¿Se debe dejar de hacer deporte a una determinada edad? ¿Qué ejercicios son los más recomendables según tu edad?

En Health Keeper by AXA te hemos hablado varias veces de los beneficios de realizar ejercicio físico de forma habitual. La OMS ha advertido en más de una ocasión que el sedentarismo provoca el doble de muertes que la obesidad en sí misma y que casi un 14% de las muertes anuales se podrían evitar, gracias al ejercicio físico.
Esto contesta a la primera pregunta que nos hemos planteado.

¿Hay que dejar de hacer deporte a una edad concreta? NO.

Sé consciente de tus limitaciones y de que tus características personales quieras o no se modifican con el paso de los años.
Los niños tienen una vitalidad, energía e ilusión que a los adultos a veces nos cuesta entender. En la adolescencia, la fortaleza muscular, el metabolismo activo, la coordinación, flexibilidad, agilidad, y resistencia llegan a su punto máximo. Al superar los cuarenta el cuerpo y sus procesos se enlentecen y modifican. Las hormonas no están tan activas, los huesos ya no son tan fuertes, y te cuesta más mantenerte en tu peso. Pero…

¿Qué sucede si dejas de practicar deporte?

  • Las fibras musculares se volverán más frágiles, delgadas y quebradizas, por ello necesitas realizar algún ejercicio aeróbico que mueva los músculos y active la circulación y ejercicios de musculación activa o pasiva para mantener la masa muscular.
  • Aumentará tu grasa corporal. Con la edad el metabolismo se desacelera. Si no se realiza ejercicio que quemen los depósitos de glucógeno y de grasa, o la ingesta diaria disminuye o engordarás.
  • Disminuirá la producción hormonal. El Ejercicio físico activa la liberación de hormonas que ayudan a evitar el insomnio, que reducen el apetito, producen sensación de bienestar, tienen un efecto analgésico, aumentan la sensación eufórica y activan el sistema inmunológico. Si dejas de hacer ejercicio por tanto dormirás peor, tendrás más dolores articulares, comerás con ansiedad, estarás de peor humor y tus defensas se verán comprometidas.

Por todo ello, resulta más que conveniente que no te alejes del deporte nunca, pero sí deberás adaptarlo según vayas cumpliendo años.
Es posible que hasta que sufras alguna lesión, no te des cuenta de que el deporte que practicas produce demasiado impacto en tus huesos o ligamentos. Es muy habitual una rotura de gemelo, o del talón de Aquiles, o un esguince, o rotura de ligamento cruzado de la rodilla en adultos que practican fulbito o fútbol sala, baloncesto, pádel o esquí.
Es entonces cuando deberás plantearte modificar tu actividad física y adaptarla para en el futuro evitar lesiones como esas.

¿Qué deportes son entonces los más adecuados a partir de los cuarenta?

Pues depende de tu forma física y de los deportes que hayas practicado a lo largo de tu vida. No es lo mismo si en la adolescencia jugabas al baloncesto pero desde entonces no has practicado ningún deporte con asiduidad, que si eres un runner habitual, que sales a correr casi todos los días y participas en carreras populares, o si toda tu vida has practicado aeróbic, o haces una hora de natación sin falta tres veces por semana.
Si vas a cambiar a un deporte con menos riesgo de lesiones prueba con el running, la natación o la gimnasia en el agua, el senderismo, el ciclismo, la gimnasia de mantenimiento, el baile, el yoga, el taichí, el tennis…
Valora en cada momento de tu vida, en qué condiciones estás, cuáles son tus gustos y preferencias, tus horarios y posibilidades y ayúdate de las nuevas tecnologías, como la aplicación móvil de Health Keeper by AXA, para controlar tus pasos, tus horas de sueño, tu peso, tus rutas y tus retos. ¡¡Aliméntate de forma sana y equilibrada, evita los malos hábitos y no te pares!!!
Con Health Keeper by AXA podrás registrar tu actividad física sincronizando tus apps favoritas o usando el tracker de nuestra app, así conseguirás Fitpoints y obtendrás precios especiales para servicios de salud y bienestar. ¿Todavía no estás registrado?

Puedes hacerlo aquí.