La doctrina macrobiótica es un plan de alimentación basado en la intención de conseguir a través de la alimentación una vida plena, saludable y longeva. Hoy vamos a aprender más sobre la dieta macrobiótica ¿en qué consiste?

Fue creada en 1957 por un japonés que se centró en la medicina china y en el budismo, donde la salud siempre es sinónimo de un equilibrio entre el Yin y el Yan, lo femenino y lo masculino, el frío y el calor, la oscuridad y la luz. Cuando ese equilibrio se pierde, es cuando aparece la enfermedad.

En AXA Health Keeper queremos que estés informado de todas las disciplinas, métodos y planes de alimentación para que elijas bien antes de empezar una dieta. Pregunta a nuestros endocrinos y nutricionistas todas tus dudas. Regístrate aquí.

Dieta macrobiótica ¿En qué consiste?

Según esta dieta existen alimentos yan y yin:

  • Alimentos yan. Tienen una energía tonificante y caliente. Por ejemplo las legumbres, los cereales, el pescado, la carne o las verduras de raíz.
  • Alimentos yin. Su energía es fría y debilita. Por ejemplo la miel, el azúcar, los lácteos, algunas frutas en especial tropicales como la papaya, el mango o el kiwi, y hortalizas como el tomate, la berenjena.

dieta macrobiótica interior

Los cereales integrales deben componer el 50% de los alimentos diarios. Las hortalizas y vegetales serán el 25% de la ingesta y las legumbres el 15%. Se puede consumir huevo sólo cada 10 días y carnes blancas de forma excepcional. El pescado blanco sí se permite dos veces por semana. La fruta se consume mejor cocida o seca y ocasionalmente fresca. No se puede beber durante la comida, sólo antes o después. Té o café y agua tibia.

Todos los días se debe consumir dos platos de sopa de miso o de soja, mezclada con verduras o algas.

Están prohibidos:

  • Las carnes rojas y grasas animales.
  • Los productos lácteos.
  • Azúcares.
  • Tomates, berenjenas o patatas.
  • Frutas tropicales.
  • Alimentos refinados y precocindados.
  • Condimentos picantes.

Características especiales de este tipo de alimentación:

  • Se eliminan los productos industriales y se tiende a una alimentación más natural. Introduce muchos tipos de algas como alimento habitual lo que eleva los niveles de minerales como potasio, calcio, magnesio o yodo o calcio, y se consigue un gran aporte de agua y fibra.
  • Recupera la importancia de los cereales, mejor integrales y de cultivo ecológico.
  • Estimula la digestión, porque insiste en la necesidad de comer tranquilos, en ambientes relajados y masticando muy bien los alimentos.
  • Propone no comer nunca en estado de enojo o rabia, por lo que intenta relacionar la comida con un momento placentero.
  • Se puede unir a terapias orientales como el Shiatsu para equilibrar cuerpo y mente.
  • Se puede adecuar a cada persona, cultura y país.
  • Se permite el consumo de alcohol de forma moderada.

Efectos negativos de la dieta macrobiótica.

Como se reducen drásticamente los alimentos de origen animal, si la combinación de ingredientes no es muy variada, podría aparecer un déficit de vitamina B12, presente en carnes, pescados, huevos y mariscos.

Así mismo es posible que si se realiza de manera estricta puede haber una caída de proteínas y de vitamina D, por la falta de lácteos.

Como siempre decimos en AXA Health Keeper una dieta en la que existe un listado de alimentos que NO se ingieren es restrictiva, y por tanto debe realizarse con sumo cuidado y bajo la vigilancia de un profesional.

3 Recetas Macrobióticas

Para que saques ideas y puedas, si quieres, probar alguna, te dejamos unas cuantas recetas macrobióticas:

  1. Lentejas con arroz basmati. Se puede añadir unas verduras verdes y un poco de salsa de soja.
  2. Arroz rojo con calabaza y tofu. Se cuece el arroz solo y después se le incorpora calabaza cocida en dados y cebolla saltada con cubos de tofu.
  3. Sopa de miso y algas wakame. Se ponen a hervir en abundante agua las algas, dos zanahorias y dos cucharadas de quinoa. Cuando esté todo cocido se añaden 5 cucharada de miso blanco o rojo diluidas en agua, sal y salsa de soja. Se pueden ñadir fideos chinos o tacos de tofu para convertirlo en un plato único.

Recuerda cómo tu dieta puede ser equilibrada y cómo realizar correctamente una dieta vegetariana para evitar carencias. En AXA Health Keeper queremos que aprendas a comer bien.