El síndrome del intestino irritable es parte de un amplio espectro de trastornos que afectan al sistema digestivo. Los cambios en la alimentación pueden ayudar mucho a aliviar sus síntomas. La dieta FODMAP te ayudará a detectar qué alimentos te irritan el colon y eliminarlos de tu dieta sin poner en riesgo la salud.

En AXA Health Keeper te ofrecemos ayuda si la necesitas y te enseñamos a comer bien con nuestros endocrinólogos y nutricionistas. Regístrate aquí.

Qué es tener colon irritable 

El síndrome del intestino irritable es un trastorno que afecta al intestino grueso y suele incluir síntomas como cólicos, dolor abdominal, hinchazón, gases, diarrea o estreñimiento (o ambos a la vez) y mucosidad en las heces.

Estos síntomas, que varían en severidad y duración de una persona a otra, aparecen porque el intestino es más sensible y cambia la forma en la que se contraen los músculos. Algunas personas sufren sobre todo diarrea, mientras que otras principalmente sufren estreñimiento o dolor abdominal sin un cambio importante en las deposiciones.

El colon irritable no suele producir modificaciones en el tejido intestinal ni aumenta el riesgo de cáncer colorrectal. Aunque no hay cura para este síndrome, el tratamiento va dirigido al alivio de los síntomas. En la mayoría de los casos, se pueden controlar modificando la alimentación y el estilo de vida. Por ejemplo, con la dieta FODMAP.

La dieta FODMAP

Para algunas personas, los cambios en la alimentación pueden ayudar mucho a aliviar los síntomas. Debido a que estos varían de una persona a otra, los cambios en la dieta también deben variar y adaptarse. Podemos beneficiarnos de adoptar una dieta FODMAP (Fermentable Oligosaccharides, Disaccharides, Monosaccharides And Polyols).

Se trata de carbohidratos de cadena corta (fructanos, lactosa, fructosa, sorbitol y manitol) que el intestino delgado no absorbe muy bien y que pueden causar problemas como diarrea, hinchazón, dolor abdominal y flatulencia.  Según un metaanálisis publicado en Gastroenterología y Hepatología, del 50% al 86% de las personas con este síndrome responden bien a una dieta FODMAP.

alimentos buenos para el colon irritable

Alimentos buenos para el colon irritable

El objetivo de este tipo de dieta es reducir o evitar ciertos alimentos que contienen carbohidratos que cuestan de digerir. Como informa el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón estadounidense (NIDDK), algunos alimentos que deben comerse menos son:

  • Fructosa: frutas como manzanas, peras, albaricoques, moras, cerezas, mango, nectarinas, ciruelas y sandía. Edulcorantes como miel y néctar de ágave y productos con jarabe de maíz alto en fructosa.
  • Fructanos: verduras como alcachofas, espárragos, repollo, coliflor, ajo, lentejas, champiñones, cebollas y guisantes. Granos como el trigo y el centeno.
  • Lactosa: leche de vaca, yogur, natillas, helados, requesón.
  • Polioles: frutas como duraznos o ciruelas; verduras como coliflor, champiñones y guisantes y edulcorantes como el sorbitol, el manitol, el xilitol, el maltitol.
  • Garbanzos, lentejas y productos de soja.

Alimentos que sí pueden comerse más, según la Harvard Medical School:

  • Lácteos: leche sin lactosa, leche de arroz, de almendras, de coco, yogur sin lactosa, quesos duros.
  • Frutas: plátanos, arándanos, melón, pomelo, kiwi, limón, naranjas y fresas.
  • Proteínas: carne de res, cerdo, pollo, pescado, huevos y tofu.
  • Nueces: almendras, macadamia, piñones y nueces.
  • Granos: avena, salvado de avena, pasta sin gluten como arroz, maíz, quinua.

El médico o nutricionista es el que guiará sobre cuál es la mejor manera de introducir o eliminar estos alimentos en la dieta durante algunas semanas y comprobar si realmente ayudan a mitigar los síntomas.

A menudo lleva mucho tiempo descubrir qué alimentos son los que no nos van bien. Para ello, podemos elaborar un registro de los distintos tipos de alimentos que ingerimos durante el día, lo que nos permitirá comprobar cuáles son los que empeoran los síntomas. Eliminarlos de la dieta bastará para reducir estos síntomas.

Recuerda que, tan importante como la alimentación, es seguir un estilo de vida saludable que incluya la práctica de ejercicio físico regular.

¿Crees que te alimentas correctamente? Haz el test de estilo de vida de la app y sal de dudas.

Fuentes:

  • Mayo Clinic
  • Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón estadounidense (NIDDK)
  • Harvard Medical School