Diferencias entre Vitaminas Hidrosolubles y Liposolubles - AXA

Diferencias entre Vitaminas Hidrosolubles y Liposolubles

Son componentes esenciales para el organismo, pero no aportan los mismo. ¡Te lo contamos!

En AXA Health Keeper tenemos endocrinos y nutricionistas que te recomendarán la mejor dieta para evitar carencias de nutrientes. Regístrate y conócelos.

Las vitaminas son sustancias orgánicas imprescindibles para la nutrición de los seres vivos. No aportan energía ni se utilizan como combustible, pero sin ellas el organismo no es capaz de aprovechar las elementos nutritivos de los alimentos.

De acuerdo con la Guía de Nutrición de la Uned, una dieta equilibrada (abundante en productos integrales, vegetales y frescos) proporciona todas las vitaminas necesarias para nuestro bienestar.

Cuáles son las Vitaminas Hidrosolubles y Liposolubles

- Las vitaminas hidrosolubles son componentes indispensables en nuestra alimentación. Se encuentran en el agua y, por tanto, en los alimentos ricos en proteínas y carbohidratos, como los cereales, legumbres, frutas, verduras, huevos, carnes, pescados y leche.

- Las vitaminas liposolubles también son esenciales para el organismo y se hallan disueltas en las grasas. Así, las podemos encontrar en los alimentos ricos en grasas, como el aceite, el aguacate, la mantequilla, los lácteos o los huevos.

Diferencias entre Vitaminas Hidrosolubles y Liposolubles

- Liposolubles: se almacenan en el hígado y tejidos adiposos o grasos, por tanto es posible estar un tiempo sin su aporte. Por contra, si se consumen en exceso (más de diez veces la cantidad recomendada) pueden resultar tóxicas. En general, esto puede ocurrir cuando se toman suplementos vitamínicos sin supervisión médica.

- Hidrosolubles: muchos alimentos ricos en este tipo de vitaminas pueden no proporcionarnos la misma cantidad inicial después de su cocción. Para recuperar parte de estas vitaminas (algunas se destruyen con el calor), puede aprovecharse el agua con el que se han cocido las verduras para caldos y sopas.

A diferencia de las liposolubles, no se acumulan en el organismo, lo que hace que deban consumirse regularmente.  Además, un exceso en la ingesta de hidrosolubles no tiene ningún efecto tóxico y puede segregarse a través de la orina. Vitaminas hidrosolubles - vitaminas liposolubles

Lista de Vitaminas Hidrosolubles y Liposolubles

– Existen 9 vitaminas hidrosolubles:

- Vitamina C: se trata de un potente antioxidante que nos protege de numerosas enfermedades y del envejecimiento precoz de las células.

- Vitamina B1 (tiamina), B2 (riboflavina) y B3 (niacina): nutren el sistema nervioso y son beneficiosas para estudiantes, así como para calmar el estrés y evitar el insomnio.

- Vitamina B5 (ácido pantoténico): colabora en la producción de hormonas.

- Vitamina B6 (piridoxina): mejora la circulación.

- Vitamina B7 (biotina): propicia la buena salud de la piel, las uñas y el pelo.

- Vitamina B9 (ácido fólico) y B12 (cobalamina): favorecen la fertilidad, el embarazo y el desarrollo del feto y, además, previenen la anemia.

– La lista de vitaminas liposolubles la forman:

- Vitamina A: ventajosa para la buena salud de la vista.

- Vitamina D: ayuda a fortalecer los huesos.

- Vitamina E: equilibra los niveles de colesterol y propicia el buen funcionamiento del corazón.

- Vitamina K: ayuda en procesos de coagulación y problemas de circulación.

Comparte el artículo con tus amigos

categoriasNUTRICIÓN
tags