoestima, porque enseña a defenderte y aumentará tu confianza en tus posibilidades.
  • Mejora la coordinación en el movimiento, porque se realizan patadas y golpes superiores con una cadencia que exige un orden.
  • Mejora tu atención, porque debes estar atento a tus movimientos para no perder el ritmo.
  • Mejora tu circulación y tu respiración, porque aumentas las frecuencias y oxigenas mejor el organismo.
  • Elimina el estrés, ya que liberas adrenalina y segregas serotonina que da sensación de bienestar.
  • Es divertido porque varía según tu fuerza y tu disposición, y te hace llegar al límite sin hacerte daño.

Entrenamiento básico de Kick boxing

  1. Calienta con un entrenamiento básicamente cardiovascular: Carrera de unos tres kilómetros y saltos a la comba durante 15 minutos. Los saltos son rápidos y seguidos o por tandas, cambiando el apoyo o desplazándote.
  2. Ejercicios básicos: flexiones, abdominales, sentadillas y/o burpees durante 15 minutos.
  3. Estiramientos dinámicos para la flexibilidad y estiramientos de cuello.
  4. Paos o Thai pads: Son unas almohadillas que sujeta una persona y que otra golpea con guantes. Siempre en movimientos cortos de derecha a izquierda. Máxima potencia y velocidad.
  5. Saco: Se puede alternar un saco ligero y otro pesado. Consiste en soltar puñetazos y patadas combinadas: 4×3 de puño-pierna, o 3 patadas seguidas y 3 puños seguidos.
  6. Combate cuerpo a cuerpo, para entrenar todas las técnicas que luego se utilizan en una competición. Necesitas a un contrincante que entrene contigo. En el caso de entrenar solo, no para competir, se refuerza más la forma física y el saco.
  7. Estiramientos y relajación.

Como contraindicación, podríamos decir que sigue siendo un deporte de contacto y que en una competición puedes sufrir lesiones por caídas o golpes, sobre todo en la cara. En un entrenamiento individual, ese peligro desparece.

Sigue una alimentación acorde con el gasto energético de un deporte tan exigente y en poco tiempo verás los resultados. Regístralos en AXA Health Keeper y consigue Fitpoints para canjear por servicios de salud. ¿A qué esperas?