Los científicos dibujan un futuro en el que la COVID-19 es una infección anual que puede producir infección varias veces. Es la situación normal con un virus que no muestra signos de desaparecer, con variantes que son expertas en esquivar las defensas del organismo y oleadas de infecciones.

Por el Dr. Pedro L. González, especialista en Medicina Preventiva y de Salud Pública y periodista científico 

El problema es que el coronavirus se ha vuelto más hábil para reinfectar a las personas. Las personas infectadas con la primera variante de Omicron ya están declarando segundas infecciones con las versiones más nuevas de la variante: BA.2,  BA2.12.1, BA.4 y BA.5 en Europa, Sudáfrica y Estados Unidos.

Los que se han infectado pueden llegar a tener una tercera o cuarta infección, incluso dentro de este año, según señalan los datos del Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC). Y una pequeña fracción de éstos puede tener síntomas que persisten durante meses o años, una condición conocida como COVID persistente.

Es difícil cuantificar la frecuencia con la que se reinfectan las personas, en parte porque ahora muchas infecciones no se notifican. Sin embargo, al principio de la pandemia, los expertos pensaron que la inmunidad por la vacunación o la infección previa evitaría la mayoría de las reinfecciones. La variante Omicron ha echado por tierra esas esperanzas.

A diferencia de las variantes anteriores, Omicron y sus muchos descendientes parecen haber evolucionado para esquivar parcialmente la inmunidad. Eso deja a todos -incluso a los que se han vacunado varias veces- vulnerables a múltiples infecciones.

Mujer joven vacunándose con la cuarta dosis del COVID-19

Síntomas de una reinfección con Omicron

Al principio de la pandemia, muchos expertos basaron sus expectativas sobre el coronavirus en el virus de la gripe, el enemigo vírico más conocido para ellos. Predijeron que, al igual que con la gripe, podría haber un gran brote cada año, muy probablemente en otoño. La forma de minimizar su propagación sería vacunar a la gente antes de su llegada.

En cambio, el coronavirus se está comportando más bien como cuatro de sus primos estrechamente relacionados, que circulan y causan resfriados todo el año.

La variante Omicron era lo suficientemente diferente de Delta, y Delta de las versiones anteriores del virus, como para esperar algunas reinfecciones. Pero ahora, Omicron parece estar evolucionando hacia nuevas formas que penetran las defensas inmunitarias con relativamente pocos cambios en su código genético.

Una infección con Omicron produce una respuesta inmunitaria más débil, que parece menguar rápidamente, en comparación con las infecciones con variantes anteriores. Aunque las nuevas versiones de la variante están estrechamente relacionadas, varían lo suficiente desde el punto de vista inmunitario como para que la infección con una no deje mucha protección contra las otras, y desde luego no después de tres o cuatro meses.

Las vacunas COVID siguen siendo eficaces 

Las nuevas variantes no han alterado la utilidad fundamental de las vacunas COVID. La mayoría de las personas que han recibido tres o incluso sólo dos dosis no enfermarán lo suficiente como para necesitar atención médica, si dan positivo en la prueba del coronavirus. Y una dosis de refuerzo, al igual que un combate anterior con el virus, parece disminuir la posibilidad de reinfección, pero no mucho.

Debido a ello, la buena noticia es que la mayoría de las personas que se reinfectan con las nuevas versiones de Omicron no enfermarán gravemente. Al menos por el momento, el virus no ha dado con una forma de eludir totalmente el sistema inmunitario.

Para estar al día con la evolución del virus, según otros expertos, las vacunas Covid deberían actualizarse más rápidamente, incluso más rápidamente que las vacunas contra la gripe cada año. Incluso una coincidencia imperfecta con una nueva forma del coronavirus seguiría ampliando la inmunidad y ofreciendo cierta protección.

Fuentes:

  • Increased risk of SARS-CoV-2 reinfection associated with emergence of the Omicron variant in South Africa. Pulliam JRC, et al.
  • SARS-CoV-2 variants of concern as of 25 May 2022 ECDC
  • Protection against Omicron re-infection conferred by prior heterologous SARS-CoV-2 infection, with and without mRNA vaccination. Sara Carazo, et medRxiv 2022.04.29.22274455; doi: https://doi.org/10.1101/2022.04.29.22274455
  • Effectiveness of Primary and Booster COVID-19 mRNA Vaccination against Infection Caused by the SARS-CoV-2 Omicron Variant in People with a Prior SARS-CoV-2 Infection. Margaret L. Lind, et al. medRxiv 2022.04.19.22274056; doi: https://doi.org/10.1101/2022.04.19.22274056