Dentro de las variedades de fitness hay una que es realmente diferente, divertida y que te va a hacer quemar muchas calorías. ¿Quieres descubrirla con nosotros? Se trata del “Jump Fitness” o, como su nombre indica, gimnasia “saltando”.

Pregunta en los gimnasios de AXA Health Keeper para que nuestros entrenadores personales te orienten sobre la disciplina que más se adapta a ti. Haz ejercicio y regístrate con nosotros.

El Jump fitness o Body Jump consiste en el uso de un mini trampolín para realizar trabajo básicamente aeróbico. Al ritmo de la música y siempre guiados por un entrenador, se realizan movimientos sencillos que aceleran el ritmo cardíaco y la respiración. Además ayudan a quemar calorías, unas 600 por cada clase. Se practica en sesiones de 60 minutos con  momentos de más y menos intensidad, para optimizar el uso de la energía y mejorar el rendimiento. Tiene conexión con otros tipos de disciplinas como la Zumba, porque se sigue el tempo de la melodía y se coreografía, pero con la dificultad añadida de mantenerte en una superficie inestable.

Beneficios del Jump Fitness

  • Aunque es un ejercicio básicamente de jumping, al realizarlo sobre un trampolín el impacto es menor y las articulaciones están más protegidas.
  • Se incrementa la función cardíaca y reduce el riesgo cardiovascular.
  • Se mejora la función respiratoria.
  • Al quemar grasas ayuda a controlar el peso.
  • Colabora en el control del azúcar en sangre.
  • Al mejorar el flujo sanguíneo reduce la presión arterial.
  • Fortalece la estructura ósea.
  • Tonifica y da firmeza a los músculos.
  • Reduce la piel de naranja.
  • Mejora la postura pues se debe reequilibrar el cuerpo constantemente.
  • Reduce los dolores de espalda y articulares.

Contraindicaciones

Como con toda disciplina deportiva, hay que tener cuidado si:

  • Existen lesiones anteriores en la rodilla.
  • Se sufren vértigos o pérdidas de equilibrio (por riesgo de caídas).
  • Se padece algún problema de cadera.
  • Se ha tenido un esguince de tobillo.
  • Padeces fascitis plantar. Siempre se debe realizar con zapatillas, para que la superficie de impacto sea más firme.

No realices esta disciplina si estás embarazada, y nunca nada más comer o puedes sufrir una indigestión y tener náuseas.

Es necesario que aprendas a moverte sobre el trampolín y necesitarás de al menos seis clases dirigidas para sentirte realmente cómodo. Al bajar tras una hora de saltos, deberás sentarte en el suelo unos instantes para no desequilibrarte por el cambio a una superficie dura y evitar el mareo.

Si tiene dudas consulta a tu médico antes de comenzar a practicar Jump fitness.

En AXA Health Keeper te animamos a probar todos los deportes de moda, para que elijas el tuyo y registres tus metas en tu app. Así conseguirás Fitpoins para canjear por servicios de salud. ¡Anímate!