Te presentamos un plan de dieta para depurarte, liberarte de las toxinas y limpiar tu organismo.

Ya sabes que para recuperar y mantenerte en tu peso “ideal” no basta con hacer unos días de dieta.

Debes adoptar hábitos saludables que te acompañen siempre, lo que no significa que no puedas disfrutar de una cena con amigos o una comida familiar. Desde Health Keeper by AXA te enseñamos como hacerlo y te premiamos por cuidarte con servicios de salud aprecios especiales.

Simplemente debes aprender cómo compensar cuando te pasas y que tu menú diario habitual cumpla con las ya más que conocidas normas de la alimentación equilibrada y sana.

¿Las recuerdas?

  • Come cinco veces al día. A media mañana y de merienda lo mejor fruta o un lácteo desnatado.
  • Toma cinco raciones al día de frutas y verduras.
  • Bebe litro y medio o dos litros de agua al día.
  • Realiza ejercicio regular, al menos durante 30 minutos dos o tres veces por semana.
  • Reduce el consumo de dulces y bollería, y de grasas saturadas, tabaco y alcohol.

Básicamente estas son las normas principales. Además debes cuidar la forma de cocinar, para no añadir calorías a los platos con salsas y grasas, tomar carnes magras, pescado azul, legumbres, y cereales integrales, tanto en panes, pastas o arroces.

Pero si después de una época de excesos, quieres empezar por limpiar tu organismo, te proponemos una dieta que te ayude a liberar toxinas.

¿Te apetece?

Puedes hacer una dieta básicamente líquida y limpia, como si salieras de un proceso gastrointestinal. Toma caldos sin grasa, sopas, zumos naturales, verduras cocidas, pescado blanco al vapor, piña, algún lácteo desnatado e infusiones depurativas como la cola de león, o la manzanilla.

Aquí tienen unos ejemplos de dieta depurativa:

  • Desayuno: Té verde o rojo con sacarina y fruta fresca como kiwi o fresas con yogur desnatado natural. O bien un zumo de frutos rojos, un bol de fresas y plátano, y café con leche desnatadas.
  • Almuerzo y merienda: un kiwi, o dos rodajas de piña.
  • Comida: Caldo de verduras. Lenguado al vapor. Piña de postre y una infusión de manzanilla. O bien puré de calabaza, zanahoria y cebolla, pechuga de pollo a la plancha y yogur desnatado. Al terminar una infusión de salvia. O bien arroz integral con tomate y calabacín como plato único y de postre macedonia de frutas y una infusión de cola de caballo.
  • Cena: Ensalada de lechuga, tomate, zanahoria y un yogur desnatado con una infusión de melisa. O bien un puré de calabacín y cebolla, una tortilla francesa y dos rodajas de piña con una infusión de hinojo.

No sigas este tipo de dieta más de tres días, porque es muy baja en calorías y restrictiva en algunos alimentos. Este tipo de dietas es sólo para limpiar. Después deberás hacer una dieta rica en frutas y verduras, con carnes,.pescados huevos, legumbres, y cereales.

Si tienes fuerza de voluntad puedes hacer durante un solo día o como mucho dos, una dieta depurativa sólo de frutas y verduras, que podría consistir en:

  • Desayuno: Café con leche desnatada y zumo de arándanos o frutos rojos.
  • Media mañana y merienda: zumo de cítricos natural.
  • Comida: Ensalada de tomate, cebolla y apio. Piña e infusión de manzanilla.
  • Cena: Macedonia de frutas, con fresas, kiwi y piña y una infusión de melisa.

Esta dieta te dará frío. Si vives en un lugar con temperaturas muy bajas no la hagas o cambia la ensalada por un puré de apio, cebolla y tomate, y por la noche añade un caldo de cebolla y tomate caliente para entrar en calor.

Acompaña cualquier cambio de hábitos con la práctica de ejercicio regular. Y si tienes dudas consulta con tu médico.

Recuerda que en la plataforma Health Keeper By AXA, tendrás acceso exclusivo a una biblioteca de consejos saludables. Además, sólo por registrarte tendrás acceso gratuito a orientación médica telefónica las 24 horas del día.

Descarga ahora tu aplicación aquí.