Cuando una relación se acaba, cada persona lo vive de una manera. La forma de superar esta adversidad y de digerir el trago de la ruptura suele ser un proceso, a veces largo, a veces más corto, pero que tiene diferentes momentos. Conocer las fases del duelo amoroso, y sobre todo superarlo, es la clave para recomponerse tras una ruptura.

En AXA Health Keeper nos importa tu bienestar y, por ello, si necesitas ayuda puedes contar con nuestros psicólogos. Para ello, regístrate aquí.

Qué es el duelo

El duelo amoroso no es otra cosa que un duelo tras una pérdida, pero en este caso, relacionado con los sentimientos de pareja. Normalmente, tras estar enamorado y vivir una ruptura posterior, hay un tiempo sentimentalmente complicado en el que las personas tienen que aceptar que la relación se ha acabado. En otras palabras, el duelo amoroso es un proceso de ajuste emocional a través del cual varias emociones compiten entre sí: tristeza, pena, rabia, nostalgia, bienestar, etc. El proceso incluye diferentes fases del suelo amoroso que vamos a explicar por separado. Sin embargo, estas fases pueden presentarse a la vez, solapándose unas con otras, lo que hace más difícil en ocasiones superar esta adversidad.

En cualquier caso, para superar el duelo amoroso hay que pasar por todas las fases. Una vez se han pasado, ya se puede decir que se ha superado la ruptura.

Etapas del duelo amoroso

Según diversos estudios publicados por especialistas, las fases del duelo amoroso se pueden unificar. Concretamente, David Kessler y Elisabeth Kübler-Ross publicaron en 2006 sus conclusiones sobre el duelo, definiendo cinco momentos clave.

FASE 1: Negación y Aislamiento.

En esta fase la persona niega la realidad y actúa como si no hubiera habido tal ruptura. Esta etapa suele ser la más breve de todas. De hecho, ocurre como protección del mismo individuo que, frente al impacto real de la ruptura, le cuesta tanto asimilarlo, que incluso puede llegar a negar los problemas de pareja. En esta fase aún no se ve la situación con claridad ni de manera objetiva, y en la mayoría de los casos el individuo que está en ella no es consciente de las emociones que siente.

FASE 2: Ira.

Tras ser consciente de la ruptura y dejar de negarla, el siguiente paso es sentir rabia e ira hacia la persona que ha dejado. Es el momento en que el negar la realidad deja paso a la frustración por lo que ha pasado y se culpa a la otra persona de lo sucedido. Normalmente suele ser así, aunque algunas personas suelen dirigir su rabia hacia terceros, o incluso, hacia la sociedad. Puede llegar incluso a tener problemas para controlar la ansiedad. Es la forma de canalizar interiormente la ruptura y empezar a asimilarla.

FASE 3: Negociación.

Dentro de ese proceso de asimilación está el proceso de negociación. Es el momento de intentar aceptar la situación, normalizarla, y si es posible, acercarse a esa persona con la que se ha roto de nuevo, para establecer un nuevo tipo de relación. Sin embargo, algo que parece tan sencillo puede ser muy complejo. De hecho, es la frase más peligrosa de todas porque puede ser que se cometa un error: intentar recuperar la relación. En este caso, se volvería al punto de partida con un panorama incluso peor.

FASE 4: Depresión.

Es la fase en la que la persona ya es consciente de lo que ha pasado y su mente empieza a pagar las consecuencias psíquicas. En fase del duelo amoroso la persona pierde la esperanza de recuperar a esa persona que realmente ha amado. Está deprimida. Ya sabe que no va a volver. Su mente también, por lo que es consciente de que no hay marcha atrás. En este punto, puede nacer una pena profunda por la pérdida, que dé lugar a un proceso depresivo.

FASE 5: Aceptación.

Es una de las fases del duelo donde los sentimientos pueden empezar a cambiar. Tras tristeza, pena y rabia, la persona comienza a dejar atrás el pasado y a mirar al futuro. Acepta que la relación se ha acabado, y lo que no pudo ser, ya no será. Su objetivo ya no es estar con la otra persona ni pensar en ella, sino que está abierta a nuevos retos. Ha aceptado todo lo que ha pasado.

Una vez superadas estas cinco fases, se puede decir que el duelo amoroso ya ha sido aceptado y la persona está lista para vivir nuevas experiencias amorosas. De hecho, la ciencia ya ha demostrado científicamente que una ruptura amorosa se puede superar.

Fases del duelo amoroso. Científicamente probadoCientíficamente probado

Según un experimento realizado y publicado en 2018 por el Journal of Experimental Psychology, se demostró que se puede reducir la respuesta emocional de algunas personas tras romper con ellas. En el estudio se abordaron diferentes estrategias con personas que habían roto recientemente. Estas estrategias se basaban en pensar en cosas negativas de la pareja, hacerse cargo de los sentimientos y distraerse tras la ruptura con otros pensamientos positivos. En las tres vías de estudio se redujo la respuesta emocional de las personas frente a los estímulos de sus ex parejas.

Duelo y depresión

Sin embargo, a pesar de este estudio, y aunque nuestra mente está totalmente preparada para superar estas fases en diferentes periodos de tiempo, hay personas que a veces son incapaces de lograr aceptar esa ruptura. En algunos casos, el dolor, la tristeza y el resto de sentimientos negativos dejan malas sensaciones constantes, incapaces de asimilar.

En este caso, la persona podía caer en algún tipo de trastorno psicológico, como la depresión o las adicciones, por lo que puede necesitar la ayuda de especialistas para que le ayuden a superar las fases del duelo amoroso.

¿Quieres saber si tienes un estilo de vida saludable? Puedes hacer nuestro test de estilo de vida saludable en nuestra app.

Fuentes:

  • Research Gate
  • Sobre el duelo y el dolor. Kübler-Ross, E. (2006).
  • Clarín