Hacer dieta suena fácil, pero ponerse a ello no lo es tanto. Aunque muchas veces se apela a la fuerza de voluntad como punto clave para seguir una dieta, hay más factores que inciden en ella, como hacer ejercicio de manera regular. A continuación, te contamos cómo conseguir aunar estas dos cosas.

En AXA Health Keeper tienes un amplio abanico de entrenadores y nutricionistas que valorarán tu condición física y te aconsejarán. Haz ejercicio con nosotros. Regístrate aquí.

 

CÓMO TENER FUERZA DE VOLUNTAD PARA SEGUIR UNA DIETA Y HACER EJERCICIO DE MANERA REGULARTener fuerza de voluntad para hacer dieta

Tener en una dieta o hacer ejercicio de manera exitosa regular requiere esfuerzo y sacrificio. En muchas ocasiones, ese esfuerzo y sacrificio solo se consigue teniendo fuerza de voluntad . De hecho, el germen del adelgazamiento a través de una alimentación equilibrada se apoya principalmente en la fuerza de voluntad. Esta tesis viene avalada por nutricionistas y dietólogos, como afirma la dietista Mirta Herrera. Según esta nutricionista, una persona que desea tener éxito en una dieta debe apelar a las denominadas ‘Cuatro D’: deseo, decisión, determinación y disciplina.

Para Herrera, estos son los cuatro pilares que pondrán a prueba el éxito de la dieta y de la capacidad de la persona para tener constancia y fuerza de voluntad. Para empezar, el deseo del cambio es totalmente necesario, ya que en caso de que no sea así, no se conseguirá nada. La decisión y determinación, por su parte, se refiere al hecho de ser totalmente consciente de que ha llegado el momento de decidir ese cambio de hábitos. Por último, tener la fuerza de voluntad necesaria para tener disciplina hará que la balanza se decante hacia el lado del éxito.

La ciencia también arroja luz sobre si la fuerza de voluntad realmente ayuda a la dieta o no. Según un estudio publicado por la revista Health Psychology Review, la fuerza de voluntad solo tiene resultados a corto plazo. La razón es que es muy difícil que a largo plazo la mente se resista a la tentación.

Cómo aprender a ser constante

Este estudio pone de manifiesto que no solo hace falta fuerza de voluntad, sino también constancia. De hecho, aprender a ser constante es fácil. Sin embargo, a la hora de la verdad puede no ser tan sencillo. Las dietas se comienzan siempre con expectativas y las personas están deseosas de ver resultados a las primeras de cambio. Cuando no es así, nace la frustración y se abandona la constancia. Y por tanto, la dieta.

En este sentido, Paola Cóser, nutricionista especializada, asegura que para evitar que eso suceda y se abandone el camino correcto hay que ser consciente de lo importante: «si no interiorizas el deseo de querer bajar de peso, por mucho que lo intentes no conseguirás nada «. Para ella, la motivación y la constancia, van de la mano, por eso la clave es «establecer un control y consciencia sobre el proceso al que nos vamos a someter». Para ello, definir metas y diseñar un plan paso a paso de la dieta es el camino a seguir para ser constantes.

Cómo tener fuerza de voluntad para seguir una dieta y hacer ejercicio de manera regular. Constante

Cómo ser constante en el ejercicio

Para realizar ejercicio de manera regular también necesitamos fuerza de voluntad. A veces, sucede lo mismo que con las dietas. Se empieza con fuerza, los resultados no llegan y comienza la frustración, con el posterior abandono. En este caso, también hay que saber cómo ser constante en el ejercicio.

Para empezar, de nuevo hay que definir y planificar: ¿qué queremos hacer? ¿Cuándo lo queremos hacer? ¿Con qué objetivo? Estas son las preguntas básicas que nos ayudarán a ser constante. Tras este paso reflexivo, llega el momento de elegir una actividad. Precisamente en este punto es muy importante que elija una actividad que sea atractiva, que nos guste. En caso de que nos guste, la actividad requiere sacrificio y más fuerza de voluntad. Además, la haremos con desgana.

Otros de los motores de la constancia es saber priorizar. Hay que olvidarse de las excusas y poner la actividad por delante de otras. Si queremos conseguir algo, tenemos que dedicarle un tiempo al día. Es esencial no dejar de hacer deporte.

Concepto idealizado

Sin embargo, el hecho de que la fuerza de voluntad sea clave para seguir una dieta y perder peso no está del todo claro. Esta afirmación ha sido puesta en entredicho por la dirección del Laboratorio de Salud y Alimentación de la Universidad de Minnesota, la psicóloga Traci Mann. En una investigación elaborada durante los últimos 20 años ha estudiado la forma en la que nos ponemos un régimen y reaccionamos ante las restricciones alimentarias autoimpuestas, y su respuesta es ciertamente asombrosa.

Según explica en su libro Secrets From The Eating Lab (HarperWave), las dietas no funcionan . El motivo es que todas las dietas para adelgazar están basadas en la fuerza de voluntad, algo que hace inviable su éxito. “Nadie tiene la suficiente como para resistir la tentación si está continuamente enfrentándose a ella”, apunta Mann.

Para esta psicóloga, apelar a la fuerza de voluntad es «algo bonito, pero a la vez un mito», porque los cuerpos y los cerebros no están preparados para «resistir ante la abundancia de comida».

De hecho, en 2016 se publicó otro estudio a través del cual se demostraba que no por intentar controlarrse haciendo una dieta se puede tener éxito en la misma.

¿Te gustaría conocer tu estado físico? Entra en la calculadora de la edad de tu salud  en nuestra APP?

Fuentes:

  • Secretos del laboratorio de alimentación
  • Revisión de psicología de la salud
  • APA (Asociación Americana de Psicología)