Un estudio responsabiliza a los huevos del aumento de enfermedades cardiovasculares y provoca confusión entre los medios de comunicación y el público general. Los nutricionistas recomiendan un consumo de 2 o 3 veces por semana, siempre acompañados con ensalada o verduras y pan integral.

 En AXA Health Keeper tenemos endocrinos y nutricionistas cualificados que pueden ayudarte a comer mejor. Regístrate aquí.

Relación entre huevos y enfermedades cardiovasculares

Los huevos vuelven a agitar la actualidad nutricional. Siempre nos habían dicho que comer mucho huevo era malo. Sin embargo, los últimos estudios indicaban lo contrario. Ahora, volvemos a preguntarnos: ¿de verdad siempre es bueno?

Un reciente estudio publicado en el Journal of the American Medical Association (JAMA) ha observado una correlación entre el colesterol en la alimentación y la mayor incidencia de problemas cardiovasculares. La investigación también descubrió que los huevos eran los principales responsables de ese aumento de enfermedades cardiovasculares. Ambas observaciones son el resultado de analizar estudios de seis grupos de seguimiento de casi 30.000 pacientes durante 33 años.

En concreto, los autores indicaron que, si se consumen 300 mg de colesterol con los alimentos (un huevo equivale a 180 mg), hay un riesgo del 17% mayor de tener algún problema cardiovascular con el tiempo.

La investigación, sin embargo, cuenta con dos debilidades, resaltadas por sus propios autores. En primer lugar, se basa en el recuerdo de consumo de los participantes. En segundo lugar, no se han tomado en cuenta la influencia de otros factores asociados como la obesidad, el tabaquismo o un estilo de vida poco adecuado para la salud cardiovascular.

Pese a todo, los científicos coinciden en que el análisis estadístico se ha hecho con todas las garantías y que la asociación que arroja como resultado es muy robusta.

Confusión en el consumo de huevos

Anteriormente, la Asociación Americana de Cardiología se hacía eco de otros estudios y del meta-análisis publicado en 2013 que agrupó 17 estudios y más de 3 millones de pacientes. En ellos, no se encontraron evidencias de la relación entre el consumo de huevos y las enfermedades cardiovasculares. Hasta el punto de que las recomendaciones dietéticas del 2015 daban libertad para el consumo de huevos.

Así las cosas, la controversia estaba servida y la confusión entre el público aumentada, pues los medios de comunicación se han hecho eco de estos resultados de forma extensiva.

 Cómo lo interpretaron los medios

 La mayor parte de los medios de comunicación internacionales han escrito sobre el asunto con decepción. Además, han generado algo de alarma sobre el consumo de huevos. Así, el órgano del comité de médicos para una medicina responsable titulaba:Los huevos romperán tu corazón”  y USNews usnews.com: “Noticias que romperán el corazón de los consumidores de huevos”.

El New York Times fue más cauto y contrastó la noticia con distintas fuentes. Tituló: “¿Son los huevos malos para tu corazón? Puede ser. La CNN, sin embargo, anunció claramente la dosis peligrosa: “Tres o más huevos a la semana, aumentan el riesgo de muerte prematura.

 Por su parte, los medios europeos no se quedaron a la zaga. El Science Post en francés tituló: “Los huevos son dañinos para la salud cardiovascular”.

 En realidad, lo que se observa es la gran confusión que se ha producido al trasladar al gran público resultados de diversos tipos de estudios científicos con distinta fuerza probatoria. La ciencia de la alimentación no depende del vaivén o el matiz que cada nuevo estudio pueda aportar.

 

Comer huevo es sano

 

 Cómo aplicarlo en el día a día

La relación entre el consumo de huevos y la enfermedad cardiovascular es modesta. Lo reconocía el Dr. Eckel, editorialista del JAMA. Sin embargo, si se considera a toda la población, el hallazgo es suficientemente fuerte como para recomendar un consumo moderado.

Existen muchos estudios potentes que demuestran que el consumo de un huevo al día es seguro para la mayoría de la población y no incrementa el riesgo de infarto o ictus. No consumir más de tres huevos a la semana es una medida prudente, sobre todo si se padece diabetes, se es fumador o ya se tiene la tensión alta.

Por supuesto, importa mucho lo que se come con los huevos. La grasa saturada de la mantequilla, el queso, el bacon, las salchichas o los pastelillos aumentan el colesterol mucho más que el de la yema del huevo. Y los carbohidratos refinados de las tostadas, los pastelitos o las patatas fritas también aumentan el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

En resumen, los nutricionistas recomiendan que, si te gustan los huevos, puedes tomarlos dos o tres veces por semana, de forma que la media sea inferior a uno al día. Lo ideal es que se tomen con ensalada o verduras y se acompañen con pan integral. Es muy sabroso y la evidencia científica más reciente dice que es saludable.

¿Quieres saber si llevas un estilo de vida saludable? Desvela tus 
dudas con nuestro test de estilo de vida. Regístrate aquí.

FUENTES:

  • Journal of the American Medical Association (JAMA).
  • The BMJ.
  • Office of Disease Prevention and Health Promotion (ODPHP).