La RCP puede salvar vidas, es sencilla y puede aprenderse. ¡Toma nota!
En AXA Health Keeper tienes cardiólogos que pueden responderte todas las dudas sobre salud cardiovascular. Regístrate y conócelos.

Qué es RCP

El corazón puede dejar de latir de forma brusca e inesperada, produciendo lesiones en tejidos y órganos que pueden provocar una muerte súbita.
La parada cardiaca es la principal causa de fallecimiento prematuro en España y ocasiona la muerte de unas 30.000 personas cada año en el país, según datos de la Sociedad Española de Cardiología.
No obstante, las posibilidades de supervivencia de alguien que padece una parada respiratoria aumentan en un 70% si se actúa en pocos minutos. La reanimación cardiopulmonar (RCP) en primeros auxilios es lo que debemos realizar para mantener el riego y la oxigenación en el cuerpo, y poner de nuevo en marcha el corazón.

Cómo hacer RCP

Hacer la RCP puede salvar una vida, es sencillo y puede aprenderse. La Fundación Española del Corazón indica que la reanimación que pueden realizar las personas sin formación sanitaria consiste en tres pasos:

  1. Reconocer si el paciente ha sufrido una parada cardiaca: en el caso de que una persona esté inconsciente, no respire y no tenga pulso (posible parada cardíaca).
  2. Avisar al número de emergencias: pedir ayuda y llamar al 112.
  3. Empezar el masaje cardiaco: cuando compruebes que la persona está en paro cardíaco hay que empezar con compresiones torácicas lo antes posible.
  4. Pedir un desfibrilador: una vez hemos comenzado con el masaje cardíaco, abrir el desfibrilador y colocar los parches sobre el pecho. El aparato te irá diciendo qué hacer.

Masaje cardíaco

– Colocar el paciente boca arriba, tú ponte de rodillas al lado y empieza a comprimirle el centro del pecho con la manos entrelazadas a un ritmo de 100 por minuto.
– Bajar el tórax 5 centímetros en cada compresión. Se recomienda que os alternéis en estas maniobras para mantener un ritmo constante hasta que llegue la ambulancia.
– Si alguna persona tiene formación sanitaria, se puede empezar el boca a boca: tapar la nariz de la persona e insuflarle aire en la boca, a un ritmo de 2 ventilaciones por cada 30 compresiones.

Ritmo RCP

El ritmo de las compresiones en la reanimación tiene que ser 100 por minuto. Casualmente existen algunas canciones que nos pueden ayudar a mantenerlo:

– La Macarena de Los del Río

– Stayin’ Alive de los Bee Gees

– Que el ritmo no pare de Patricia Manterola

– The lazy song de Bruno Mars

RCP en niños

El primer paso de la reanimación cardiorespiratoria básica en niños es también comprobar si respira. Para ventilar a un lactante, insuflaremos aire a través de la boca-nariz del pequeño, que estará con el cuello en posición horizontal. Y en niños más mayores haremos insuflaciones suaves y lentas, boca-boca pinzando la nariz.
A continuación, realizaremos 30 compresiones torácicas con el talón de la mano o con ambas manos en el tercio inferior del esternón, con una fuerza que baje un tercio la profundidad del tórax. En bebés, hay que usar los dedos anular y medio, perpendicularmente al esternón un dedo por debajo de la línea entre los dos pezones a ritmo 30/2.
Recuerda que es mucho mejor hacer algo que no hacer nada.