Una infección bacteriana es una reacción del organismo cuando ha sido atacado por microbios dañinos. Puede darse en diferentes partes del cuerpo (piel, garganta, pulmones…). Aunque se trata con antibióticos, es importante tomarlos bajo prescripción médica.

En AXA Health Keeper tenemos un equipo de expertos en enfermedades infecciosas que diagnosticarán tu problema. Regístrate.

Una infección bacteriana ocurre cuando microbios perjudiciales ingresan en el cuerpo, aumentando en número y provocando una reacción en el organismo.

Estas bacterias nocivas pueden entrar al cuerpo a través de un corte en la piel o a través de las vías respiratorias y causar infecciones, como una neumonía.

¿Qué es una infección bacteriana?

Una infección bacteriana ocurre cuando bacterias nocivas entran en el cuerpo y comienzan a multiplicarse.

Aunque no todas las bacterias son malas, las patógenas son dañinas para nosotros. Cuando nos infectan, pueden causar enfermedades.

Las infecciones bacterianas deben tratarse debidamente, de lo contrario, pueden volverse graves.

¿Qué puede causar una infección bacteriana?

Cortes. La piel es la primera defensa del cuerpo contra las infecciones. Los cortes, raspaduras o incisiones quirúrgicas dejar paso a las bacterias. La zona se enrojece y se hincha.

Quemaduras. Las personas con quemaduras (por calor, radiación o productos químicos) corren el riesgo de desarrollar una infección bacteriana. La herida se hincha y supura.

En el cuerpo. Faringitis (garganta), infección urinaria, neumonía (Streptococcus), intoxicación alimentaria (Escherichia, Listeria o Salmonella), meningitis y sepsis (Staphylococcus aureus).

¿Cuáles son los síntomas de una infección bacteriana?

Los síntomas de una infección bacteriana pueden variar según dónde se encuentra la infección y el tipo de bacteria que la está causando.

Sin embargo, algunos signos generales de una infección bacteriana incluyen:

  • fiebre
  • sentirse cansado o fatigado
  • ganglios linfáticos inflamados en el cuello, las axilas o la ingle
  • dolor de cabeza
  • náuseas o vómitos

Cómo tratar una infección bacteriana

Los antibióticos se usan para tratar infecciones bacterianas. Estos medicamentos se dirigen a procesos específicos y pueden matar bacterias o evitar que se multipliquen.

Hay muchas clases de antibióticos hoy día. Eso sí, siempre deben recetarlos un médico (en función del tipo de infección) y nunca hay que automedicarse.

Si la infección es leve, es probable que te den un ciclo oral de antibióticos. Siempre asegúrate de tomar todo el blíster de antibióticos, incluso si empiezas a sentirte mejor. No terminar los antibióticos puede hacer que algunas bacterias sobrevivan y la infección reaparezca.

No obstante, si la infección es grave, es posible que puedas recibir el tratamiento en un hospital. En este caso, se pueden administrar antibióticos más fuertes por vía intravenosa.

Además de los antibióticos, el tratamiento también puede incluir el alivio de los síntomas. Por ejemplo, tomar analgésicos para el dolor de cabeza o dolores y molestias.

Hidratar la piel

Cómo evitar infecciones bacterianas

Algunos consejos pueden ayudar a prevenir y evitar infecciones bacterianas:

Vacunarse. Existen vacunas que previenen de la tos ferina, el tétanos y la meningitis.

Hidratar la piel. La piel seca puede agrietarse, lo que puede permitir la entrada de bacterias.

Buena higiene. Lávate las manos a menudo (antes de comer y después de ir al baño).

No compartir artículos personales. Evita usar cepillos de dientes o vasos de otras personas

Cocinar los alimentos. Comer cosas crudas o poco cocidas puede provocar una intoxicación.

Heridas limpias. Mantén limpia la herida, tócala con las manos lavadas y cambia el vendaje.

Pomada antibiótica. Si tienes una herida, su uso ayuda a mantener alejadas las bacterias.

Sexo seguro. Usa preservativo y hazte exámenes regulares infecciones de transmisión sexual.

Bacterias resistentes a los antibióticos

Las bacterias resistentes a los antibióticos son una amenaza para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo, según la Organización Mundial de la Salud.

Actualmente las bacterias resistentes son responsables de la muerte de 1,2 millones de personas en el mundo. Los expertos ya hablan de una nueva ‘pandemia silenciosa’.

Aunque la resistencia a los antibióticos es un fenómeno natural, el uso indebido de estos fármacos en las personas (y también en animales) está acelerando el proceso.

Por eso, el número de infecciones cada vez es mayor (neumonía, tuberculosis, gonorrea, salmonelosis) y su tratamiento se vuelve más difícil porque los antibióticos no son eficaces.

Así, para prevenir la resistencia a los antibióticos hay que seguir unas buenas prácticas: no automedicarse, comprarlos en farmacia, lavarse las manos y cocinar los alimentos.

Como ves, las bacterias pueden causar una variedad de infecciones en el cuerpo. Debido a que estas infecciones pueden volverse graves si no se tratan, es importante consultar siempre a un médico. Cuanto antes recibas tratamiento, antes empezarás a sentirte mejor.

Averigua la edad de tu salud 
en la Calculadora de la App.

Fuentes:

Signs of Bacterial Infection: Cuts, Burns, and in the Body. Medically reviewed by Gerhard Whitworth, R.N. — Written by Jill Seladi-Schulman, Ph.D. on January 28, 2019. Healthline. https://www.healthline.com/health/signs-of-infection#signs-of-infection

Resistencia a los antibióticos. Organización Mundial de la Salud. 31 de julio de 2020. https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/resistencia-a-los-antibi%c3%b3ticos

Más de 35.000 personas mueren cada año con infecciones causadas por bacterias multirresistentes. Nota de Prensa. Mayo 2018. Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) https://seimc.org/contenidos/noticias/2018/seimc-nt-180517-Presentacion_del_registro_de_pacientes_BMR_SEIMC.pdf

Bacterial infections. Australian Government Department of Health. https://www.healthdirect.gov.au/bacterial-infections

¡Alerta! Súper bacterias. Raquel González. Clara nº355. RBA Revistas, 2022.