Estamos tan acostumbrados a que el calabacín esté en nuestra cocina que a veces no reparamos en lo bueno que es. En su versatilidad y sobre todo, en las propiedades nutricionales, entre las que destaca su gran capacidad depurativa y diurética. Hoy te vamos a enseñar todas las propiedades del calabacín. ¿Te apetece?

Busca a los endocrinos y nutricionistas de AXA Health Keeper y pregúntales tus dudas. Puedes registrarte aquí.

Calabacín: propiedades nutricionales.

  • Es un 95% de agua.
  • Ayuda a mantener y bajar de peso, por su bajo contenido calórico.
  • Es rico en vitamina C, lo que estimula el sistema inmunológico, cuida de la piel y las mucosas y favorece la absorción de hierro.
  • Es rico en fibra, lo que evita que tengamos problemas de estreñimiento.
  • Contiene vitamina B3, que previene la formación de placas de ateroma porque reduce los niveles de colesterol y triglicéridos, mantiene la glucosa a raya y cuida de los huesos.
  • Es fuente de provitamina A, un gran antioxidante que evita el envejecimiento prematuro de las células.
  • Es rico en pectina y celulosa, lo que lo hace muy digestivo.
  • Es fuente de potasio necesario para el equilibrio hídrico del organismo y nos ayuda a eliminar toxinas. Se recomienda a los deportistas, ya que ayuda a una correcta hidratación.
  • Contiene calcio para los huesos y magnesio y fósforo para los músculos.
  • No aporta grasas.

Además el calabacín es barato, fácil de encontrar en cualquier época del año, de sabor suave y con posibilidad de cocinarlo de muchas maneras, toda ellas deliciosas. Es un aliado perfecto para una cena light.

Recuerda que al vapor o en crudo es como se conservan mejor todas sus propiedades.

Calorías del calabacín

El calabacín sólo aporta 15 calorías por cada 100 gramos. Es, por tanto, un producto muy poco calórico que se utiliza mucho en dietas de adelgazamiento.

Un calabacín mediano mide entre 15 y 20 cm y su peso está entre 200 y 300 gramos. En un puré para cuatro personas se utiliza uno entero, pero en una ración de un pisto, unas brochetas, una ensalada, o una tortilla cada comensal no ingiera más de 150 gramos, es decir unas 20 ó 30 calorías (en crudo).

ThinkstockPhotos-84466397. calabacín interior

Cómo cocinar el calabacín/ Recetas sanas con calabacín.

  1. Tortilla de calabacín. Corta un calabacín sin pelar en cuadraditos. Pica ajo, cebolla y perejil y saltea en una sartén con aceite de oliva. Escurre y reserva. Bate unos huevos y añade los calabacines salteados. Salpimenta y deja reposar. Haz una tortilla con la mezcla. Acompaña de una ensalada verde.
  2. Calabacín gratinado. Mezcla pan rallado y queso rallado parmesano. Corta dos calabacines en rodajas no muy finas. Empana las rodajas con pan rallado y queso. Coloca en una bandeja de horno sobre papel y hornea a 200 grados unos 20 minutos. Sirve como guarnición a un pescado.
  3. Calabacín relleno con verduras. Parte el calabacín por la mitad longitudinalmente. Quita la carne de dentro y reserva. Mete la piel del calabacín al horno 180 grados. Con sal y unas gotitas de aceite. Sofríe en una sartén la carne del calabacín con cebolla. Añade zanahoria picada, tomate pelado y brócoli cocido. Saca la piel del calabacín, rellena con esta mezcla y mete de nuevo a hornear 5 minutos.
  4. Calabacín al vapor con hierbas provenzales. Se prepara al microondas en un estuche de vapor especial microondas. Lava los calabacines y corta en rodajas gruesas. Introduce en el estuche con dos cucharadas de agua y cocina 10 minutos. Saca el recipiente y pincha para comprobar que estén tiernos. Añade una pizca de sal, pimienta y tomillo, orégano y albahaca. Pulveriza aceite de oliva por encima o agrega unas gotitas con cuidado de no empapar. Vuelve a cocinar un minuto más y sirve caliente.
  5. Crema de calabacín. Limpia unos puerros y corta la parte blanca en rodajas. Corta el ajo en láminas y el calabacín en trozos pequeños. Pocha todo en una olla con un poco de aceite. Añade caldo de verduras hasta tapar, sal y nuez moscada. Deja cocer 25´. Al final añade unos quesitos y pasa por el chino.
  6. Pisto manchego. Trocea una cebolla y pon a dorar. Ve añadiendo también troceados un calabacín, un pimiento rojo y uno verde y una berenjena. Deja cocinar poco a poco. Añade sal y pimentón. Pasados 10 minutos añade tomate troceado. Deja cocer media hora más. Cuando vayas a servir añade un huevo batido.
    Si cortas las verduras en rodajas y añades hierbas provenzales lo puedes convertir en un delicioso “Ratatouille”.

Ya ves que son platos sencillos, ricos y muy sanos. Anímate a probarlos todos. Triunfarás este verano sin que eso repercuta en tu peso.

En AXA Health Keeper queremos que aprendas a comer bien.