Durante el verano no hay nada que apetezca más que comerse un buen helado bien fresquito. Muchos no lo hacemos por miedo a ganar unos kilos de más. Pero esto no tiene porqué ser así. No te pierdas este artículo en el que te explicamos cómo elaborar en casa un helados caseros light.

Regístrate en AXA Health Keeper y deja que nuestros endocrinos y nutricionistas te guíen y te enseñen a comer de forma equilibrada y sana.

Casi nadie puede resistirse a tomar un helado fresquito en los meses de más calor del año. Podemos tomarlo de postre o incluso a media tarde como merienda. El problema es que, cuando pensamos en un helado, nos vienen a la cabeza las calorías de más que estamos consumiendo. Y muchas veces no queremos echar a perder la operación bikini.

Esto, en ocasiones, nos impide disfrutar de este producto tan veraniego. Sin embargo, también es posible seguir disfrutando de los helados en su versión más light y durante todo el año, pues son un alimento muy nutritivo. ¿Cómo? Es fácil y puedes elaborarlos en casa sin problemas y así evitarás engordar este verano.

Cómo elaborar helados casero light

La fruta es una de las mejores opciones para hacer helados caseros light, aunque hay infinidad de posibilidades. La clave para aligerarlos es combinar bien los ingredientes y en las cantidades adecuadas, como ocurre con los batidos de frutas caseros para adelgazar.

Como los hacemos en casa, controlamos las cantidades de azúcar e ingredientes demasiado calóricos que engordan. Reducir la presencia de grasa permite elaborar un delicioso con una textura suave, sabroso y bajo en calorías. Te damos algunas ideas.

Helado de yogur

Mezcla 100 mililitros de leche de almendras y un yogur griego hasta conseguir una mezcla homogénea sin grumos. Viértela en un recipiente que pueda ir al congelador o en moldes para helado y déjalo al menos 3-4 horas, removiendo cada 45 minutos para evitar que se cristalice.

Helado de chocolate

Vierte en la licuadora 4 vasos de leche descremada o vegetal, 4 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar, un huevo y unas gotas de estevia líquida. Bátelo todo bien durante un minuto. Introduce esta mezcla en una heladera y déjala aproximadamente una hora. Pasado este tiempo y puedes introducirlo en el congelador.

Helado de limón

Hidrata una cucharada de gelatina sin sabor en media taza de agua. Pela dos limones, quítale las semillas y córtalos a trozos. Licúalos con la gelatina, tres cucharadas de leche en polvo descremada, edulcorante, tres tazas de agua y una cucharada de esencia de vainilla. Introduce la mezcla en un recipiente y congélalo hasta que quede firme, no congelado del todo. Retíralo del congelador y, tras batir dos claras de huevo a punto de nieve, mézclalo y vuelve a introducirlo al congelador.

Helado de café

Mezcla en una licuadora dos cucharadas de queso crema light con una taza de café (puede ser normal o descafeinado). Añade un yogur light y dos sobres de estevia. Vierte toda la mezcla en un molde que pueda ir al congelador. Introdúcelo durante una hora aproximadamente, sácalo, pásalo de nuevo por la licuadora y vuelve a ponerlo en el congelador.

Sorbete de sandía

Vierte en un cazo 125 mililitros de agua y 60 gramos de azúcar hasta que hierva y dejamos enfriar el almíbar. Trituramos unos 500 gramos de sandía sin pepitas con dos cucharadas de zumo de limón y un poco de sal. Lo juntamos con el almíbar y mezclamos bien hasta obtener una mezcla homogénea. La introducimos en un recipiente apto para congeladores y lo vamos removiendo de vez en cuando. La base de almíbar nos ayudará a que no cristalice.

Helado de fresa

Corta a trocitos pequeños unos 350 gramos de fresas y mézclalas con 100 mililitros de leche de almendras y un yogur griego. Remuévelo bien hasta conseguir una mezcla homogénea, sin grumos. Vierte la mezcla en un recipiente o en moldes para helados. Introdúcela en el congelador unas 3-4 horas, removiendo cada 45 minutos para que no se formen cristales.

Te animamos a preparar estas recetas para que puedas disfrutar del verano, refrescándote y sin engordar. Recuerda que una alimentación equilibrada y una actividad física regular te harán sentir mucho mejor.

¿Quieres saber si tienes un estilo de vida saludable? Puedes hacer nuestro test de estilo de vida saludable en nuestra App.

Fuentes:

  • Cookpad
  • Directoalpaladar