Todos los expertos recomiendan en cualquier dieta equilibrada para adelgazar, ingerir frutas y verduras al menos cinco veces al día. Por eso hablar de una dieta para adelgazar sin verduras es como mínimo raro, ¿verdad?

En AXA Health Keeper buscamos información sobre todo tipo de dietas y menús pero es necesario que después preguntes a nuestros endocrinos y nutricionistas y aprendas a comer bien. Regístrate y comienza a cuidarte.

Adelgazar sin verduras… ¿se puede?

Por supuesto. El secreto está en combinar adecuadamente el resto de nutrientes.

No se van a poder descartar absolutamente, pero sí es posible que no sean el centro de todos los menús, ya que si las verduras no te gustan, hacer una dieta verde, es un verdadero suplicio. Prueba distintos tipos porque seguramente unas te gustarán más que otras y consigue la preparación que menos te disguste. Un puré, una crema…

La base está en consumir frutas que te compensen el aporte de fibra, agua, vitaminas y minerales y añadir cereales integrales y legumbres para que no disminuyan ni tus hidratos ni tus proteínas de origen vegetal.

El resto del planteamiento será igual que para realizar cualquier tipo de dieta. Es decir, debes estas concienciado, deber realizar una planificación de comidas, debes saber qué alimentos no te convienen, debes comer a menudo para acelerar el metabolismo, debes beber muchos líquidos para eliminar toxinas, no debes saltarte comidas para evitar el ayuno prolongado y debes consultar con tu médico si lo quieres hacer bien.

Frutas y Verduras.

Las frutas y verduras son importantes en toda dieta equilibrada y completa porque aportan agua, fibra, minerales y vitaminas. Son antioxidantes, ayudan a cuidar la piel, los tejidos, el cabello, son digestivas y saciantes.

La diferencia principal entre las frutas y las verduras son los azúcares simples. Por eso debes tener cuidado, porque si sustituyes todas tus verduras por frutas, es posible que ingieras un exceso de fructosa.

Para evitar este exceso toma dos o tres piezas de fruta máximo al día, bien en zumo o bien entera. Varía el tipo de fruta y el color, para asegurarte que ingieres toda la gama de vitaminas.

Dieta sin verduras interior

Ejemplo Menú de dieta sin verduras

Desayuno: Café con leche. Un kiwi o piña o un zumo de naranja. Una tostada de pan con aceite. O un bocadillo de pan de cereales con queso ligero.

Media mañana. Un yogur o un bol de fresas.

Comida:
Espaguetis con tomate, pollo a la plancha y dos mandarinas.
Lentejas con arroz y un yogur.
Patatas a la riojana, pescado al horno y una pera.
Estofado de carne con patatas y un bol de fresas.

Merienda: Uno yogur, o un puñado de almendras o de nueces.

Cena:
Crema de champiñones, salmón a la plancha y natillas.
Consomé, tortilla de jamón y queso y un yogur.
Pescado al horno con patatas y manzana al horno.
Canelones de carne con tomate y queso fresco con membrillo.

Si no te gustan las verduras definitivamente esta es tu dieta. Pero recuerda. Las frutas y verduras son esenciales así que si las vas a desterrar de tu vida, hazlo siempre con el consejo de tu médico.

En AXA Health Keeper te esperamos para que registres tus objetivos y consigas cada día más Fitpoints. Cuidarse tiene premio.