Las nuevas variantes del SARS-Cov2, como la Omicron y la Delta son altamente transmisibles y, además de mantener las medidas de precaución para prevenir el contagio, los test rápidos de antígenos son una buena herramienta para la toma de decisiones. Sin embargo, hay que saber cómo, cuándo y cuáles estamos utilizando.

Por el Dr. Pedro L. González, especialista en Medicina Preventiva y de Salud Pública y periodista científico

Qué es un test de antígenos

Una prueba rápida de antígenos detecta las proteínas del SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, en una muestra.

La prueba de la reacción en cadena de la polimerasa o prueba PCR, es diferente. Detecta el material genético del virus. Las muestras de PCR son recogidas por personal sanitario capacitado, y son procesadas en el laboratorio. 

Fiabilidad

Sin embargo, las pruebas rápidas de antígenos no son tan fiables como las de PCR. Es más probable que obtengas falsos negativos (la prueba indica que no tienes COVID-19 cuando sí lo tienes), o falsos positivos (la prueba indica que lo tienes cuando no lo tienes).

De acuerdo con las indicaciones del Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC), las pruebas rápidas de antígenos son útiles:

  • Si quieres comprobar rápidamente si tienes COVID-19. Por ejemplo, puede que tengas una reunión familiar próximamente, a la que asistirán muchos parientes ancianos y vulnerables, y quieras mantenerlos a salvo.
  • También puedes utilizar una prueba rápida de antígenos si tienes síntomas de COVID-19 y no puedes hacerte inmediatamente una prueba PCR.

Cómo realizarse un test de antígenos correctamente

Para realizar las pruebas, lo mejor es seguir las instrucciones al pie de la letra para obtener un resultado fiable:

  1. Dependiendo del tipo de prueba, tendrás que recoger una muestra de secreciones nasales o de saliva, que introducirás en una solución química. Has de introducir la torunda (el extremo blando que se introduce en la nariz) en ambas fosas nasales al menos 2 cm y girarla cinco veces
  2. Una vez que hayas recogido la muestra, pasa a la solución química y coloca 3 o 4 gotas en el dispositivo indicador, según el fabricante. No añadas más para tener buena suerte.
  3. A continuación, colocas esa solución química que contiene tu muestra en un dispositivo indicador, algo parecido a una prueba de embarazo.
  4. Hay dos líneas de color que debes buscar. Una es una C (el control). Te indica si la prueba funciona correctamente. La otra es una T (prueba) o Ag (antígeno). Y es la combinación de estas la que da el resultado:

a) Si aparece la línea de color C y no aparece la línea T, tu resultado es negativo (es poco probable que tengas COVID-19). Si no tienes síntomas, ¡felicidades! Pero si los tienes: hazte una prueba de PCR para estar seguro. Mientras tanto, evita el contacto con otras personas.

b) Si aparecen las líneas C y T, tu resultado es positivo. Haz un seguimiento lo antes posible con una prueba PCR para confirmarlo y, mientras tanto, confínate en casa.

c) Si no aparece la línea de color C, la prueba no es válida. Puede que el kit de la prueba haya caducado, o que no hayas hecho la prueba correctamente. 

7 consejos para obtener un resultado fiable con los test de antígenos

Según los organismos internacionales, esto es lo que hay que tener en cuenta a la hora de hacerse un test de antígenos:

  1. La precisión de las pruebas rápidas de antígenos mejora si las haces cuando tienes síntomas o en los siete días siguientes a una posible exposición.
  2. Comprueba la fecha de caducidad. No utilices una prueba que haya caducado.
  3. Algunas pruebas deben estar a temperatura ambiente durante 30 minutos antes de su uso. Así que planifica con antelación.
  4. Si utilizas un hisopo nasal, suénate la nariz antes de recoger la muestra. Si utilizas una prueba de saliva, no comas ni bebas 10 minutos antes de recoger la muestra.
  5. Para evitar contaminar la muestra debes limpiarte las manos y hacer la prueba sobre una superficie plana y limpia.
  6. Nunca hay que tocar el extremo de la torunda, ya que lo contaminarás.
  7. Lee los resultados en el momento exacto recomendado. Por ejemplo, las instrucciones pueden pedirte que leas el resultado no antes de 15 minutos después de añadir la solución y no después de 20 minutos. Después de 20 minutos el resultado puede dejar de ser exacto.

La Unión Europea (UE) solo recomienda usar test con un mínimo de especificidad (capacidad de detectar verdaderos negativos) del 97% y una sensibilidad (capacidad de detectar verdaderos positivos) del 90%. A través del boletín Eurosurveillance se ha publicado el listado de los test más fiables.

Fuentes:

  • Options for the use of rapid antigen tests for COVID-19 in the EU/EEA – first update. European Centre for Disease Prevention and Control
  • Antigen-detection in the diagnosis of SARS-CoV-2 infection. Interim guidance. 6 October 2021. World Health Organization
  • Comparative sensitivity evaluation for 122 CE-marked rapid diagnostic tests for SARS-CoV-2 antigen. Scheiblauer Heinrich,  et al. Germany, September 2020 to April 2021. Euro Surveill. 2021; 26(44):pii=2100441. https://doi.org/10.2807/1560-7917.ES.2021.26.44.2100441