La gimnasia hipopresiva es una nueva tendencia del mundo del fitnnes,  está de moda aunque, como toda nueva técnica pero tiene también sus detractores.

En AXA Health Keeper tenemos entrenadores personales y fisioterapeutas que te enseñarán a hacerlo bien. Regístrate y búscalos.

¿En qué consiste?

La idea surge de un doctor Belga llamado Caufriez, experto en kinesioterapia y readaptación, que investigaba qué ejercicios podían realizar las mujeres tras dar a luz, para recuperar la tonicidad del suelo pélvico y evitar la incontinencia urinaria.

Según Caufriez, los ejercicios abdominales tradicionales, no ayudan a fortalecer el suelo pélvico, sino que en ocasiones el problema se agrava.

Ideó una serie de ejercicios hipopresivos, que alivian el dolor lumbar o de cervicales por malas posturas, y movimientos lentos con respiraciones controladas para conseguir tonificar el abdomen de manera más efectiva.

Algunos expertos consideran que los abdominales hacen que la “tripa” se abulte más, y no menos, y la espalda se resienta.

En 2005 apareció el “Reprocesing Soft Fitnnes”, gracias al encuentro entre Caufriez y el español Piti Pinsach, un experto en Actividad Física, Deporte y Morfología médica.

Estos ejercicios, más de 150, unen ejercicios rítmicos complejos de reprogramación corporal, enseñados y vigilados por un profesional, que modifican el esquema corporal y hasta el emocional.

 ¿Qué consiguen?

  • Aumentan el tono muscular de la faja abdominal.
  • Reducen el perímetro de la cintura.
  • Recolocan los órganos internos.
  • El abdomen se ve más plano.
  • Mejoran la circulación y revascularización de las piernas, y del suelo pélvico. Pueden mejorar tu vida sexual, al tener más tono en los músculos del periné.
  • Evitan los prolapsos de vejiga o útero y mejoran la relajación del diafragma.
  • Benefician la respiración y la función anaeróbica, y aceleran el metabolismo.
  • Previenen lesiones e incrementan el rendimiento deportivo, mejorando la oxigenación de los tejidos, y el tono muscular general.

 Y ¿cómo logras todo esto?

Pues curiosamente, manteniendo la apnea todo lo posible en una posición concreta, tras un vaciado completo de los pulmones.

Algunos ejemplos de ejercicios de gimnasia hipopresiva:

Ejercicio sentado:

  • Siéntate con las piernas flexionadas.
  • Espalda recta. Mirada al frente.
  • Levanta y dobla los codos a la altura del hombro, una mano delante de otra.
  • Respira profundamente por la nariz y espira lento por la boca.
  • Repite y expulsa TODO el aire por la boca vaciando los pulmones.
  • Abre el tórax, contrae y mete tripa y mantén el cuerpo firme y los hombros relajados, en apnea quince o veinte segundos. Vuelve a respirar de profundamente tres veces y repite el ejercicio dos veces más.

Ejercicio de pie:

  • De pie con las piernas separadas, y las rodillas semiflexionadas.
  • Brazos en rotación interna con las palmas hacia afuera y los codos a la altura del hombro.
  • Espalda recta.
  • Respira profundo por la nariz, espirando por la boca dos veces. La última vacía todo el aire de los pulmones, abre el tórax, mete tripa y contrae abdomen.
  • Mantén la apnea, entre 15 y 30 segundos. Respira profundo tres veces y repite.
  • De pie también puedes apoyar las manos en las ingles y encorvar la espalda. El proceso sería igual.

Ejercicio tumbado:

  • Boca arriba con las piernas flexionadas, el mentón hacia abajo y la espalda bien apoyada.
  • Relaja los hombros y coloca las manos sobre las ingles.
  • Respira profundo dos veces, vacía todo el aire y contrae el abdomen, mete tripa, abre el tórax y mantén la postura rígida, durante 15-30 segundos. Respira tres veces y repite.

Ejercicio en cuadrupedia:

  • De rodillas, espalda recta, hombros relajados, los brazos en ángulo recto con la espalda, dedos hacia dentro, y codos ligeramente flexionados.
  • Respira dos veces y vacía los pulmones por completo.
  • Abre el tórax, mete tripa y mantén el cuerpo rígido durante la apnea.
  • Respira tres veces y repite.
  • También se puede realizar sentado sobre las piernas, con los brazos estirados como el rezo musulmán. La técnica es la misma.

Estos son sólo algunos ejemplos. Existen muchos más ejercicios más complejos.

Para hacerlos bien tu profesor de aeróbic, o el monitor del gimnasio te dará los consejos pertinentes. Si no controlas la técnica puedes hacerte daño. Y si tienes dudas, como siempre consulta con tu médico.

Con AXA Health Keeper podrás registrar tu actividad física sincronizando tus apps favoritas o usando el tracker de nuestra app, así conseguirás Fitpoints y obtendrás precios especiales para servicios de salud y bienestar.