Se espera que las epidemias de SARS-CoV-2 cambien con la vacunación. Diversos estudios tratan de anticipar cómo la vacunación parcial puede modificar el comportamiento del coronavirus y determinar las implicaciones que puede tener para el control de la epidemia este otoño.

Por el Dr. Pedro L. González, especialista en Medicina Preventiva y de Salud Pública y periodista científico

En Francia, los expertos del Instituto Pasteur han hecho un estudio según el que, de acuerdo con la capacidad infectiva de la variante delta dominante y la cobertura de vacunación de este otoño, es posible que se produzca un pico importante de hospitalizaciones en ausencia de medidas de control de la epidemia.

Según sus cálculos, se espera que:

  • Los adultos no vacunados contribuyan significativamente a la presión sobre el hospital. En el escenario estudiado en Francia, muy similar al de España y otros países europeos, los mayores de 60 años no vacunados representan el 3% de la población, pero el 35% de los ingresos hospitalarios.
  • Las personas no vacunadas contribuyan de forma desproporcionada a la transmisión: una persona no vacunada tiene 12 veces más probabilidades de transmitir el SRAS-CoV-2 que una persona vacunada.
  • Debido a la escasa cobertura de vacunación, según revela un estudio sobre niños y adolescentes, éstos serán responsables de cerca de la mitad de las infecciones, aunque sólo representen el 22% de la población.

De acuerdo con ello, las estrategias más adecuadas para controlar la epidemia serían:

  • Asegurar que los más susceptibles tengan la mayor cobertura de vacunación posible.
  • Las medidas de protección con mascarilla en exteriores tienen un impacto parecido, tanto si se aplican a toda la población como si sólo se hace sobre las personas no vacunadas. Por esta razón, en una población parcialmente vacunada, se puede conseguir un control bueno de la epidemia con el mínimo desgaste social, aplicando las medidas solo a los no vacunados. Sin embargo, esto plantea importantes cuestiones sociales y éticas ya que las restricciones impuestas a los no vacunados podrían interpretarse como una discriminación.
  • De todas las medidas estudiadas, la vacunación de los no vacunados es la más eficaz para controlar la epidemia.

Como resultado de la vacunación, el esfuerzo requerido para controlar un rebote epidémico debería ser significativamente menor que en el periodo anterior a la vacunación.

Niños en clase con mascarilla

La vacunación de los adolescentes contra la COVID-19

La situación de los niños y adolescentes debe ser considerada con especial atención.

Si se produce un repunte epidémico este otoño, puede ser necesario adoptar medidas de control en las escuelas, colegios e institutos para reducir el riesgo de infección.

Como consecuencia de la baja cobertura de vacunación, los niños y adolescentes tendrán que ser escolarizados con protocolos de prevención más estrictos que los que se apliquen a los adultos vacunados.

La vacunación de los niños y adolescentes debe permitirles volver a una vida normal y protegerlos de los efectos nocivos de las medidas no farmacéuticas: aislamiento, retrasos en educativos, obesidad, mayor miopía por estar menos en exteriores.

Además, la vacunación de los adolescentes de 12 a 18 años podría reducir sustancialmente la presión sobre el sistema sanitario. Por ejemplo, la vacunación del 50% de los adolescentes podría reducir el pico de hospitalizaciones en un 53% en comparación con un escenario en el que no se les vacuna.

Los niños de 0 a 9 años son un 50% menos infecciosos que los adultos, además de ser un 50% menos susceptibles. Basta con desarrollar protocolos eficaces para controlar la circulación de los virus en las escuelas y reducir la necesidad de cierres escolares.

Fuentes:

  • Paolo Bosetti, Cécile Tran Kiem, Alessio Andronico, Vittoria Colizza, Yazdan Yazdanpanah, et al.. Epidemiology and control of SARS-CoV-2 epidemics in partially vaccinated populations: a modeling study applied to France. 2021.
  • Viner, R. M. et al. Susceptibility to SARS-CoV-2 Infection Among Children and Adolescents Compared With Adults: A Systematic Review and Meta-analysis. JAMA Pediatr. 175, 143–156 (2021).
  • Campbell, F. et al. Increased transmissibility and global spread of SARS-CoV-2 variants of concern as at June 2021. Eurosurveillance vol. 26 (2021).