Durante los meses en los que un bebé se alimenta exclusivamente de leche materna, la madre debe cuidar su alimentación de forma especial. ¿Sabes qué necesidades nutricionales tiene una madre lactante? ¿Cómo debe ser la dieta durante la lactancia?
En AXA Health Keeper nos preocupa tu salud y si tu situación lo precisa puedes consultar a nuestros endocrinos y nutricionistas para que te asesoren. Conócelos registrándote aquí.

Leche materna beneficios

La leche materna es sin duda el mejor alimento para tu bebé y por ello la OMS recomienda que el bebé se alimente al pecho en exclusiva durante al menos los primeros 6 meses de vida.
La lactancia materna:

  • Reduce el riesgo de muerte súbita del bebé.
  • Ayuda en la maduración del sistema digestivo del recién nacido.
  • Reduce el número de infecciones gastrointestinales, respiratorias y urinarias durante el primer año de vida.
  • Disminuye el riesgo de padecer dermatitis atópica, alergias, asma, celiaquía, EII, obesidad y diabetes.

La leche materna contiene proteínas, carbohidratos y grasas en cantidades adecuadas y además, proporciona enzimas y hormonas que el bebé necesita para completar su desarrollo y maduración y anticuerpos que le ayudan a reforzar sus defensas.

Dieta para madres lactantes

  • Energía. Durante la lactancia la madre necesita un aporte mayor de energía, para producir la leche. Se recomienda un aporte extra en torno a unas 500 kilocalorías diarias durante los primeros seis meses de vida del bebé.
  • Proteínas. Se deberían consumir unos 25 gramos más de proteínas diarias (un total aproximado de unos 70 gr). Este aumento debe repartirse entre proteínas animales y proteínas de origen vegetal.
  • Hidratos de carbono. Son la principal fuente de energía y deben aportar el 50-60% de las calorías diarias. Por lo tanto, si las necesidades de calorías aumentan durante la lactancia, el aporte de hidratos deberá hacerlo igualmente.
  • Grasas. La leche materna es un alimento graso, con un 40% de grasas saturadas y un aporte importante de ácido oleico y otros ácidos poliinsaturados. Durante la lactancia es importante que la madre ingiera grasas cardiosaludables como el omega 3 y 6.
  • Minerales y vitaminas: Se recomienda una ingesta reforzada de vitamina C, vitaminas del grupo B, vitamina A, vitamina D y ácido fólico. Además, es esencial un porte extra de calcio, para evitar que la madre debilite su propio esqueleto (y no te olvides, cuando sea posible, retomar el ejercicio físico), hierro (unos 9mg /día), que puede estar más bajo tras el parto, zinc y yodo.

dieta lactancia interior-491653764

Guía dietética para madre lactante

Una madre lactante no precisa de una dieta especial, pero sí debe cuidar su alimentación y procurar que sea completa y variada.
No hay ningún alimento prohibido durante la lactancia, ni se ha comprobado que existan alimentos que realmente producen más leche (en contra de las creencias populares). La leche materna puede variar ligeramente su sabor en función de los alimentos que la madre ingiere, pero eso ayuda al bebé a familiarizarse con aromas y sabores distintos que le ayudarán en el momento de diversificar su alimentación.
Si en algún momento se observa y se asocia la ingesta de un alimento con una mala digestión, o diarrea del bebé, entonces sería aconsejable consultar con el pediatra y reducir o retirar ese alimento de la dieta materna.
Dieta lactancia materna menú
Si tienes dudas tu ginecólogo y la matrona te podrán preparar una dieta más específica, pero como consejos generales ten en cuenta:

  • Come más veces al día, aproximadamente las mismas que tu bebé.
  • Consume hidratos de carbono complejos (pan, arroz, pasta, legumbres…), reduciendo al máximo los azúcares simples (dulces, bollería…).
  • Elije siempre el aceite de oliva para cocinar y busca grasas saludables en el pescado azul o los frutos secos.
  • Refuerza tu ingesta de frutas y verduras para obtener vitaminas y minerales extras y un aporte de agua y fibra que te ayude a regular tus evacuaciones tras el alumbramiento.
  • Bebe abundantes líquidos, para compensar el que pierdes por la lactancia.
  • No hagas dietas para bajar de peso mientras estés dando de mamar. Tu cuerpo, naturalmente se irá regulando y, cuando termine este periodo, si lo deseas, pide ayuda a un profesional.

Disfruta de un momento único en tu vida y cuídate, para que así puedas cuidar mejor de tu bebé. En AXA Health Keeper nos encantará acompañarte, por eso ya te hemos hablado más de una vez sobre el embarazo y la lactancia, hábitos saludables, ejercicios de kegel… ¿lo recuerdas?