Incluir esta actividad cardiovascular en tu entrenamiento de una forma planificada y controlada conlleva importantes beneficios y no es contraproducente para la salud. Te detallamos cuáles son y te proporcionamos algunas recomendaciones para comenzar a pedalear sobre tu bicicleta estática de manera gradual.

En AXA Health Keeper tienes un amplio abanico de entrenadores que valorarán tu condición física y te aconsejarán. Haz ejercicio con nosotros. Regístrate aquí.

La bicicleta estática es una de las actividades deportivas más comunes para las personas que realizan ejercicios cardiovasculares. Esta práctica, inmune a modas, sigue siendo uno de los ejercicios favoritos de ‘cardio’ tanto en casa como en el gimnasio, sobre todo en estos momentos cuando hacer ejercicio en el exterior tiene sus limitaciones. Sin embargo, antes de subirse a este tipo de bicis hay que tener claras algunas cuestiones, como saber si es bueno hacer bicicleta estática todos los días o conocer los beneficios que puede aportar.

De entrada, cualquier ejercicio cardiovascular puede ayudar a prevenir enfermedades como la hipertensión, la diabetes o el colesterol. Así lo explica la Organización Mundial de la Salud (OMS), dentro de sus recomendaciones mundiales sobre la actividad física de la salud. Hacer bicicleta estática está considerado por la OMS como una práctica saludable.

Principales beneficios de la bicicleta estática

Uno de los mayores beneficios de la bicicleta estática es el aumento de la capacidad cardiovascular. Los entrenamientos cardiovasculares fortalecen el corazón y los pulmones, mejorando el flujo sanguíneo en todo el cuerpo y repercutiendo de forma positiva en el metabolismo.

Otros beneficios directos de hacer bicicleta estática son, por un lado, quemar grasa corporal, y por otro, perder calorías. El principal efecto de ambos será ayudar a combatir el sobrepeso. De hecho, un estudio realizado por el National Center for Biotechnology Information (NCBI) concluyó que la realización de ejercicios en una bicicleta estática combinados con una dieta equilibrada ayuda a combatir la obesidad.

La reducción del estrés es otra de las ventajas de hacer bicicleta estática. Pedalear no solo es positivo para el cuerpo, sino también para la mente. Según recoge el psiquiatra John Ratey, de la Facultad de Medicina de Harvard, en su libro “Spark: The Revolutionary New Science of Exercise and the Brain”, algunos de sus pacientes redujeron el estrés y la depresión “pedaleando”. Para Ratey, pedalear es “regalar felicidad” a tu cuerpo y mente, algo especialmente importante en la crisis en la que nos encontramos.

Cabe añadir que realizar ejercicios en una bicicleta estática sirve para fortalecer el tren inferior del cuerpo. Los mayores beneficiados son: pantorrillas, glúteos, isquiotibiales y cuádriceps. También se fortalecen los huesos de la zona dorsal, favoreciendo, por consiguiente, a nuestra salud postural, en concreto, la espalda.

Por tanto, realizar una actividad como la bicicleta estática: fortalece órganos vitales; ayuda a perder grasa; contribuye a luchar contra el sobrepeso y mejora el tren inferior. Además, supone un respiro para la mente.

Es bueno hacer bicicleta estatica Posibles inconvenientes

Posibles inconvenientes

Hay algunos aspectos que pueden convertirse en inconvenientes. Principalmente, si la postura en la bicicleta estática no es la correcta, podría generar malestar en la zona lumbar y originar o reactivar alguna lesión. Del mismo modo, una mala postura en el sillín podría provocar algún movimiento dañino para los músculos o incluso los huesos.

Para evitar estas situaciones, es vital que la bicicleta estática responda a unas medidas adaptadas a cada usuario. Si la bicicleta es pequeña y la persona es grande, o viceversa, su uso continuado podría repercutir en dolores en la espalda o de rodillas.

Periodicidad: ¿qué dicen los expertos?

La otra gran cuestión a tener en cuenta es si es bueno hacer bicicleta estática todos los días o, por el contrario, podría llegar a ser una actividad de riesgo. La respuesta a esta pregunta es que realizar este ejercicio cada día no es perjudicial para la salud si se hace con planificación y control.

El entrenador personal Luis Miguel Pérez, licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, lo confirma: “Si está planificado no entrañaría ningún problema, es como hacer deporte todos los días, pasear o correr. No sería contraproducente”. Sin embargo, Pérez añade que, si la persona tiene patologías previas, como hipertensión, problemas coronarios o diabetes, deberá “consultar con su médico o especialista” para obtener la recomendación exacta.

¿Es bueno hacer bicicleta todos los días?

Sobre la duración del ejercicio, Pérez, especializado en Alto Rendimiento y Salud, asegura que, si se pretende hacer bicicleta estática todos los días, lo recomendable es empezar con unos 60 minutos semanales, en sesiones de baja intensidad de 7 a 10 minutos diarias. “Así se podrá ir graduando la intensidad y aumentarla si se desea”, asevera. Con una intensidad baja y moderada, “no hay ningún problema, sí es bueno hacer bicicleta estática todos los días”, explica. Para finalizar, añade que estas sesiones siempre requerirán una fase de calentamiento inicial y estiramientos posteriores, lo que reforzará la seguridad del ejercicio.

Recuerda que, con una rutina de bicicleta estática controlada y saludable, tu cuerpo agradecerá el esfuerzo y la constancia. Activa tu cuerpo y acompaña este hábito saludable con una alimentación equilibrada.

¿Te gustaría conocer tu estado físico? Entra en la calculadora de la 
edad de tu salud de la app.

Fuentes:

  • Organización Mundial de la Salud (OMS)
  • Healthline
  • National Center for Biotechnology Information (NCBI)
  • Big Think (entrevista al psiquiatra de la Facultad de Medicina de Harvard)
  • Entrevista al entrenador personal especializado en Alto Rendimiento y Salud, Luis Miguel Pérez