La última tendencia gastronómica se trata de platos sanos, sencillos y que dejan a un lado los cubiertos. Estas nuevas raciones combinan la vanguardia con la informalidad, lo gourmet con lo práctico y lo tradicional con lo novedoso. Conozcamos algunas de estas recetas, presentadas en dosis individuales, tan alternativas e innovadoras.

En AXA Health Keeper tenemos endocrinos y nutricionistas  cualificados, que pueden ayudarte a comer mejor y de forma sencilla. Pregúntales aquí.

 

Qué es Finger Food

Finger Food  es la última tendencia foodie que presenta recetas sabrosas, atrayentes y sanas para comer sin cubiertos. La traducción del inglés de este término es “comida que se come con los dedos”, que son los grandes protagonistas de esta nueva fórmula gastronómica.

Si bien suele asociarse este tipo de preparación con las tapas o raciones que se toman como aperitivos, el concepto Finger Food  engloba platos sofisticados, nutritivos y elaborados con alimentos de calidad.

Ideas para Finger Food

Aunque el concepto Finger Food nació en el mundo de la hostelería y de los cáterings, hoy día se ha convertido en algo común y corriente, accesible a todos.

Algunas características de esta forma de comer son:

– Fusión: transforma los platos y combina lo delicado con lo informal.

– Pequeñas dosis: es importante el tamaño de las raciones. Lo que se prepara debe poder cogerse con los dedos y comer, como máximo, en dos bocados.

– Moderación: la premisa básica es less is more, es decir, menos cantidad y más calidad. Esto significa que se reduce la cantidad de los alimentos del menú, pero optando por aquellos más adecuados, de temporada y frescos.

– Ligereza: los Finger Food son preparaciones culinarias livianas y saludables, basadas sobre todo en vegetales y sin alimentos grasos (nada de fritos o salsas).

– Temperatura ambiente: no deben servirse excesivamente calientes, sino a temperatura tibia o ambiente, por lo que hay prepararlas con un poco de antelación.

– Entrantes o principales: los Finger Food no se limitan solo a entrantes sino que pueden representar un plato principal o, incluso, un postre.

Comida Finger Food

Uno de los objetivos del Finger Food  es sintetizar en un solo bocado todos los sabores que pueden concentrarse en el plato. Cuando se elabora una receta para comer con los dedos es interesante su diversidad, es decir, que mezcle texturas, colores y sabores distintos. Todo este amalgama gastronómico es un reclamo creativo, exótico y atractivo para nuestros sentidos: la vista, el olfato, el gusto y el tacto.

Estos bocados individuales, que incluyen versiones dulces y saladas, pueden ser elaboraciones más o menos sencillas, calientes o frías, dependiendo de nuestra imaginación y gusto:

  • Cremas
  • Arroz (risottos)
  • Brochetas
  • Pequeñas ensaladas
  • Vegetales (tomates, calabacín…)
  • Sándwiches

Recetas fáciles de Finger Food

Las opciones para crear este tipo de tapas para comer con los dedos son infinitas, tantas como la originalidad del chef. Podemos basarnos en platos tradicionales como croquetas, tortillas, quesos o embutidos y luego añadir un poquito de gracia e ingenio.

1. Cherry con tostaditas de jamón: pon los tomates en el horno (con aceite de oliva, vinagre balsámico, azúcar y tomillo) hasta que queden confitado. Luego añádelos sobre tostadas pequeñas con jamón ibérico a trocitos.

2. Bocaditos de pepperoni: extiende masa de hojaldre cortada a cuadritos y coloca encima unas rodajas de tomate. Luego sobre estas, pon trocitos de pepperoni y espolvorea parmesano, sal, pimienta y albahaca. Hornéalo 20 minutos o hasta que el queso esté derretido y la pasta dorada.

3. Rollitos vegetales: pon una hoja de papel de arroz y añade lonchas finas de pepino, aguacate y zanahoria rallada. Puedes agregar albahaca, menta o cilantro, e incluso un chorrito de de limón.

4. Pinchos de caprese: en un pincho de brocheta combina una rodaja de tomate y otra de mozzarella hasta completar el pincho. Úntalo con un poco de miel y esparce semillas de sésamo y albahaca.

5. Camarones asados con ajo: mezcla los camarones con aceite de oliva, sal, pimienta, ajo y queso parmesano, y hornéalos 5 minutos. Antes de servir, adorna el plato con perejil fresco y el ajo rallado o en polvo.

6. Albóndigas teriyaki: junta pollo molido con ajo, cebollines y jengibre fresco. Forma las bolas y hornéalas hasta que queden jugosas. Sírvelas con salsa teriyaki, elaborada con salsa de soja, vinagre de arroz, azúcar moreno, ajo picado, jengibre molido, agua, aceite de sésamo y almidón de maíz.

Como ves, aparte de la habilidad y fantasía de cada uno, es clave presentar los Finger Food de la mejor forma posible. Elige los recipientes más adecuados para cada ocasión, bandejas, bols, platitos de postre o copas para cremas.

Lo que comemos es primordial, pero los detalles pueden hacer que lo disfrutemos aún más.