Si eres deportista o has visto un partido de baloncesto o una carrera de atletismo, seguro que has observado que algunos jugadores llevan adheridas al cuerpo unas cintas de colores, sobre todo en zonas como hombros o rodillas. Son las denominadas cintas kinesiológicas. ¿Funcionan o son puro marketing?

En AXA Health Keeper puedes encontrar fisioterapeutas que te indicarán el tratamiento más adecuado a tus necesidades. Regístrate.

Qué es kinesiotape

El kinesiotape o vendaje neuromuscular se usa en la kinesiología, el estudio científico del movimiento en las personas. Aparece por primera vez en los años setenta, en Japón, de la mano del doctor quiropráctico Kenzo Kase, quien se propuso imitar la estructura de la piel para lograr mantener el movimiento corporal a través de un vendaje elástico.

Aunque al principio fue utilizado únicamente por atletas profesionales, fisioterapeutas y entrenadores, su uso se generalizó a partir de 2008, con la celebración de los Juegos Olímpicos de Pekín.

Las cintas kinesiológicas son tiras de algodón delgadas, elásticas y con un adhesivo acrílico. Son casi idénticas a la piel humana (es distensible hasta un 140 % – 160 %, igualando la elasticidad de la piel), tanto en grosor como en elasticidad, lo que permite que pueda usarse sin afectar al movimiento.

Cómo funciona el vendaje neuromuscular

La cinta se coloca sobre el músculo en posición de estiramiento. Esto permite que, cuando este vuelve a su posición natural, la piel se eleva un poco y forma unos pliegues cutáneos que amplían el espacio celular subcutáneo, donde están los capilares aumentando la irrigación sanguínea en la zona donde se aplica el vendaje.

Estas cintas se usan sobre todo para tratar lesiones musculares deportivas, así como una variedad de trastornos físicos. Algunas particularidades de estas cintas son:

  • Poseen propiedades elásticas que proporcionan soporte dinámico, protegiendo los músculos y las articulaciones, a la vez que permite un rango de movimiento seguro.
  • Se aplican directamente sobre la periferia de las articulaciones o grupos musculares lesionados.
  • Pueden usarse durante 4 o 5 días, por tanto, los beneficios terapéuticos benefician el área lesionada las 24 horas, lo que permite acelerar el proceso de curación de traumatismos, lesiones o afecciones inflamatorias.
  • Se pueden utilizar durante el ejercicio intenso, ducharse, bañarse o nadar porque son resistentes al agua y se secan rápidamente.

Se colocan de forma estratégica en zonas concretas del cuerpo. Algunos de los beneficios que se les atribuyen son:

  • Aportar apoyo.
  • Disminuir el dolor, tanto a nivel articular como muscular.
  • Reducir la hinchazón: gracias a que se adhieren a la piel producen un alivio de la presión que puede ejercer inflamación.
  • Mejorar el rendimiento.
  • Mejorar la propiocepción (la percepción inconsciente de la posición exacta de todas las partes de nuestro cuerpo).

No hay beneficio probado, pero tampoco riesgos

Pese a que se trata de una técnica ampliamente utilizada en los últimos años, no existen evidencias científicas claras que corroboren estos beneficios. Un estudio publicado en Journal of Athletic Training (NATA) reconoce que el vendaje neuromuscular no mejora la función muscular ni afecta a la circulación o al volumen del músculo en personas sanas.

Sin embargo, sí se destaca su carácter no invasivo y, por tanto, el hecho de que su uso no acarrea efectos adversos.

Cintas kinesiológicas, cómo colocarlas

  • La piel debe estar limpia y seca.
  • El músculo donde se coloque debe estar estirado. Empieza a vendarse desde el origen del músculo afectado.
  • Se pueden colocar en forma de “I”, de “Y” y de “X”.

Kinesiotape, para qué sirve cada color

Las primeras cintas de kinesiotape eran de color azul. Sin embargo, actualmente puedes encontrarlas en otros colores como el rosa, el verde, el amarillo o el rojo. Lo único que cambia de unas a otras es el color, por el resto son exactamente iguales.

La razón que explica la existencia de los distintos colores responde a la cromoterapia, según la cual cada color ejecuta una función distinta:

  • Rojo-fucsia: se usa cuando se quiere aumentar la temperatura de la zona. Suele aplicarse en lesiones musculares agudas.
  • Azul: se usa para crear un efecto psicológico de frío, suele usarse en lesiones agudas o con inflamación como esguinces.
  • Beige: al ser un color neutro, se usa cuando no se quiere influir con el color. Suele aplicarse en bebés.
  • Negro: acostumbra a utilizarse como refuerzo de otros colores.

Para muchos, el color es más un aspecto psicológico que depende de cada persona.

Te animamos a seguir un estilo de vida saludable que te permita sentirte mejor, de la mano de una alimentación saludable y de la práctica de ejercicio de forma regular. Y recuerda consultar con un experto si notas alguna molestia.

¿Te gustaría saber si tienes un estilo de vida saludable? Averígualo 
en la calculadora de la edad de tu salud de la App.