La toma de antibióticos sigue siendo algo muy controvertido. Este tipo de medicamento solo se puede tomar por prescripción médica y durante un tiempo determinado. En caso contrario, puede tener consecuencias negativas a corto y largo plazo para la salud. A continuación te explicamos cómo debes tomarlos.

En AXA Health Keeper tenemos profesionales de la salud que pueden ayudar a saber cómo tomar los antibióticos.  Regístrate aquí.

¿ Qué son los antibióticos?

Los antibióticos son un tipo de medicamento con el que combaten las infecciones causadas por bacterias, destruyéndolas o impidiendo su crecimiento. Sin embargo, su alto consumo se debe a que se tratan también con ellos infecciones causadas por virus, que no requieren ni responden a los antibióticos, como los catarros, las infecciones respiratorias, o incluso casos de otitis o faringitis.

Los antibióticos tienen un claro peligro que es precisamente lo que se pretende evitar: si se toman cuando no es necesario, podrían no funcionar cuando en realidad sí se necesiten. Es decir, cada vez que una persona toma antibióticos aumenta las probabilidades de que el medicamento no elimine algunas de las bacterias existentes. Estas bacterias pueden mutar de manera que son más difíciles de eliminar. Entonces, los antibióticos que las eliminaron en el pasado ya no son efectivos y no funcionan.

Cómo se deben tomar los antibióticos

Los antibióticos se deben tomar, siempre, bajo prescripción médica. En primer lugar, la mejor instrucción que se debe seguir es tomarlo exactamente como lo ha indicado el facultativo. En caso de no tener una indicación médica, siempre hay que tomar la cantidad exacta que índice la etiqueta del mismo. Es decir, si la etiqueta dice que debe tomar el medicamento a una hora determinada, hay que seguir estas instrucciones porque la etiqueta sería la fuente correcta de la que debemos fiarnos.

En tercer lugar, los antibióticos hay que tomarlos siempre durante todo el tiempo que indique tanto el médico como la etiqueta del medicamento. Suele pasar que, tras tomarlo unos días, haya mejoría, pero es importante que eso no suponga un cese de la toma del mismo. Es necesario tomar todo el medicamento recetado para deshacerse de las bacterias que son un poco más fuertes y sobreviven a los primeros días del tratamiento. De hecho, pueden desarrollarse bacterias que un antibiótico no pueda eliminar, las denominadas ‘bacterias resistentes a los antibióticos’.

Cómo se deben tomar los antibióticos. Efectos secundarios

Efectos secundarios

Por norma general son totalmente seguros. Pero es importante estar atento a los efectos secundarios. Los más comunes suelen ser náuseas, diarrea y dolor de estómago. En las mujeres, los antibióticos pueden provocar candidiasis vaginal. En raras ocasiones, los antibióticos pueden causar una reacción alérgica peligrosa que puede requerir atención de emergencia.

Si el antibiótico causa efectos secundarios con molestias que persisten, es necesario consultar al médico para ver si hay un tratamiento que pueda ayudar a eliminar o disminuir los efectos secundarios. En definitiva, al tomar antibióticos es difícil evitar algunos efectos secundarios menores, pero si son más graves, es necesario ponerlo en conocimiento del médico.

Cómo hacer para que los antibióticoticos no caigan mal

Los antibióticos orales destruyen los microorganismos patógenos, pero la mayoría de las veces también se llevan por delante la flora intestinal. Para evitar que suceda esto y tener la temida diarrea, es importante reforzarla. Para ello, en algunos estudios se ha visto que tomando probióticos antes y después de la toma de antibióticos, hay enos diarrea asociada a la toma de los mismos. Sin embargo, este efecto requiere consenso y validación científica.

En general, se recomienda dejar pasar un mínimo de dos horas entre la toma del antibiótico y la del probiótico para evitar que el medicamento destruya a las bacterias que contiene el probiótico.

Fuentes:

  • Clínica Mayo
  • NCBI
  • Puerta de la investigación
  • Cigna
  • Scielo