Las autoridades sanitarias del Reino Unido informaron a principios del pasado diciembre de una nueva variante del coronavirus denominada B117. Esta mutación, si bien no es más mortífera que otras, sí muestra mucha mayor capacidad de transmisión, hasta el punto de que representa más del 50% de las nuevas infecciones en Gran Bretaña. Las medidas de prevención se hacen, si cabe, aún más necesarias.

Por el Dr. Pedro L. González, especialista en Medicina Preventiva y de Salud Pública y periodista científico

La variante B117 se originó en el Reino Unido entre finales de verano y principios de otoño de 2020. Los expertos han determinado que la transmisión de esta variante es entre el 50%y el 74% mayor que las predominantes hasta ahora. Así se concluyó en un estudio preliminar realizado por el Centro de modelos matemáticos y enfermedades infecciosas (CMMID) en el que se señala a una proteína que, al mutar, facilita la entrada en la célula humana.

Otros equipos trabajan con la hipótesis de que el alto número de contagios se deba a la carga viral. Varios estudios revelan que el 35% de las muestras de pacientes infectados con la cepa B117, tenían altos niveles de virus, en comparación con solo un 10% de los pacientes de las otras variantes.

Por esta razón, algunos países están urgiendo a sus ciudadanos a reforzar las medidas de prevención y a abandonar las mascarillas de tela, incluso las quirúrgicas, y a sustituirlas por las tipo FFP2 o N95 que tienen mayor capacidad de filtrar el virus.

Según otro estudio del Imperial College en Londres, tampoco revisado, la variante británica está afectando con mayor frecuencia a menores de 20 años, aunque no se sabe si es porque en los últimos meses las escuelas británicas han estado abiertas, en contraposición de las actividades de los adultos, más restringidas.

Existe controversia sobre si la nueva variante produce mayor mortalidad y, aunque aún se debe confirmar, los primeros datos apuntan a que produce una mortalidad el 30% mayor. Es decir, que si hasta ahora 10 de cada mil infectados de 60 años, morían, con la nueva variante serían entre 13 y 14 los fallecidos.

Varios países europeos han detectado ya casos de esta nueva variante y en más de uno se sabe que se está produciendo transmisión entre personas, como es el caso de Francia y España. De momento, solo se han detectado en menos del 5% de los contagios, pero los expertos calculan que a mediados de marzo podría ser la cepa dominante.

Al mismo tiempo, se han detectado otras variantes en Sudáfrica (la 1.351) y en Brasil (la P.1) que son independientes de la variante hallada en Reino Unido, pero comparten algunas de sus mutaciones.

Lavado de manos

La mutación en el SARS-CoV-2 no afecta a las vacunas

Un estudio preliminar publicado a principios de enero en bioRxiv reportaba que el suero de 20 personas vacunadas era capaz de neutralizar al coronavirus con una de las mutaciones de la variante detectada en el Reino Unido. De esta manera, las compañías fabricantes de las vacunas Pfizer y Moderna han comunicado que la vacuna sigue siendo efectiva contra el virus con la variante B117.

No obstante, algunos expertos señalan que si la variante británica está tomando el control habrá que vacunar a casi el 90% al 95% de la población, mientras que con la variante actual podemos quedarnos contentos con un 70% a 80% de población vacunada.

La vacuna se hace ineficaz cuando el virus cambia, por lo que esquiva el efecto de la vacuna y continúa infectando a las personas. Y el virus cambia cuanto mayor sea su transmisión y dispersión entre la población. Este puede ser el elemento más preocupante de lo que está sucediendo con el virus.

Si el virus llegase a mutar en exceso, nos colocaría en una posición similar a la de la gripe, donde las vacunas deben actualizarse periódicamente. Afortunadamente, las vacunas que tenemos son muy fáciles de modificar.

Para evitar esta altísima transmisión y mutaciones, hay que utilizar mascarillas, seguir una adecuada higiene de manos y mantener la distancia social. Son las medidas preventivas que deben acompañar el día a día en tiempos de la COVID19.

Fuentes:

Estimated transmissibility and severity of novel SARS-CoV-2 Variant of Concern 202012/01 in England. CMMID Working Group Status: Paper under peer review | First online: 23-12-2020 | Last update: 31-12-2020

Report 42Transmission of SARS-CoV-2 Lineage B.1.1.7 in England: insights from linking epidemiological and genetic data MRC Centre for Global Infectious Disease Analysis. Imperial College

Establishment and lineage dynamics of the SARS-CoV-2 epidemic in the UK

BY LOUIS DU PLESSIS, et al. PUBLISHED ONLINE08 JAN 2021 DOI: 10.1126/science.abf2946

Documento del Gobierno Británico. NERVTAG note on B.1.1.7 severity To be completed by SAGE Secretariat

Authors: Peter Horby, Catherine Huntley, Nick Davies, John Edmunds, Neil Ferguson, Graham Medley, Andrew Hayward, Muge Cevik, Calum Semple

Neutralization of N501Y mutant SARS-CoV-2 by BNT162b2 vaccine-elicited sera

Xuping Xie, et al bioRxiv 2021.01.07.425740; doi: https://doi.org/10.1101/2021.01.07.425740

This article is a preprint and has not been certified by peer review