¿El ácido láctico es el que hace que me canse cuando entreno?

¿El ácido láctico es el que hace que me canse cuando entreno?

Cuando hacemos un esfuerzo físico importante llega un momento en el que comenzamos a sentir fatiga. A veces no somos capaces de superarlo y el cansancio nos hace parar y otras veces, sin embargo, superamos ese umbral y podemos continuar. ¿Por qué sucede esto? ¿Es culpa del ácido láctico?

En AXA Health Keeper te hemos hablado ya de la fatiga y de las agujetas, e incluso te hemos advertido sobre el riesgo del entrenamiento excesivo. Por eso ponemos a tu disposición entrenadores personales y gimnasios donde pueden darte pautas para que lo hagas bien y mejores el rendimiento. Regístrate.

Qué es el ácido láctico

Cuando realizamos un ejercicio físico importante necesitamos un extra de oxígeno y energía que viene de la combustión del glucógeno. Cuando el ejercicio es muy intenso y el aporte de oxígeno desciende, se produce una combustión de carbohidratos anaeróbica, es decir, sin oxígeno, que da lugar al ácido láctico. Los músculos lo utilizan como combustible, así que si el ejercicio es constante este compuesto químico va despareciendo.

Ácido láctico y deporte

El ácido láctico se encuentra en músculos, sangre y otros órganos del cuerpo. El glucógeno se descompone al hacer ejercicio y se convierte en piruvato. El piruvato también se descompone en lactato y produce aún más energía.

El lactato que sale de esta última fase es utilizado por las células musculares. Pero algunas células no puede usarlo y entonces el lactato se acumula. Con el entrenamiento las células de los músculos se adaptan para poder saber cómo utilizar el lactato y así seguir obteniendo energía, lo que significa que cuanto mejor sea la forma física menos ácido láctico se acumula.

Esto sería lo que se denomina “umbral de fatiga”. Es un concepto metabólico que hace referencia al momento en el que la demanda de energía es tan intensa, por la intensidad o la duración del ejercicio que comenzamos a quemar glucosa de manera anaeróbica y a producir lactato. Cuanto mayor sea ese umbral, más tarde sentiremos la fatiga muscular.

deporte, cansancio, ácido láctico

Acidosis láctica

Es un tipo de acidosis metabólica que se produce cuando el ácido láctico se produce en gran cantidad como respuesta a una falta de oxígeno a nivel tisular y el organismo no es capaz de utilizarlo.

Además de algunos síndromes y enfermedades hepáticas, la acidosis láctica se puede producir por exceso de etanol en sangre, hipoxia, hemorragia, sepsis generalizada, shock, cetoacidosis diabética o sobreentrenamiento (entrenamiento excesivo).

Da lugar a fatiga importante, náuseas, vómitos, debilidad muscular y respiración superficial y agitada. Es necesario parar inmediatamente y recuperarse.

Cómo eliminar el ácido láctico

El ácido láctico o lactato se produce de forma natural en el organismo. La mejora manera de lograr que no se acumule y seamos capaces de reutilizarlo es seguir entrenando. El ejercicio físico de forma regular y moderada, sin excesos, conseguirá una adaptación progresiva de nuestras células  de modo que sean capaces de utilizar ese lactato como energía.

El descanso es igual de necesario, ya que los músculos deben recuperarse del esfuerzo y renovar sus fibras. No realices más de 5 días ejercicio sin reposar. Cuida tu hidratación y no te olvides de una alimentación rica en proteínas, carbohidratos y productos frescos que aporten minerales y vitaminas para el cansancio.

Ácido láctico y agujetas

Durante muchos años se creyó que las agujetas eran producidas por los cristales del lactato precipitado. Esa teoría se descartó, ya que las personas aquejadas de una enfermedad llamada “MacArdle”, que son incapaces de producir ácido láctico, también sufren agujetas del mismo modo.

Hoy en día está comprobado que las agujetas son dolores musculares que aparecen a las 24h horas de haber realizado un ejercicio intenso y que se producen por micro-desgarros en las fibras musculares.

Esas fibras se recuperan en dos o tres días de reposo. Se pueden evitar con un entrenamiento continuo, sin ejercicios excesivos, con un adecuado calentamiento y unos estiramientos previos y posteriores en cada sesión.

Pregunta a nuestros profesionales en AXA Health Keeper todas tus dudas. Consigue Fitpoints registrando tus resultados y podrás canjearlos por servicios de salud a precios especiales.

 

 

 

Comparte el artículo con tus amigos