¿Sientes un deseo irrefrenable de chocolate en algunos momentos? Puede ser que el hambre que crees tener sea más emocional que real. Identificamos algunas de las causas del ansia por comer dulce (o food craving), que te ayudarán a calmar esos antojos y a descartar alimentos calóricos e insanos.

En AXA Health Keeper tenemos endocrinos y nutricionistas dispuestos a resolver todas tus dudas. Pregúntales registrándote aquí.

 

 

Qué es food craving

 

Los psicólogos definen el food craving como un deseo irresistible de comer un determinado tipo de alimento en un momento dado. Este producto suele ser sabroso al paladar y denso en energía, es decir, con un alto contenido en azúcares y grasas.

Debe distinguirse food craving con la idea de tener hambre real. Cuando estamos famélicos de verdad, cualquier alimento puede satisfacer nuestro apetito. Mientras que cuando tenemos un antojo, suele apetecernos chocolate, bollería o algún snack poco saludable.

Este deseo no responde a ninguna función biológica sino que se asocia más a un apetito compulsivo. Según un estudio del Instituto de Ciencias de la Conducta de Sevilla, el food craving se asocia a estados de ánimo negativos (culpa, ansiedad y depresión), así como a situaciones de estrés.

 

Ansias de comer dulce

 

Aunque los antojos varían mucho y dependen de muchos factores individuales, con frecuencia nos pueden llevar a elegir alimentos más calóricos y con grasas saturadas, como por ejemplo:

– Chocolate: cuando sentimos ansiedad por comer se produce una bajada de los niveles de glucosa en el cuerpo, que nos impulsa a ingerir dosis de azúcar. Los alimentos dulces se digieren con facilidad y a mayor velocidad.

Patatas fritas: comer carbohidratos procesados, como el pan blanco o las patatas fritas, puede tener un efecto calmante en el organismo, que aumenta los niveles de la serotonina, un neurotransmisor que ayuda a regular el apetito y el estado de ánimo.

 

Causas de los antojos alimentarios

 

En el food craving el deseo de comer un alimento responde más a un mensaje del cerebro sobre cómo nos sentimos, que del estómago “diciéndonos” que tenemos hambre o una necesidad específica de nutrientes.

Según el Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación (Eufic), la mayor parte de hombres y mujeres hemos experimentado un tipo de antojo de comida en algún momento de nuestras vidas.

Las teorías básicas que podrían explicar el food craving son:

Estar a dieta: en un régimen restrictivo, el cuerpo demanda los nutrientes de aquellos ‘alimentos prohibidos’ que no puede ingerir,  lo que incita a querer consumirlos más.

Nervios: cuando sufrimos altos niveles de estrés, necesitamos energía y deseamos más hidratos, ya que tienen la capacidad de proveerla de forma rápida.

Hambre emocional: hay personas que se sienten vacías e intentan llenar ese vacío con la comida. Suelen ser personas insatisfechas con su vida, que presentan baja autoestima, problemas relacionales y que necesitan compensarlo de alguna manera.

Consumismo: la sociedad actual, que incita a comprar y gastar para ser felices, promueve el desarrollo de este tipo de afecciones. Numerosas publicidades nos incitan a diario a “darnos un capricho” o a “regalarnos un placer” inmediato y superficial.

 

 

Diferencia entre antojo y hambre real

 

Aprender a reconocer la diferencia entre un antojo y el hambre puede ayudarnos a identificar la causa del vacío en el estómago, desechar el capricho insano y optar por una opción más beneficiosa.

¿Cuándo se trata de un antojo?

  • Pensamos en chocolate, dulces y alimentos grasos, relacionados con la idea de placer.
  • Viene provocado, la mayoría de veces, por sentimientos negativos.
  • Al principio, comer ese alimento te hace sentir bien; pero después, culpable.
  • Aumenta durante el embarazo y el ciclo menstrual de la mujer.
  • Puede ser más intenso si estamos a dieta, sobre todo, si hemos renunciado a comidas favoritas.
  • Pasa con el tiempo.

¿Cuándo se considera hambre auténtica?

  • Aparece cuando no hemos comido desde hace unas horas.
  • Puede causar dolor de cabeza o sensación de agotamiento.
  • Nos apetece cualquier alimento que pueda saciarnos.
  • Se puede satisfacer con una comida saludable.
  • No pasa con el tiempo.

 

Cómo controlar la ansiedad por comer

 

Los antojos pueden perjudicar nuestros esfuerzos por controlar el peso y llevarnos a comer en exceso. No obstante, podemos aprender a controlarlos:

  • Alimentos sanos y saciantes: en lugar de acostumbrarte a comer alimentos ricos en azúcar y grasas, lleva siempre contigo fruta, frutos secos o bocadillos vegetales.
  • Fuera tentaciones: no compres los alimentos que no puedes consumir. Lo que no se compra, no se come. Sustituye estos tentempiés por otros (hummus casero, queso fresco, bizcocho hecho por ti) que te harán sentir bien después de ingerirlos.
  • Distrae la mente: en el momento que sientas la necesidad exagerada de comer un dulce , desvía la atención. Bebe agua, llama a alguien, ordena la casa, regala las plantas… Los antojos no duran más de 20 minutos.
  • Haz ejercicio físico: practicar actividad física ayuda a disminuir los niveles de ghrelina, la hormona que aumenta el apetito y favorece la acumulación de grasa abdominal.

El food craving está asociado a comer en exceso, lo que a su vez contribuye a la aparición de enfermedades como la obesidad y la diabetes, y a otros desórdenes alimentarios (bulimia nerviosa). Si crees no tener control sobre la comida, consulta con un profesional.

 

¿Quieres calcular tu nivel de estrés? Puedes hacerlo con nuestro test de estrés aquí.