La alimentación, la respiración o la forma de masticar afecta a la salud bucodental, y al organismo. La dentosofía es una disciplina holística de la odontología que busca el bienestar global a partir de la reeducación de la boca.

 En AXA Health Keeper tenemos odontólogos y cirujanos maxilofaciales que pueden ayudarte a mejorar tu salud bucodental. Regístrate.

Tener una boca sana no solo es lucir unos dientes y encías saludables. La salud bucal es un reflejo de nuestra salud general, por lo que debemos poner mucha atención en su cuidado.

La dentosofía (que significa la sabiduría de los dientes) da un paso más allá y busca un enfoque humanista de la odontología, la ciencia a la que pertenece. Los dientes son el espejo de nuestra vida interior y el bienestar de la boca es esencial para lograr el equilibrio de todo el organismo.

¿Qué es la dentosofía? 

Es un nuevo enfoque de la práctica odontológica, que concibe el equilibrio de la boca como el reflejo de la salud de todo nuestro cuerpo. La dentosofía supera el enfoque clásico del tratamiento dental convencional para ofrecer un bienestar global.

Desde que nacemos, nuestra boca es modelada físicamente por funciones vitales como la respiración, la succión-deglución y la masticación. Todos estos procesos repercuten en nosotros, llevándonos al equilibrio o al desequilibrio.

Cuando se produce una alteración, se activan automáticamente mecanismos de compensación para restablecer un equilibrio aparente. Esto genera esfuerzos inconscientes y permanentes que desencadenan cambios de tipo muscular, articular, óseos, orgánicos o emocionales.

Para corregir este desequilibrio, la dentosofía lleva a cabo una serie de acciones terapéuticas dirigidas a recuperar la salud de la boca y la armonía general.

¿Cómo funciona la dentosofía? 

Cuando tenemos un problema en la boca, el dentista lleva a cabo una serie de acciones para solucionar el sistema estomatognático (boca, mandíbula y aparato masticador). Para ello, utiliza distintas herramientas (aparatos odontológicos de reeducación funcional o prótesis).

Sin embargo, la dentosofía considera al paciente en su globalidad y supera los marcos habituales del tratamiento odontológico. Se trata de una visión innovadora y una concepción humanística de la odontología clásica.  

 Diferencias entre dentosofía y odontología 

Aunque la dentosofía forma parte de la odontología, existen diferencias significativas entre ambas disciplinas.

  • A nivel físico. En la ortodoncia convencional, el especialista decide dónde posicionar los dientes, imponiendo su fuerza. En cambio, en la dentosofía se reeducan las funciones alteradas y se reequilibran las fuerzas musculares, dejando a la boca autoorganizarse.
  • A nivel nervioso. En la dentosofía, el paciente se mantiene activo y es artífice de su propia transformación, mediante la realización de distintos ejercicios conscientes. En la odontología funcional, el cambio lo determina el propio odontólogo.
  • A nivel emocional. Los dientes van cambiando a lo largo de la vida. En momentos de estrés puede aparecer bruxismo (rechinar los dientes). Esto se refleja en la posición que asumen, donde aparece fijado el conflicto que ha generado el bruxismo.

Activadores

Objetivos de la dentosofía 

La teoría de la dentosofía está lejos de la odontología científica y no está aprobada por la comunidad científica. No obstante, tiene una serie de objetivos que, si no implican alteraciones de la boca, pueden ayudar a mejora la salud bucal. 

El principal objetivo de la dentosofía es la reeducación funcional de la boca, que suele lograrse mediante un tratamiento de ortodoncia convencional (brackets u ortodoncia invisible) o con dispositivos más modernos y efectivos, como los activadores.

Estas piezas, que suelen ser de goma, están disponibles en una gran variedad de formas y materiales. Los activadores permiten mejorar la respiración, la deglución y la masticación a través de la realización de distintos ejercicios.

Además de reeducar las funciones de boca y dientes, estos dispositivos logran un bienestar del paciente a nivel global. Estos son algunos de sus beneficios:

  • Respiración. Puede enseñar a respirar de forma fisiológica, lo que garantiza una mejor oxigenación y evita enfermedades respiratorias y alérgicas y la apnea del sueño.
  • Concentración mental. Se produce una mejora en la atención y la concentración del paciente.
  • Mejora la postura. Con los activadores se produce un aumento de la dimensión vertical de la masticación y un reposicionamiento de la mandíbula que provoca una mejora de las molestias en la espalda y de la postura corporal.
  • Puede contribuir a solucionar problemas sistémicos, como pesadillas, rinitis y otitis crónica, eczemas, alergias y trastornos del sueño, según Michel Montaud, uno de los padres de la dentosofía.

Como ves, la dentosofía no se centra solo en la boca, sino que abarca cuerpo y mente para lograr una armonía global. Una sonrisa 10 para un organismo que va en sintonía con ella.

¿Te cuesta relajarte? 
Averigua el motivo en nuestra app. 

Fuentes:

Dentosofía. Nuestros dientes, una puerta a la salud (editorial Gaia). Michel Montaud. Marzo 2017. https://www.grupogaia.es/libros/dentosofia/9788484456667/