¡Camina 10.000 pasos cada día y verás qué bien te sientes!

Desde hace algunos años el uso de podómetros se ha popularizado enormemente.

En un principio eran usados por deportistas para controlar las distancias en cada sesión de entrenamiento, pero en los últimos tiempos cada vez se han diversificado más y ahora puedes encontrar pulseras-relojes, que además de adornar las muñecas, te dan la hora, cuentan los pasos que das cada día y  controlan la frecuencia cardíaca y ¡hasta las horas de sueño profundo!

El sedentarismo actual es directamente proporcional al grado de obesidad y a problemas relacionados con el sobrepeso, como la diabetes, la hipertensión o las patologías del corazón.

La Asociación Americana de Medicina Deportiva, así como los estudios realizados por la Universidad de Wisconsin, apoyados por la Dirección de Salud de los Estados Unidos, y por la Organización Mundial de la Salud,  insisten en los beneficios físicos y psíquicos que tan solo quince minutos caminando cada día tienen en tu salud.

Esos beneficios van desde mejorar el peso, la tensión y el colesterol, a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y a combatir el estrés y la ansiedad.

¿Quién ideó el Programa de los 10.000 pasos?

En 1965 el doctor japonés Yoshiro Hatano desarrolló el programa “Mampo-Kei” o “Programa de los 10.000 pasos”, con el fin de estimular a la gente a hacer ejercicio andando midiendo cada día el número de pasos.

Esta idea se ha convertido en un plan de acción mundial, contra el sedentarismo y la obesidad.

Las personas sedentarias caminan unos cinco o seis mil pasos diarios en su vida cotidiana.

Se ha comprobado que aquellos que llevan un podómetro caminan de media unos dos mil pasos más que las que no lo tienen, por el efecto motivacional, la creación de hábitos y la concienciación.

Las personas que llevan el podómetro están más atentas a realizar alguna actividad física, y ese cuidado se traslada igualmente en el control de la alimentación, y en el freno de los hábitos perjudiciales.

¿Cómo puedes llegar a la meta de los 10.000 pasos cada día? 

Tienes que ser ordenado y constante.

  1. En primer lugar utiliza el podómetro durante unos días, para controlar cuál es la media de pasos que realizas en un día normal, durante tu actividad cotidiana.
  2. Realiza este control midiendo, desde que te levantas, todo lo que haces, ir al trabajo, la compra, recoger a los niños, las tareas de casa….
  3. Después mide los pasos en un día con una sesión de ejercicio suave, como un paseo durante media hora, o quince minutos corriendo.
  4. Comienza entonces la rutina de medidas, comparando los días de más y de menos actividad, y al cabo de un mes, empieza a aumentar 500 pasos cada semana.
  5. Comprueba que es más sencillo de lo que parece; sólo tienes que esforzarte un poquito e intentar: caminar un rato al día, abandonar el ascensor, aparcar un poco más lejos, acompañar al niño al entrenamiento, o ir andando hasta la siguiente parada del autobús y si es posible, realizar alguna práctica deportiva de manera habitual.

Y casi sin darte cuenta ¡habrás superado con creces la meta de los 10.000 pasos cada día!

Y además, al activarte, liberarás endorfinas que son las hormonas de la felicidad, mejorará tu memoria y tu autoestima.

  ¿Todo esto por caminar 10.000 pasos al día?  ¡Venga, inténtalo!

Con Health Keeper by AXA podrás registrar tu actividad física sincronizando tus apps favoritas o usando el tracker de nuestra app, así conseguirás Fitpoints y obtendrás precios especiales para servicios de salud y bienestar. ¿Todavía no estás registrado?

Solicita ahora tu invitación aquí.