Menos de cinco meses tras el primer caso de COVID19 informado en China, hay más de 90 vacunas contra el SARS-Cov2 -el coronavirus- compitiendo por convertirse en la esperanza de la humanidad. Seis de ellas están ya probando su seguridad en humanos.

Por el Dr. Pedro L. González, especialista en Medicina Preventiva y de Salud Pública y periodista científico.

Para validar una vacuna se necesita inocularla a miles de personas sanas y comparar su efecto con el que produce un placebo en otro grupo de personas en la misma situación. Esto requiere observar las diferencias en inmunidad entre estos dos grupos a lo largo de meses, incluso años, vigilando que no haya efectos secundarios indeseables que no hagan recomendable la vacuna.

Pero esta pandemia ha urgido a los científicos a acelerar y hacer más sencillo este proceso. Con este fin, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha diseñado un ensayo clínico que probará varias vacunas en un mismo estudio.

El estudio, bautizado como el ensayo de la vacuna solidaria, busca acelerar el desarrollo con un diseño de incorporación progresiva de las vacunas. Los participantes se enrolan de forma continuada y conforme entran en el estudio se les administra alguna de las vacunas, de forma que las que no muestren resultados positivos van siendo descartadas.

Aunque la OMS no es la única entidad de investigación que persigue la esperanza de una vacuna eficaz y rápida. El NIH (Instituto Nacional de la Salud de Estados Unidos) ha revelado un acuerdo con una docena de compañías farmacéuticas dirigido a coordinar el desarrollo de vacunas contra el coronavirus.  Además, la coalición para la preparación ante epidemias (CEPI) está financiado el desarrollo de otras nueve vacunas.

No obstante, la elevada demanda global parece que hará que los competidores colaboren. Esto es así, según los analistas de marcado, porque serán necesarias múltiples vacunas de múltiples fabricantes para poder atender la demanda de miles de millones de dosis. Aún así, subyace la preocupación de que esta necesidad haga desatender la seguridad en cierto grado, pues normalmente se tardan años en detectar algunos de los peores efectos secundarios de las vacunas.

Además, cualquier vacuna contra el coronavirus que demuestre ser segura y efectiva probablemente solo proporcionará inmunidad durante un período limitado de tiempo. Al final, a las personas se les podría pedir que se pongan la vacuna del coronavirus anualmente junto con la vacuna contra la gripe.

Tipos de vacunas en desarrollo frente al coronavirus.

Tipos de vacunas en desarrollo contra el coronavirus

Hay distintos tipos de vacuna según sea el antígeno que dispare la respuesta inmunitaria y el trasporte mediante el que llega a contactar con el sistema inmunitario. En el desarrollo de la vacuna contra la COVID19 se están ensayando distintos métodos de estimula la respuesta inmunitaria del organismo:

  • Vacunas de ácidos nucleicos, una innovación muy prometedora, que consiste en inyectar la molécula de RNA o DNA dentro de un plásmido -pequeño fragmento celular de DNA.
  • Inyectar el RNA mensajero (mRNA) en sustancia oleosa y dejar que sea la propia célula la que lo internaliza.
  • Inocular proteínas del virus que viajan en vectores, como pueden ser bacterias o hongos. Esta modalidad es muy efectiva, pero a veces acarrea problemas de seguridad por la reacción que el vector puede provocar en el paciente. Son cerca del 40% de las que están siendo investigadas, pero ninguna ha llegado aún a la fase de pruebas en pacientes.
  • Vacunas de virus inactivos, que no pueden replicarse pero que estimulan la respuesta inmune como si estuvieran infectando el organismo. Esta modalidad es la más fácil de obtener y es muy segura pero menos efectiva en cuanto a respuesta inmunitaria.
  • También se están probado vacunas ya existentes como la BCG contra la tuberculosis, la MMR que se utiliza contra el sarampión o la rubéola o la nasal PrEP-001 (polyIC) contra la influenza o gripe.

A continuación se describen las candidaturas con más posibilidades extraídas de la descripción exhaustiva que hace periódicamente la Organización Mundial de la Salud

Componente Patrocinador Diana Modalidad Fase del desarrollo Estado del desarrollo
Ad5-nCoV CanSino Biologics proteína de entrada del coronavirus Viral vector Phase II Probada en 108 personas. De momento han desarrollado inmunidad. Esperan comercializarla finales de año
BNT162 BioNTech; Pfizer; Fosun Pharma proteasa principal del coronavirus RNA vaccine Phase I/II Probada en 12 adultos en Alemania. Se extenderá a 200 más en julio y hasta 8.000 en todo el mundo. Esperan tener primeras dosis en septiembre
AZD1222 (ChAdOx1 nCoV-19) University of Oxford; AstraZeneca; Serum Institute of India proteína de entrada del coronavirus Viral vector Phase I/II Planifica testarla en 6.000 personas a partir de julio y disponer de dosis a finales de septiembre
COVID-19 vaccine China National Biotech Group (Sinopharm) no revelado Inactivated virus Phase I/II Probada en más de 2.000 personas. Faltan resultados. Esperan comercializar a finales de año
mRNA-1273 Moderna; National Institutes of Health (NIH) proteína de entrada del coronavirus RNA vaccine Phase I Probada con éxito en 8 humanos. Estudio en julio con 30.000. Esperan primeras dosis a finales de año
NVX-CoV2373 Novavax; Emergent BioSolutions proteína de entrada del coronavirus Protein-based Phase I Probada en mayo 130 voluntarios en Australia . Ampliable a 200 más si resultados positivos en julio. No dan fechas de comercialización

La realidad es que aún se necesita tiempo y varios estudios para llegar a determinar si alguna de estas líneas de investigación dará como resultados vacunas que puedan proteger a las personas frente al virus en condiciones reales de utilización. Entre otras incógnitas, hay que determinar si los anticuerpos contra el coronavirus pueden durar el tiempo requerido para tener inmunidad.

En AXA Health Keeper tenemos una serie de artículos en torno a la COVID19 que te ayudarán a navegar mejor estos tiempos de pandemia. Infórmate con nosotros.

Fuentes: