Intolerancia y alergia alimentaria pueden confundirse porque algunos de sus síntomas se parecen. Sin embargo, son dolencias con diferencias importantes. La intolerancia alimentaria te hará sentir mal, mientras que una verdadera alergia alimentaria puede llevarte al hospital. Te explicamos cómo puedes distinguirlas.

En AXA Health Keeper te ofrecemos ayuda si la necesitas y te enseñamos a comer bien con nuestros endocrinos y nutricionistas. Regístrate aquí.

Qué es una intolerancia alimentaria

Cuando, al comer, se produce una reacción en nuestro aparato digestivo, estamos hablando de intolerancia alimentaria. El organismo no puede asimilar correctamente un alimento o uno de sus componentes. Esto podría deberse a deficiencias de enzimas, sensibilidad a los aditivos alimentarios o reacciones a químicos presentes en los alimentos.

En la mayoría de los casos, una persona con intolerancia puede comer pequeñas cantidades del alimento sin problemas. Los principales síntomas son náuseas, diarrea y dolor abdominal.

Causas de la intolerancia alimentaria

Algunas de las principales causas que originan una intolerancia alimentaria son:

  • Síndrome del intestino irritable: esta afección crónica puede provocar estreñimiento y diarrea.
  • Ausencia de una enzima necesaria para digerir un alimento: un buen ejemplo es la intolerancia a la lactosa.
  • Sensibilidad a los aditivos alimentarios: se ha demostrado, por ejemplo, que los sulfitos usados en productos enlatados o vino pueden desencadenar ataques de asma en personas sensibles.
  • Enfermedad celíaca: la celiaquía tiene algunas particularidades de una alergia porque en ella está involucrado el sistema inmunológico. Los síntomas pueden incluir problemas gastrointestinales, dolor en articulaciones y dolor de cabeza.

Qué es una alergia alimentaria

Una alergia alimentaria suele provocar una reacción del sistema inmunitario que afecta a numerosos órganos del cuerpo. El sistema inmunológico controla la manera en la que el cuerpo se defiende. Es decir, si tenemos alergia a la leche de vaca, nuestro sistema inmunológico la identifica como elemento invasor o alérgeno.

La Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología (AAAI) explica que el sistema inmunológico “sobrerreacciona” produciendo anticuerpos llamados Inmunoglobulina E (IgE). Estos viajan a las células, que liberan químicos y causan una reacción alérgica. Cada tipo de IgE tiene una especie de “radares” concretos para cada tipo de alérgeno.

La prevalencia estimada de alergias alimentarias está entre el 1 % y el 3 % en los adultos y entre el 4 % y el 6 % en los niños, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Existen más de 70 alimentos que pueden causar alergia alimentaria, entre ellos los crustáceos, los huevos, los pescados, la leche, el gluten y los frutos secos.

 

Diferencias entre alergias e intolerancias alimentarias. Síntomas

 

Síntomas de la alergia alimentaria

Las alergias alimentarias provocan una amplia gama de síntomas: desde un ligero malestar hasta reacciones más graves, incluso potencialmente mortales que precisan intervención médica inmediata. Pueden ser:

  • Cutáneos: eritema o edema.
  • Gastrointestinales: dolor, vómitos, diarrea, náuseas o quemazón.
  • Respiratorios: asma, edema de la cavidad nasal.
  • Ocular: prurito y edema.
  • Cardiovascular: arritmias cardiacas o hipotensión, dolor torácico.
  • Reacción anafiláctica: en los casos más graves puede producirse una reacción anafiláctica que afecta a varios órganos y sistemas.

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) recomienda a los alérgicos que extremen la precaución y presten especial atención al etiquetado de alimentos como dulces, carnes, embutidos, salsas y otros alimentos precocinados.

Principales diferencias entre intolerancia y alergia alimentarias

Aunque alergia e intolerancia puede confundirse, son dolencias diferentes con síntomas, en ocasiones, similares. Estas son las diferencias principales:

  • En las alergias interviene el sistema inmune frente a un componente del alimento (alérgeno). En la intolerancia no interviene el sistema inmune, sino que se trata de una reacción en el aparato digestivo debido a la dificultad de asimilar un alimento o uno de sus componentes (por ejemplo, intolerancia a la lactosa o a algunos aditivos).
  • En la alergia, el único tratamiento es eliminar completamente de la alimentación el agente causante. En la intolerancia, sin embargo, se pueden consumir pequeñas cantidades sin que se den síntomas.
  • Las reacciones alérgicas a alimentos pueden suponer un riesgo si no se tratan bien. La intolerancia, por su parte, es una reacción adversa del metabolismo causada sobre todo por alteraciones en la digestión.
  • Los síntomas de una alergia suelen aparecer en las dos horas siguientes a la ingesta del alimento. En las intolerancias, los síntomas suelen aparecer más lentamente.

Si crees que puedes sufrir una reacción alérgica o que padeces una intolerancia, debes solicitar una visita al alergólogo para realice un diagnóstico e inicie el tratamiento adecuado. Te ayudamos con nuestro test sobre intolerancia alimentaria.

¿Crees que te alimentas correctamente? Haz el test de estilo de vida 
de la app y sal de dudas.

FUENTES:

  • Mayo Clinic
  • Organización Mundial de la Salud (OMS)
  • American Academy of Allergy, Asthma and Immunology (AAAI)
  • Agencia Española de Seguridad, Alimentación y Consumo (AECOSAN)
  • Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC)