El conocido “efecto afterburn” es aquel por el que tu cuerpo, una vez que has terminado tu sesión de entrenamiento, sigue quemando calorías. ¡Has oído bien! Puedes seguir bajando tripa, después de terminar de hacer deporte.

Para que esto sea realmente efectivo, se necesita cambiar ciertos aspectos de la rutina deportiva, de modo que durante el periodo en el que te estás recuperando de un esfuerzo, tu metabolismo continúe activo.

Este efecto podría alargarse hasta 24 horas tras el entrenamiento, dependiendo de la intensidad, del trabajo cardiaco y de una combinación de periodos de alta intensidad con tiempos de recuperación activa.

Regístrate en AXA Health Keeper y deja que nuestros profesionales te aconsejen.

En qué consiste el efecto afterburn

La mecánica de este efecto se explica a través de la EPOC, que es el exceso de oxígeno consumido tras el ejercicio intenso. Hablamos de ejercicio intenso, cuando se realiza al 80% de tu Frecuencia Cardíaca Máxima, de modo que para obtener la energía que necesitas debes consumir más oxígeno. Al terminar de entrenar, necesitas energía para devolver todos los procesos a la “normalidad” y por eso puedes seguir quemando hasta 200 calorías más.

Sobre todo, durante la primera hora tras haber realizado ejercicio, será cuando tu cuerpo gaste más energía en recuperarse, y seguirás quemando grasas. Después ese gasto irá disminuyendo poco a poco.

Para que esto realmente funcione recuerda que:

  • Hay que intercalar intensidad alta y media.
  • Al menos debes realizar el ejercicio durante 45 minutos.
  • Deberás combinar cardio y musculación. Comienza y termina siempre con cardio.

¿Conseguiré bajar tripa con estos ejercicios?

Para reducir abdomen en AXA Health Keeper te hemos enseñado ejercicios específicos para bajar tripa. Pero con el efecto afterburn lograrás seguir quemando grasa abdominal.

¡Toma nota!

  1. Cinco minutos de calentamiento y estiramiento.
  2. Un minuto de sprint.
  3. Dos minutos de caminar a paso ligero, para recuperar respiración.
  4. Cinco minutos de abdominales.
  5. Un minuto de sprint.
  6. Dos minutos de caminar a paso ligero, para recuperar respiración.
  7. Cinco minutos de sentadillas.
  8. Un minuto de Sprint.
  9. Dos minutos de caminar a paso ligero, para recuperar respiración.
  10. Cinco minutos de flexiones.

Se repiten los ciclos hasta completar 45 minutos de entrenamiento y se termina con relajación y estiramiento de todos los grupos musculares.

Según se vaya entrenando los períodos de recuperación serán más cortos y los intensos algo más largos, para acelerar el metabolismo.

Recuerda recuperarte después con líquidos abundantes, alimentos con proteínas e hidratos de carbono. Por ejemplo una ensalada de pasta con pollo o arroz con verduras, y de postre un batido de plátano con leche de soja o un buen zumo de frutos rojos. ¡Cómo apetece!

Descubre en Health Keeper by AXA más consejos saludables y consigue servicios de salud aprecios especiales. ¡¡Porque cuidarse tiene premio!!