Donar sangre es algo sencillo que no nos cuesta nada, pero hacernos donante de médula ósea nos suena como algo mucho más complicado. ¿Sabes lo importante que es donar médula ósea y células madre? ¿Sabes cómo se hace? Te lo explicamos.
En AXA Health Keeper queremos ayudarte en todo lo que necesites. Puedes preguntar tus dudas a nuestro hematólogos y oncólogos. Responderán a todas tus preguntas. Regístrate.

En qué consiste la donación de médula

La médula ósea es un tejido esponjoso que se encuentra en el interior de algunos huesos. Correspondería a lo que se denomina tuétano.
No es lo mismo que la médula espinal.
La médula espinal recorre la columna vertebral y se encarga de transmitir los impulsos nerviosos al cerebro. Por eso, en caso de accidente, una persona con la médula espinal dañada deja de tener conexiones nerviosas desde la vértebra lesionada hacia abajo.
La médula ósea se encarga de producir células sanguíneas (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas), que son necesarios para transportar oxígeno, defendernos de agentes infecciosos externos y coagular la sangre en caso de heridas, respectivamente.
Existen algunas enfermedades como la leucemia, la talasemia, algunos linfomas, síndrome de inmunodeficiencia…etc, que hacen que la médula deje de producir células sanguíneas o las produzca defectuosas, lo que acarrea graves problemas de salud.
Muchas de esas enfermedades se podrían solucionar mediante un trasplante de médula ósea de un donante sano que sea compatible con el paciente.

Requisitos para donar médula

Cada persona tiene un conjunto diferente de proteínas (HLA) en la superficie de las células. Cuanto mayor sea el número de dichas proteínas o antígenos compatibles entre el donante y el receptor mayor posibilidad de que el organismo del paciente acepte las células madre del donante de médula ósea.
Esto sucede más habitualmente con parientes cercanos, como hermanos, aunque en la realidad, solo 1 de cada 4 parientes son compatibles, por lo que se hace tan imprescindible que exista un banco de médula, como pasa con la sangre, al que acudir en caso de no encontrar a ningún pariente cercano idóneo.

Qué son las células madre

Las células madre o progenitores hematopoyéticos son capaces de producir todas las células de la sangre, es decir, todos los glóbulos rojos o hematíes, los glóbulos blancos o leucocitos y las plaquetas o trombocitos.
Las células madre se pueden obtener de la médula ósea (por ejemplo, en los huesos de la cadera) y también de la sangre periférica y del cordón umbilical.

Cómo se dona médula ósea

Puede ser donante de médula ósea, toda persona entre 18 y 55 años de edad, que no padezca ninguna enfermedad con posibilidad de ser transmitida al receptor ni que padezca ninguna enfermedad que pudiera agravarse por una donación.
La donación es siempre altruista y voluntaria, es decir, no se debe cobrar absolutamente nada por realizarla ni se debe acudir coaccionado. El nombre del receptor siempre será anónimo.

  • Se comprobará lo primero la histocompatibilidad del donante mediante un análisis de sangre.
  • Si es idóneo se guardarán sus datos en un
  • En caso de necesidad se le avisará para la donación.
  • La donación se realizará de la sangre periférica (citoaféresis) o por medio de una punción en las crestas ilíacas (cadera). El médico decidirá el método en cada caso.
  • Se utilizará anestesia epidural o general.
  • Tras la donación se recomiendan dos o tres día de reposo relativo.
  • El médico prescribirá un analgésico por si hubiera dolor en la zona de la punción.

Si te has decidido a donar médula ponte en contacto con el centro de referencia de donantes de tu comunidad. En cualquier centro de salud te facilitarán los teléfonos y te informarán de los trámites para hacerte voluntario.
Tu gesto puede salvar muchas vidas. Gracias por ser tan generoso. En AXA Health Keeper nos encanta que te cuides y que mires por los demás.