Descubre en qué consiste en realidad y cómo superarla.

La piel es la barrera que nos protege del exterior y que sufre continuas agresiones.

Las pieles muy sensibles reaccionan de forma exagerada ante estímulos que a priori no deberían provocar estimulación ninguna como el frío, el viento, las hormonas, las emociones, el agua del mar o el sudor.

Regístrate en AXA Health Keeper y consulta tus dudas a nuestros alergólogos. 

Encontramos reacciones exageradas de la piel al sol (urticaria solar), al frío, o incluso la denominada alergia al agua del mar.

La alergia al sudor, es una reacción de la piel en forma de ronchas y picor, que realmente según los expertos no existe como tal. Lo que sucede es que el sudor activa o acelera una reacción alérgica de la piel, pero las causas de esa alergia están en la ropa, jabones o desodorantes o suplementos alimenticios para deportistas.

Es diferente a la sudamina, un sarpullido frecuente en bebés o niños de corta edad, y ocasionalmente en adultos con piel muy fina, clara y sensible, en las que las glándulas sudoríparas se obstruyen por los minerales que se pierden al sudar y aparece una erupción de granitos pequeños de color rojizo en cara, cuello, espalda y pecho.

Consulta a los médicos de Health Keeper by AXA vía telefónica a cualquier hora, si te surgen dudas.

Otros problemas dermatológicos que pueden estar relacionados con el sudor:

  • Dermatitis.
  1. La dermatitis atópica, o irritación crónica de la piel, en la que aparecen eccemas, piel seca y picor. Está producida por múltiples factores que actúan como alérgenos: los ácaros del polvo, pelo de animales, sensibilidad inmunitaria…etc. El sudor actúa como activador y empeora las lesiones.
  2. La dermatitis de contacto. Un tejido, un perfume o una crema actúa como alérgeno y produce la irritación. El sudor, agrava las lesiones y las acelera.
  • Urticaria colinérgica
    Es una reacción tópica en situaciones en las que la temperatura corporal y la sudoración aumentan. Puede activarlo el calor intenso y humedad ambiental, una situación de estrés emocional, miedo o ejercicio intenso.
    Aparecen ronchas que producen picor además de taquicardia, dolor abdominal y cefalea. Desaparece al descender la temperatura corporal.
    No es propiamente una alergia, sino una reacción de corporal por falta de adecuación a las circunstancias, y la prevención consiste en evitar los lugares muy cálidos, el ejercicio extremo o las situaciones estresantes.
  • Eccema dishidrótico. Es una afección que se da en las palmas de las manos y los pies y produce ampollas que pican. La sudoración excesiva en situaciones de estrés psicológico acelera la aparición de los síntomas.

Consulta con tu médico para descartar algún tipo de alergia si observas estas reacciones cuando practiques deporte de intensidad.

En Health Keeper by AXA tienes acceso a médicos y especialistas, como podólogos, oftalmólogos, cardiólogos, traumatólogos y otros más. Porque cuidarte tiene premio.

Bienvenido al mundo de los ganadores.