El café ha tenido durante décadas muy mala fama. Se le consideraba un gran estimulante asociado a la subida de la presión arterial y por tanto prohibido en hipertensos o pacientes cardíacos. ¿Realmente el café es bueno o malo? Vamos a explicártelo.

En AXA Health Keeper  nos unimos a la celebración del Día Europeo para la prevención del Riesgo Cardiovascular y queremos  ofrecerte consejos saludables para que aprendas a cuidarte. Busca a nuestros cardiólogos, haz ejercicio y aprende a comer bien con nuestros endocrinos y nutricionistas. Puedes registrarte aquí mismo.

CAFE

Beneficios y perjuicios del café

Realmente el café no es una bebida insana. Todo depende de la cantidad que se consuma.

Una taza de café contiene:

  • Un 27% de proteínas.
  • Un 71% de carbohidratos.
  • Un 2% de grasas
  • Encontramos calcio, fósforo, magnesio y una gran cantidad de potasio.
  • Vitamina B.
  • Antioxidantes muy potentes como son los fitoesteroles (stigmaterol, campesterol…)
  • Además, una taza de café contiene muy pocas calorías.

El café es bueno

  • El contenido en cafeína actúa como estimulante del sistema nervioso central.
  • Tiene propiedades analgésicas por su capacidad vasoconstrictora y por su contenido en tiamina.
  • Es muy diurético lo que resulta adecuado en dietas de adelgazamiento.
  • Contiene metionina que impide las infecciones urinarias.
  • Elimina radicales libres, lo que evita el envejecimiento prematuro de las células y tejidos.
  • Incrementa los jugos gástricos lo que favorece la digestión.
  • Puede mejorar el rendimiento físico en deportistas por mejorar su estado de alerta y la contracción muscular.
  • Mantiene el control de la glucemia por lo que podría prevenir la aparición de diabetes.
  • Protege el hígado eliminando un biomarcador que contribuye a la aparición de cirrosis.

El café es malo

  • La cafeína del café aumenta la tensión arterial. Por eso en personas con hipertensión se aconseja reducir la ingesta o tomarlo descafeinado.
  • El café bloquea la adenosina que es un neurotransmisor que evita la euforia y el exceso de energía. Si se bloquea demasiado, produce ansiedad y nervios.
  • Es diurético, por lo que puede llevar a la deshidratación y en personas con fallo renal no está por tanto recomendado.
  • Café y colesterol. Recientes estudios apuntan que más de cuatro tazas al día podría elevar el riesgo cardiovascular porque el cafestol, evita la eliminación del colesterol.
  • Reduce los movimientos en las trompas de Falopio, lo que significa que en exceso intervienen en la producción de óvulos.
  • Produce adicción y de hecho hay personas que no arrancan el día si no pueden tomarse un buen café.

En personas que realizan ejercicio de forma habitual e incluso en los deportistas de alto rendimiento, el café  es por tanto una bebida que puede estar recomendada, porque produce sensación de bienestar, mejora la alerta, reduce la percepción del esfuerzo y tiene un efecto termogenético y activador del metabolismo, mejorando el rendimiento individual.

Pero todos estos efectos positivos serían en dosis muy controladas de café, unas dos o tres tazas al día como máximo y un exceso en la ingesta podría elevar en demasía la tensión y producir el efecto contrario del buscado.

Ante cualquier duda es mejor que consultes con un médico y sigas siempre sus indicaciones.

En AXA Health Keeper te premiamos por registrar tus objetivos y te acompañamos para que los cumplas. Consigue fitpoints que canjear por servicios de salud a precios especiales.