Equipos de investigación con sede en Boston han demostrado que las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia parecen responder bastante débilmente a su primera dosis de vacunas COVID-19. Esto pone de relieve la importancia de recibir ambas dosis. Los estudios ofrecen nuevas e intrigantes pistas sobre uno de los mayores misterios de la pandemia: por qué la COVID-19 afecta más a los adultos, niños y bebés varones que a las mujeres.

Por el Dr. Pedro L. González, especialista en Medicina Preventiva y de Salud Pública y periodista científico

En el estudio del equipo de Boston, las respuestas inmunitarias a una sola inyección fueron más débilmente que en un grupo de control de mujeres no embarazadas que recibieron una dosis de un régimen de dos inyecciones, que es lo habitual en las vacunas de ARN mensajero. Aunque todas las participantes desarrollaron anticuerpos contra el coronavirus, otras respuestas inmunitarias, como la funcionalidad de las proteínas de los anticuerpos que reconocen los virus, sólo alcanzaron niveles normales después de recibir una segunda dosis.

El estudio también descubrió diferencias clave entre las respuestas a la vacuna entre mujeres embarazadas y en período de lactación. En concreto, las mujeres lactantes tenían una mayor actividad de las células asesinas naturales tras la vacunación que las embarazadas. Estas células desempeñan un papel clave en la respuesta inmunitaria innata al eliminar las células infectadas por el virus.

Además, tras la segunda dosis de la vacuna, las mujeres lactantes reforzaron su respuesta de anticuerpos de forma más eficaz que las embarazadas, marcada por unos títulos de IgG más altos y una mayor actividad de las células asesinas naturales.

Mujeres embarazadas y Covid

Las mujeres embarazadas sufren cambios inmunológicos sustanciales para que el feto tenga tolerancia inmunológica y pueda crecer sin rechazarle. Por esta razón, son especialmente vulnerables a los síntomas de la COVID-19, lo que incluye un mayor riesgo de muerte, enfermedades graves y complicaciones en el embarazo.

Pero a pesar de las temibles consecuencias, algunas han evitado las vacunas debido a las preocupaciones, en gran parte descartadas por la investigación, sobre la fertilidad y la lactancia. Si estás embarazada, es importante tener en cuenta que las vacunas suponen un riesgo mucho menor para la salud de la madre y el bebé que el virus SARS-Cov-2.

Por si fueran pocas razones para vacunarse, un amplio estudio sobre el impacto de la COVID-19 en la salud de los niños lactantes  ha revelado que la infección durante el embarazo aumenta el riesgo de parto muy prematuro en un 60%.

Las investigaciones también confirmaron otros resultados anteriores sobre el paso de los anticuerpos maternos a través del cordón umbilical para proporcionar protección inmunitaria al recién nacido.

Estas investigaciones sobre la vacunación durante el embarazo son lo suficientemente sólidas como para que las autoridades sanitarias hayan incluido a las embarazadas en su lista de personas a las que recomiendan las vacunas de refuerzo. 

Mujer dándole el pecho a un bebé

Diferencias de sexo en los pacientes COVID-19 

Los resultados de un segundo estudio con mujeres embarazadas sugieren que las que albergaban fetos masculinos respondieron con menos anticuerpos contra el virus y otros cambios inmunológicos que las que tenían fetos femeninos.

En los trabajos sobre la placenta, los investigadores examinaron la sangre materna, la sangre del cordón umbilical y las placentas de 38 pacientes embarazadas de COVID. Descubrieron que, en respuesta a la infección por el coronavirus, las placentas masculinas activaban más genes de activación inmunitaria proinflamatoria que las placentas que soportaban fetos femeninos.

Desde los primeros días de la pandemia, los estudios epidemiológicos han señalado diferencias de sexo en los pacientes de COVID-19; los varones enferman más gravemente y mueren más a menudo que las mujeres.

Referencias: