Muchas de las personas que padecen alergias tienen mayores dificultades de las habituales para dormir y descansar durante el sueño. El impacto negativo de esta relación entre alergias y poca calidad del sueño se extiende a otras áreas de la vida como el apetito, el desempeño en el trabajo o los niveles de estrés.

En AXA Health Keeper tenemos alergólogos que te darán los mejores consejos para que no sea tan molestoRegístrate y conócelos.

Trastornos primaverales

Un estudio publicado en el Journal of Clinical Allergy and Immunology recopila las múltiples investigaciones recogidas sobre esta relación en la última década y apunta a pequeñas intervenciones que pueden suponer un cambio en cómo se viven la primavera y el verano.

La dificultad para quedarse dormido o el despertarse mayor número de veces se debe a la mayor concentración de histamina en la sangre. La histamina es un componente químico que segregan las células cuando hay alérgenos del polen o el polvo.

Se estima que estas dificultades las sufre la mitad de las personas afectadas por alergias o asma. Los síntomas más evidentes son la somnolencia diurna, problemas de memoria y estados de ánimo bajos, tendentes a la depresión.

De entre los trastornos primaverales, es la rinitis alérgica la que tiene más probabilidades de estar detrás de problemas como la apnea del sueño. Sin embargo, la dermatitis atópica es la que más trastornos produce pues al mayor nivel de alerta nocturna por el aumento de histamina, se unen los picores nocturnos, que tantas pesadillas producen a los niños.

Todos los estudios señalan que la mejor forma de hacer frente a este deterioro de la calidad de vida es no abandonar el tratamiento aunque mejoren los síntomas durante el día y adquirir una serie de hábitos a la hora de dormir que minimicen la llegada del polen u otros alérgenos a la habitación donde se duerme.

Cómo se ha interpretado esta noticia

La mayor parte de los medios han interpretado esta noticia de forma correcta haciendo hincapié en que es necesario seguir el  tratamiento adecuado. Además, casi todos señalan la importancia de llevar un estilo de vida que minimice estos efectos secundarios de la alergia en forma de cansancio somnolencia y deterioro cognitivo.

Así, La Vanguardia, titula Si eres alérgico al polen, tómatelo en serio; puedes mejorar mucho tu calidad de vida y explica las distintas costumbres que una persona con alergia debe observar para tener una buena calidad de vida. En el mismo sentido se expresa el semanario online Bustle que titula : Las alergias pueden alterar tu sueño, pero estos cambios te ayudarán.

Channel News Asia  se hace eco del problema de los niños con eccema por dermatitis atópica y titula: Los niños con eccema pueden dormir mal.

Qué aplicación tiene en el día a día

Si la primavera está convirtiendo tus noches en una pesadilla, además de seguir el tratamiento indicado por tu médico hay varias cosas que se pueden hacer:

  • Lavados nasales antes de ir a dormir que eliminen los restos de polen que puedan provocar inflamación más tarde.
  • Poner sábanas y cubiertas de colchón a prueba de ácaros.
  • Mantener las ventanas cerradas para impedir la entrada de polen en la habitación.
  • Quitarse la ropa en otro lugar para no introducir posibles alérgenos en la habitación.
  • Disponer de un purificador de aire que alivie los síntomas al disminuir los alérgenos en el aire.

Además, es bueno revisar la rutina del dormir y asegurarse de que es la correcta o que no se introducen elementos que hagan más difícil conciliar el sueño, como hacer ejercicio poco antes de dormir o llevarse pantallas retroiluminadas a la cama.