La tasa de infección por coronavirus ha aumentado mucho más rápido de lo esperado desde que las sociedades europeas se reabrieron casi completo dese principios del mes de junio. Pero la variante BA.5 de omicron es, como lo describen algunos expertos, «una bestia diferente, con un nuevo superpoder”. Ya que no parece que se vayan a promulgar restricciones, cada uno tiene que conocer su riesgo de infección y sus consecuencias a medio y largo plazo.

Por el Dr. Pedro L. González, especialista en Medicina Preventiva y de Salud Pública y periodista científico

La BA.5 tiene una alteración suficiente en la proteína de la espiga que hace que la inmunidad de la vacuna previa o de la infección previa de Omicron (incluida la infección reciente) no ofrezca mucha protección.

Sabemos que BA.5 es más infectiva y escapa más la inmunidad. Aún no está claro si es más grave, pero se ven repuntes preocupantes en las hospitalizaciones (aunque aún no en las muertes).

Para tener una idea del riesgo de las reuniones en interiores sin mascarilla, hay que pensar que si tenemos un 6,5% de población asintomática con COVID-19, en una multitud de 50 personas, la probabilidad de infectarse es del 96%. Esto es especialmente cierto ahora que sabemos que la vacuna (incluso con 2 refuerzos) y/o la infección previa ofrecen relativamente poca protección contra la infección, aunque siguen siendo enormemente protectoras contra la infección grave y la muerte.

Una de las claves de la BA.5 es que una infección previa, ya no proporciona una sólida protección contra la reinfección. Y esa vieja idea de que la inmunidad híbrida (vacuna más infección) proporciona una superinmunidad (y, por tanto, no hay que tener cuidado) ya no es cierta: se está viendo que esas personas se reinfectan en 1-2 meses.

Grupo de personas reunidas con mascarilla por nueva variante.

Los riesgos de COVID persistente

Por otro lado, se han realizado muchos estudios que evalúan los riesgos COVID-19 persistente, entendido como cualquier síntoma que persiste más de uno o dos meses después de la infección aguda. La mayoría de los estudios calibre en el 15 al 20% la prevalencia de la COVID persistente.

La persona mejor protegida sigue teniendo al menos una probabilidad de 1 entre 20 de padecer síntomas persistentes si se contagia de COVID-19 hoy. Y aunque algunos casos de COVID prolongado implican un único síntoma que no disminuye notablemente la calidad de vida (como la tos o una leve alteración del gusto), otros implican síntomas incapacitantes como fatiga profunda, niebla cerebral severa o intensa falta de aliento.

Además de los síntomas que duran varios meses o más, también existe el riesgo de otras complicaciones a largo plazo que se ponen en marcha por la infección original. Se ha visto un aumento significativo de ataques cardíacos, derrames cerebrales, diabetes y coágulos sanguíneos, medidos al menos un año desde el momento de su infección.

Actuar bajo el principio de precaución con la COVID-19 

Ante estos riesgos, ¿cómo es mejor actuar para salvaguardar la salud de medio y largo plazo?

En primer lugar, si no te has vacunado al menos tres veces, debes asegurarte de hacerlo. La vacunación al día -además de sus otros beneficios- reduce las probabilidades de padecer COVID-persistente entre un 15 y un 50%, según el estudio.

Seguir utilizando la mascarilla en el supermercado y otros interiores sin la ventilación adecuada. Lo mismo en el caso de grandes aglomeraciones o eventos en los que hay distancia suficiente entre personas. La BA.5 se transmite también exteriores.  Hay que tener en cuenta que las tasas oficiales de infección son en realidad unos 100 puntos más altas porque no tienen en cuenta todos los casos no declarados y diagnosticados mediante pruebas caseras.

Por desgracia, no hay garantía de cuándo ocurrirá eso, ni siquiera de si ocurrirá, teniendo en cuenta que siguen apareciendo más variantes infecciosas y que escapan a la inmunidad. Habrá que ver los resultados con una cuarta dosis mejor diseñada para Ómicron.

El precio de seguir siendo cuidadoso parece menor que los riesgos de una COVID persistente prolongado. Aunque el descenso de los casos de COVID-19 agudo grave es motivo de celebración, la amenaza del coronavirus a largo plazo merece nuestro respeto.

Fuentes:

  • SARS-CoV-2 variants of concern and variants under investigation in England. Technical briefing 43 24 June 2022 UKHSA
  • Outcomes of SARS-Cov2 infection. https://doi.org/10.21203/rs.3.rs-1749502/v1
  • Vaccine Effectiveness of Primary Series and Booster Doses against Omicron Variant COVID-19-Associated Hospitalization in the United States. Katherine Adams. medRxiv 2022.06.09.22276228; doi: https://doi.org/10.1101/2022.06.09.22276228
  • Long COVID after breakthrough SARS-CoV-2 infection. Al-Aly, Z., Bowe, B. & Xie, Y. Nat Med (2022). https://doi.org/10.1038/s41591-022-01840-0
  • Association between two mass-gathering outdoor events and incidence of SARS-CoV-2 infections during the fifth wave of COVID-19 in north-east Spain: A population-based control-matched analysis. The Lancet Regional Health Europe.Published: February 28, 2022 DOI: https://doi.org/10.1016/j.lanepe.2022.100337
  • SARS-CoV-2 (hCoV-19) Mutation Reports. Lineage Comparison. info