El primer objetivo de las vacunas es prevenir la enfermedad en las personas que se contagian y eso es lo que los ensayos clínicos de las vacunas contra la COVID19 han estudiado en primer lugar. Sin embargo, aún no se dispone de datos suficientes para saber si también impiden el contagio de unas personas a otras. Aunque estén vacunadas.

Por el Dr. Pedro L. González, especialista en Medicina Preventiva y de Salud Pública y periodista científico

Las razones por las que no se sabe si la vacuna sirve para prevenir la transmisión son de dos tipos.

La primera es porque se necesita tener un número suficiente de personas inmunizadas para saber qué ocurre. La segunda, se debe a la complejidad del sistema inmune humano.

Aún quedan muchas dudas por resolver en cuanto a cómo se generan los anticuerpos inducidos por las vacunas. Por ejemplo, se acaba de ver que la variante británica del virus no afecta a la capacidad de la vacuna para inducir respuesta inmune.

Las vacunas funcionan porque engañan al organismo, haciéndole creer que está frente a una infección real, de modo que activa sus mecanismos de defensa. Pero lo normal es que una vacuna no induzca exactamente la misma respuesta inmune que el agente infectivo completo.

Se ha visto que las vacunas de Pfizer y Moderna inducen una buena respuesta de anticuerpos IgG, que se mantienen en el interior del cuerpo e impiden la replicación del virus y, por tanto, protegen de sus efectos adversos.

Sin embargo, en una infección normal, se producen anticuerpos IgG, pero también IgA. Los IgA están las mucosas y en la saliva y se encargan de impedir que una persona que supera la enfermedad, al menos por un tiempo deje de ser contagiosa. Pero, hoy por hoy, no está claro que las personas vacunadas produzcan IgA.

A medidas que las personas vacunadas reciben su segunda dosis y, una vez transcurran dos semanas para alcanzar un grado óptimo de inmunidad, los epidemiólogos podrán observar si se reduce también la transmisión del virus.

Mientras no tengamos más datos, las personas vacunadas deben seguir manteniendo las mismas precauciones para prevenir el contagio: mascarilla, lavados de manos y distancia de otras personas. Sería muy triste que la vacunación aumentara el número de asintomáticos que transmiten la enfermedad sin ser conscientes de ello.

Israel asegura que con su vacunación contra COVID19 se han reducido los contagios

El alto y rápido nivel de vacunación que se está produciendo en Israel ha proporcionado la primera evidencia de que la vacuna impide a los vacunados transmitir la infección a otros.

La investigación, de la que se han hecho ecos los medios internacionales, ha sido realizada entre 200.000 personas de más de 60 años algunas vacunadas contra la COVID19 y otras no. Han visto que hay una reducción del 33% en la transmisión del virus 14 días de administrar la primera dosis de la vacuna.

Esta reducción en la transmisión no fue observable hasta el día 14 tras la primera inyección, lo que implica la necesidad de mantener precauciones, aunque uno haya sido vacunado.

Todavía se desconoce qué ocurre después de la segunda inyección, pero los expertos israelíes creen que los datos muestran una bajada significativa en la diseminación del virus.

Los científicos esperan probar en las próximas semanas que la vacuna también ayuda a reducir los casos serios de hospitalización a causa de la COVID19. No obstante, hay que tener en cuenta que los resultados preliminares no demuestran que hay una protección total contra la enfermedad después de vacunarse.

Fuentes:

Pfizer-BioNTech COVID-19 Vaccine Frequently Asked Questions. FDA

Neutralization of N501Y mutant SARS-CoV-2 by BNT162b2 vaccine-elicited sera

Xuping Xie, Jing Zou, et al  bioRxiv 2021.01.07.425740; doi: https://doi.org/10.1101/2021.01.07.425740

IgA dominates the early neutralizing antibody response to SARS-CoV-2

BY DELPHINE STERLIN, et al  SCIENCE TRANSLATIONAL MEDICINE20 JAN 2021

Pfizer vaccine may prevent transmission of coronavirus to others, Israeli study suggests.  The Telegraph