Planifica bien tu trabajo para llegar al día de la carrera en plena forma

Prepararse para una maratón no es fácil si se quiere hacer bien. Comprende correr 42km, una gran distancia. El record está en 2h, 2 minutos y 57 segundos. Para un corredor aficionado lo más importante es terminarla y hacerlo en torno a las cuatro horas y media es un tiempo medio estupendo. Puedes empezar por participar en medias maratones o carreras más cortas que te sirvan de rodaje y entrenamiento. Estas carreras sirven para que pruebes tu resistencia y aprendas a medir y a ahorrar fuerzas pero lo más importante es que te hagas un plan de entrenamiento personalizado y bien definido.

¡Las claves!

  1. Hidratarte correctamente. Bebe al menos medio litro de agua y sales o alguna bebida isotónica en cada sesión. Si entrenas con sol y humedad y sudas mucho recuerda reponer después el líquido perdido.
  2. Calienta la musculatura general y refuerza tus tobillos, con rotaciones y estiramientos, todos los días. ¡Esto es primordial!
  3. Si va a tomar algún complemento nutricional, como un gel o una barrita energética, pruébala siempre antes. Llevan mucho azúcar y a veces no sientan bien.
  4. Fortalece tus abdominales todos los días. Endurecerás el tronco y evitarás dolores de espalda.
  5. Estira toda la musculatura al terminar. Lumbares, hombros, cuello, cuádriceps, gemelos y tobillos. Es fundamental para evitar lesiones y contracturas.
  6. Descansa. Es tan importante como el entrenamiento. Si entrenas tres días a la semana, descansa el resto o simplemente sal a caminar un rato. Si no lo respetas puedes acabar agotado y abandonar.
  7. Comienza siempre con un rodaje suave y poco a poco irás aumentando la intensidad y duración. Es importante que antes de la carrera hayas ensayado distancias largas, para llegar a tu umbral de fatiga y saber cómo reacciona tu cuerpo. Pero además debes saber qué nivel de concentración eres capaz de soportar y si tu “cabeza” no te traiciona.
  8. Las primeras semanas intercala un día distancia (6 kilómetros) y otro día tiempo (1hora). Incrementa la distancia hasta llegar a los 15 km y de vez en cuando baja el ritmo para no cargar los músculos. En la semana 10, estarás ya preparado para entrenar una media maratón. En tres meses correrás 20 kilómetros sin pasarlo mal, siempre con días más flojos, para recuperar. Sigue incrementando la distancia y realiza alguna sesión más larga antes del día de la carrera.
  9. Entrena cuestas que cambian el ritmo y carrera rápida y corta. Así trabajas la oxigenación y el gasto extra de energía.
  10. Ahora sólo tienes que ponerlo en práctica, y en eso podemos ayudarte: Participa en Objetivo Maratón y gana cuatro meses de entrenamiento personalizado y un viaje para dos personas a Nueva York para correr los 42Km más inolvidables de tu vida. No tienes excusas, te regalamos hasta el dorsal.

¡¡Bienvenido al mundo de los ganadores!!

Si te apetece participar, descarga la aplicación pinchando aquí.