Llevar mascarilla durante periodos prolongados altera el patrón respiratorio y la regulación de la temperatura, afectando al cuerpo y la mente. Por eso se hace importante aprender a respirar con mascarilla y evitar los efectos secundarios de su uso prolongado, ahora que es complemento obligado para seguir con las normas de prevención de la COVID19.

Por el Dr. Pedro L. González, especialista en Medicina Preventiva y de Salud Pública y periodista científico

Las mascarillas alteran el intercambio de calor, lo que impacta en la regulación de la temperatura facial e incluso la corporal. El Centro de Prevención y Control de Enfermedades (CDC) ha demostrado en trabajadores sanitarios que este aumento del calor tiene efectos psicológicos y fisiológicos significativos.

Por otro lado, el uso de la mascarilla aumenta el ritmo respiratorio y retira el CO2 de la exhalación con mayor rapidez de la que se produce. Esto hace que, aunque haya un nivel de oxígeno adecuado, éste no llegue a los tejidos de forma óptima.

El aumento de resistencia a la respiración hace que el usuario adopte un patrón de respiraciones cortas y rápidas, lo que se conoce como hiperventilación, que tiene, a su vez, consecuencias negativas a medio y largo plazo.

Diversos estudios han demostrado que el uso de mascarilla durante 20 minutos conduce a una saturación de CO2 elevada. Este hecho, se ha comprobado que altera la función cognitiva, la memoria y la atención, por lo que afecta especialmente a personas que deben usar la mascarilla durante periodos de tiempo prolongado como los profesionales sanitarios, los profesores y los niños en la escuela o los dependientes de tiendas.

Independientemente de la mascarilla que se utilicen, el efecto de la hiperventilación, la restricción de oxígeno y la excesiva retención de CO2 puede llevar a padecer síntomas como:

  • Ansiedad
  • Apnea ligera
  • Dolores de cabeza
  • Mareos y confusión
  • Manos y pies adormecidos
  • Problemas con el sueño

Respirar es uno de los actos más importantes de nuestra vida cotidiana. Afecta a como pensamos y nos sentimos. Por este motivo, es útil seguir las siguientes recomendaciones si se va a llevar mascarilla durante 20 minutos o más:

  1. Hacer 5 respiraciones de calidad (inhalar durante 4 segundos, exhalar durante 6 segundos) antes de ponerse la mascarilla, con una pausa de dos segundos entre cada una. De esta manera, prevenimos la aparición de un patrón rápido de respiraciones.
  2. Respirar con ritmo lento y más profundo de lo habitual mientras se lleva la mascarilla. Un truco es fijarse en los demás para acordarnos de nuestro propio ritmo respiratorio.
  3. Hacer descansos cada hora u hora y media, quitándose la mascarilla en un lugar seguro para los demás y respirando profundamente como se indica en el punto primero.

Para preparar nuestro sistema respiratorio en caso de tener que llevar la mascarilla durante todo el horario laboral, o llevar doble mascarilla,  es recomendable utilizar un aparato de entrenamiento de la musculatura respiratoria. Este aparato consiste en un tubo con distintos grados de resistencia. Soplar en él durante cinco minutos por la noche al acostarse y cinco minutos por la mañana al despertar, permite adaptarse mejor a la respiración con mascarilla.

Mujer con mascarilla covid-19 trabajando

Seguir la normativa sobre mascarillas se asocia a un mejor bienestar emocional

La utilización prolongada y consistente de mascarilla se ha visto asociada con un mejor bienestar emocional, según un estudio de la Universidad de Edimburgo con más de 11.000 participantes, que se ha publicado recientemente.

El equipo de investigación, encontró que el seguimiento de las normas sobre el uso de mascarillas durante la COVID19 se asocia a un menor grado de ansiedad y sensación de soledad en los usuarios, al tiempo que a una mayor satisfacción con la vida y mejor bienestar.

Esta asociación se cree que se debe al efecto cognitivo de evitar la estigmatización o ser visto negativamente y sentirse parte de la mayoría social. De esta forma, se da un comportamiento de adherencia a pesar de la dificultad de respirar – si no se siguen ciertas técnicas como las ya indicadas- o de las molestias que el uso de la mascarilla puede producir.

Hay que recordar que la mascarilla por sí sola no asegura una prevención completa de la infección por coronavirus. La higiene de manos y la distancia social son las otras dos medidas preventivas que deben acompañar el día a día en tiempos de la COVID19.

Fuentes:

Physiological Impact of the N95 Filtering Facepiece Respirator on Healthcare Workers

Raymond J Roberge, Aitor Coca, W Jon Williams, Jeffrey B Powell, Andrew J Palmiero Respiratory Care May 2010, 55 (5) 569-577

Hypercapnia impaired cognitive and memory functions in obese patients with obstructive sleep apnoea Kung SC, Shen YC, Chang ET, Hong YL, Wang LY.. Sci Rep. 2018;8(1):17551. Published 2018 Dec 3. doi:10.1038/s41598-018-35797-3

Efectos del entrenamiento de la musculatura respiratoria sobre el rendimiento. Revisión bibliográfica... J. L. González-Montesinos, C. Vaz Pardal, J. R. Fernández Santos, A. Arnedillo Muñoz, J. L. Costa Sepúlveda, R. Gómez Espinosa de los Monteros Rev Andal Med Deporte. 2012;5:163-70

Face covering adherence is positively associated with better mental health and wellbeing: a longitudinal analysis of the CovidLife surveys

Drew Altschul, et al  medRxiv 2020.12.18.20248477; doi: https://doi.org/10.1101/2020.12.18.20248477