A simple vista no podemos saber si una lesión en la cabeza es leve o no. Aunque la mayoría solo causan dolor en la zona, en ocasiones pueden producir pérdida de conciencia, vómitos o problemas al hablar. En estos casos, hay que acudir a un médico de inmediato. Te enseñamos cómo actuar.

En AXA Health Keeper te damos consejos de salud para que te cuides y cuides de los tuyos. Regístrate y descubre nuestro amplio cuadro médico.

Golpes en la cabeza

Un golpe en la cabeza es cualquier tipo de lesión en el cerebro, el cráneo o el cuero cabelludo, que puede ir desde un golpe leve o un moretón hasta una lesión cerebral traumática.

Puede ser difícil evaluar qué tan grave es una lesión en la cabeza con solo mirar. Algunas lesiones menores en la cabeza sangran mucho, mientras que otras más graves no sangran en absoluto. Por ello, es importante tratar todos los golpes en la cabeza con seriedad.

¿Cuándo ir al médico?

Los golpes en la cabeza no deben tomarse a la ligera. Consulta con un médico de inmediato si crees que tiene los síntomas de una lesión cerebral grave, es decir:

  • pérdida de conciencia
  • convulsiones
  • confusión o desorientación
  • vómitos
  • problemas de equilibrio o coordinación
  • incapacidad para enfocar
  • fuga de líquido claro por la oreja o la nariz

Llama al 061, a los servicios de emergencia (112) o acude a un hospital, incluso, si se tienen síntomas después de uno o dos días de la lesión.

Síntomas de un traumatismo craneoencefálico

Un traumatismo craneoencefálico es (en términos coloquiales) un golpe fuerte en la cabeza. La mayoría de traumatismos en la cabeza son leves y no producen daños, según la Sociedad Española de Urgencias de Pediatría. Y es que con golpes mínimos es muy raro que se produzcan lesiones.

En general, tras un traumatismo craneoencefálico la persona solo sentirá dolor en la zona del golpe y no precisará atención sanitaria. Pero si se tienen vómitos, pérdida de conciencia o somnolencia, visión borrosa, irritabilidad, alteraciones del habla o falta de coordinación (aunque muchos síntomas pueden ser pasajeros) hay que buscar asistencia médica urgente.

De esta manera, si se sospechan lesiones importantes no se debe mover a la persona, en especial su cuello, o si creemos que se ha producido una lesión en la columna cervical.

Cómo bajar un chichón

Un chichón es un bulto que se forma en la cabeza, como consecuencia de un golpe. Se produce cuando se rompen las venas que circulan por el cuero cabelludo, lo que hace que la sangre se acumule debajo de la piel y aparezca el bulto.

Para disminuir el chichón o prevenir su aparición suele aconsejarse aplicar hielo a la zona. El frío, por constricción de los vasos sanguíneos afectados, combinado con un poco de presión sobre la zona ayuda a reducir el tamaño de la hinchazón.

Los más propensos a sufrir este tipo de accidentes son los niños pequeños. No obstante, es un tipo de traumatismo que no suele requerir intervención médica y desaparece en 4 o 5 días.

Cómo saber si un golpe en la cabeza es grave: Golpes en la cabeza en niños

Golpes en la cabeza en niños

Los traumatismos craneoencefálicos o golpes fuertes en la cabeza son muy frecuentes en la infancia. La mayoría de los casos no acarrean consecuencias serias, pero en ocasiones la lesión puede ser grave, especialmente en los más menores de un año (caídas desde el cambiador, sillita, cuna, etc.).

Después del golpe, se recomienda acudir al médico para una exploración neurológica. Tras la valoración del pediatra, gran parte de los niños y niñas son dados de alta y enviados a casa. Los padres deberán comprobar si aparece algún signo de alarma durante las 24-48 horas siguientes:  somnolencia excesiva, desorientación, llanto persistente, dolor, debilidad, etc.

Hay que intentar mantener un ambiente silencioso en casa, aplicarle frío a la zona (si hay chichón) y elevarle un poco la cabeza. Si aparecen los síntomas descritos anteriormente o empeora su estado, se debe volver inmediatamente al servicio de urgencias más cercano.

¿Consideras que tiene buena salud? ¡Descubre la edad de tu salud en la calculador de la App!

 

Fuentes:

Health Line

Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU

Sociedad Española de Urgencias de Pediatría

Asociación Española de Pediatría