Descubre cómo puedes activar tu cuerpo aunque trabajes sentado.

Una gran parte de la población mundial tiene un “trabajo sedentario”.

Se denomina así al puesto de trabajo que no precisa de un movimiento contínuo, y en el que se pasan muchas horas en la misma postura y los desplazamiento son muy cortos.

Muchos trabajadores pasan muchas horas al día sentados frente a un ordenador o una cadena de montaje.

Su trabajo diario no precisa que se muevan salvo en trayectos muy cortos y el grupo de músculos que ejercitan durante al menos ocho horas seguidas es muy reducido.

¿Tienes un trabajo sedentario?

Esto no debe significar que tu cuerpo tenga  que resentirse, ya que hay maneras para que no sólo no repercuta negativamente en él, sino que lo ejercites un poco durante la jornada.

¿Quieres saber cómo ejercitarte incluso mientras trabajas?

  1. En primer lugar la postura es muy importante.

Debes estar bien sentado con la espalda recta y apoyada siempre que sea posible.

Si trabajas frente a un monitor de ordenador deberá estar justo delante, no debes ladear la cabeza, y si tienes varias pantallas mueve el asiento.

Si es una cadena de montaje hay procurar que siempre esté delante, que no debas torcer la espalda o el cuello.

Los hombros rectos y atrás y las muñecas más bajas que los codos. Si no es así regularás la altura del asiento.

Si al sentarte correctamente, con la espalda pegada al respaldo, las piernas te quedan colgando deberás poner un taburete bajito para elevarlas y que el ángulo de la rodilla sea recto.

  1. Levántate siempre que sea posible. Mejor que mover la silla con ruedas y deslizarte, levántate a por lo que te haga falta, y si no, al menos cada media hora, camina 30 segundos para aliviar la tensión en el tronco.
  1. Descansa la vista también durante tres minutos cada media hora mirando a una distancia media o larga. Los problemas visuales que más aparecen hoy en día tienen mucho que ver con el hecho de que miramos distancias cortas (pantalla, mesa, máquina..) durante mucho tiempo seguido y el ojo pierde flexibilidad para enfocar las distancias largas.
  1. Estira los músculos. Aunque parezca que queda feo, estírate, porque los músculos llevarán quietos mucho rato y se producen microcontracturas.
  1. Mueve la cabeza hacia delante y hacia atrás. También hacia los lados y haz rotaciones.
  1. Estira los brazos en cruz y arquea la espalda.
  1. Estira la piernas. Un buen ejercicio es rotar los tobillos hacia dentro y hacia fuera, en tantas de diez, cada media hora, y levantar el empeine sin mover los talones para sentir el estiramiento.
  1. Mientras estás sentado se pueden realizar ejercicios de glúteos que sirven para fortaler. Consiste en contraer y relajar los glúteos al menos cien veces sin parar. Esto se puede realizar sin necesidad de dejar de trabajar, y cuando nos acostumbramos realmente lo podemos hacer sin pensar.
  1. También puedes mantener el abdomen contraído durante periodos cortos y después relajarlo. Es una costumbre que no cuesta nada y fortalece la tripa.

Con estos sencillos pasos conseguirás que tu jornada laboral no mine tu masa y fortaleza muscular y no llegues a casa con dolor de espalda y de cabeza.

 ¿Te animas a probarlo?

Con Health Keeper by AXA podrás registrar tu actividad física sincronizando tus apps favoritas o usando el tracker de nuestra app, así conseguirás Fitpoints y obtendrás precios especiales para servicios de salud y bienestar. ¿Todavía no estás registrado?

Solicita ahora tu invitación aquí.