Con una concienciación cada vez mayor sobre prevenir la obesidad infantil, se ha generalizado la idea de que los edulcorantes pueden ayudar a conseguirlo y son una opción válida. Pero ¿son realmente adecuados para la alimentación de un niño? ¿En qué dosis?

En AXA Health Keeper te enseñamos a comer bien con nuestros endocrinos y nutricionistas. Regístrate aquí.

Edulcorantes: no aconsejables en menores de 3 años

Un edulcorante es un aditivo que se añade a los alimentos para que aporten un sabor dulce y que, en la mayoría de los casos, no aporta mucha energía. En los últimos años, su consumo ha aumentado con el objetivo de prevenir la caries y reducir los casos de obesidad infantil o diabetes. Sin embargo, la Asociación Española de Pediatría (AEP) asegura que no es aconsejable el uso de edulcorantes en los alimentos en niños de 1 a 3 años.

Los edulcorantes no nutritivos (se suelen clasificar en nutritivos o calóricos y no nutritivos o no calóricos) son al menos entre 30 y 13.000 veces más dulces que el azúcar natural. Por este motivo, se necesitan menos cantidades para endulzar igual. Se usan sobre todo en alimentos procesados como:

  • Refrescos.
  • Productos horneados.
  • Dulces.
  • Postres.
  • Productos lácteos.

Cuando se trata de sustitutos del azúcar, surgen muchas dudas. Según un informe de la Academia Americana de Pediatría (AAP), la cantidad de alimentos y bebidas en las que se añaden edulcorantes no nutritivos se ha cuadriplicado en los últimos años.

La mayoría de los estudios a corto plazo sugieren que sustituir el azúcar por un edulcorante puede reducir el aumento de peso, aunque los datos son limitados. La AAP recomienda que la cantidad de estos edulcorantes figure en las etiquetas de los productos para ayudar en la comprensión de cuánta cantidad se consume y los posibles efectos sobre la salud.

 

La estevia Edulcorantes naturales

Edulcorantes naturales

Los edulcorantes naturales son sustitutos del azúcar que suelen anunciarse como la opción más saludable respecto del azúcar u otros sustitutos de este. Y es que la Organización Mundial de la Salud recomienda reducir el consumo de azúcar libre (el que añadimos nosotros a nuestra alimentación) hasta los 25 gramos diarios (que corresponden al 5 % de las calorías diarias consumidas).

La Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense (FDA) reconoce como seguros:

  • Miel: contiene entre un 70 % y un 80 % de fructosa y glucosa. Los azúcares conforman más del 85 % de su composición. Tienen unas 3 kcal de azúcar por gramo (frente a las 4 kcal del azúcar). Aun así, puede contener pequeñas cantidades de esporas bacterianas que podrían producir toxina botulínica, por lo que no es adecuado ofrecer miel a niños menores de un año.
  • Jarabe de arce: se extrae del tronco de distintos tipos de arce. Suele usarse como sustituto de la miel en dietas vegetarianas. Es una disolución acuosa con un contenido en azúcares que va del 70 % al 90 %.
  • Xilitol: es ligeramente más bajo en calorías que el azúcar y no promueve la caries dental ni causa un aumento de la glucosa en sangre. Se usa sobre todo para endulzar caramelos, galletas y chicles sin azúcar.
  • Sirope de agave: procede del agave, una planta típica de México.
  • Estevia natural: la forma que se comercializa como edulcorante natural no es la planta ni las hojas secas. En la Unión Europea se comercializa el extracto de hoja de estevia etiquetado con E960 o glucósido de esteviol (el nombre científico de los compuestos dulces que se encuentran en las hojas de la planta de estevia). Tiene un potente poder de endulzar, tanto como el azúcar, aunque sin casi aporte calórico.

Contraindicaciones de la estevia

En la Unión Europea no está autorizado el consumo de la planta Stevia rebaudana. Lo que compramos es uno de los extractos procesados y purificados: el rebaudósido A, llamado aditivo E-960. En EE.UU., la FDA solo considera como seguros los glucósidos de esteviol y, por tanto, son aptos para el consumo.

Para la FDA, la ingesta diaria aceptable de estos glucósidos es de 4 miligramos por kilo de peso corporal. La mayor parte de los alimentos a los que se ha añadido estevia son refrescos, galletas, cereales de desayuno y caramelos.

En general, los edulcorantes naturales son seguros. Pero, ¿son saludables? No se ha demostrado ninguna ventaja clara para la salud del consumo de este tipo de producto. Es más, consumir demasiado azúcar agregado, aunque sean edulcorantes naturales, puede implicar algunos problemas de salud como caries y aumento de peso.

Recuerda que una alimentación equilibrada para los más pequeños consiste principalmente en consumir frutas, verduras, frutos secos y legumbres. Y es importante insistir en la importancia de realizar ejercicio físico y evitar el sedentarismo.

¿Crees que te alimentas correctamente? Haz el test de estilo de vida 
de la app y sal de dudas.

Fuentes:

  • Asociación Española de Pediatría (AEP)
  • Academia Americana de Pediatría (AAP)
  • Mayo Clinic
  • Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense (FDA)
  • Organización Mundial de la Salud (OMS)